La 'victoria' de Uribe sobre Chávez

El presidente venezolano buscó infructuosamente la liberación de Ingrid Betancourt; el rescate elevaría el respaldo para la línea dura del mandatario colombiano contra las FARC.
CARACAS (CNN) -

El presidente venezolano, Hugo Chávez, prometió durante meses buscar la liberación de la política colombiana Ingrid Betancourt, que permanecía secuestrada en manos de las FARC, pero su sorpresivo rescate significaría un revés para el líder izquierdista.

La ex candidata presidencial, que también tiene nacionalidad francesa, pidió a Chávez no inmiscuirse en los asuntos internos de Colombia poco después de su liberación y respaldó al mandatario Álvaro Uribe, un aliado de Estados Unidos y adversario ideológico de su homólogo venezolano.

El audaz rescate del miércoles elevaría el respaldo político para la línea dura de Uribe contra las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y socavaría la popularidad de la propuesta venezolana de que sólo la negociación pondría fin a más de cuatro décadas de conflicto armado.

"Chávez ha acusado a Uribe de guerrerista, pero, cuando de repente Uribe logra este rescate sin disparar un tiro, Chávez es desplazado por los hechos", dijo Eduardo Gamarra, director de la encuestadora Newlink Research, basada en Miami y que trabaja en América Latina.

Las Fuerzas Militares de Colombia engañaron a los rebeldes para liberar a Betancourt y a otros 14 rehenes, incluyendo a tres estadounidenses, lo que fue un duro golpe a la insurgencia más antigua del continente.

El elocuente Chávez, que habla con frecuencia sobre el conflicto, tardó largas horas en referirse al rescate.

"Estamos jubilosos y alegres por la liberación de esas personas", dijo durante un acto televisado casi 24 horas después de la noticia. "Además más alegres aún que, según nos han informado, (...) se hizo la liberación sin que se derramara una gota de sangre", agregó.

A principios de año, Chávez, un militar retirado que lideró un intento de golpe de Estado años atrás, se valió de sus credenciales izquierdistas para lograr que las FARC liberaran a seis políticos que tenían unos seis años de cautiverio, en una jugada que le ganó elogios en la región.

Pero, las relaciones con Colombia se agriaron luego de que Bogotá atacó un campamento de las FARC en Ecuador, que culminó con la muerte del líder guerrillero Raúl Reyes, lo que desató la peor crisis diplomática en una década entre los tres países.

Victoria de Uribe

Mientras el éxito militar de Uribe se incrementa y las encuestas venezolanas muestran pocos seguidores a la simpatía que ha mostrado Chávez por las FARC, el izquierdista ha enfatizado que el grupo armado debería enfocarse en la negociación.

Aunque las liberaciones de alto perfil de inicios del 2008 fortalecían a Chávez en un año electoral, el jueves fue Uribe quien recibió aplausos de jefes de Estado y la admiración de los colombianos, lo que podría impulsar su intención de reformar la Constitución para posibilitar su reelección.

Betancourt, hablando a periodistas tras su rescate, agradeció a Chávez y al presidente ecuatoriano, Rafael Correa, por motorizar la liberación rehenes.

Pero matizó ese agradecimiento.

"Pienso que (Chávez y Correa) son aliados muy importantes a este proceso, pero bajo un condicionante que tiene que ser el respeto a la democracia colombiana. Los colombianos eligieron a Álvaro Uribe, los colombianos no eligieron a las FARC", dijo.

Comentaristas de la televisión estatal venezolana se enfadaron por sus palabras y la acusaron de intentar usar la fama mundial generada por su cautiverio para promover las políticas de Uribe a expensas del movimiento de Chávez.

"Está hablando como si fuera una funcionaria del Gobierno de Uribe", dijo Walter Martínez, un analista internacional en una entrevista en la televisión estatal.

Betancourt también dijo que la política colombiana de reelección presidencial ha servido en la lucha contra las FARC al mantener la continuidad contra los rebeldes, lo que sugiere que podría apoyar a Uribe en su controversial esfuerzo para buscar un tercer mandato.

Su declaración se produjo días después de que la máxima corte colombiana cuestionara la legitimidad de la reelección de Uribe en el 2006 luego de que una legisladora admitió que fue sobornada para votar a favor de la reelección.

Betancourt llamó a Correa y Chávez a restaurar relaciones con Uribe y dijo que otros líderes deberían ser invitados a ayudar en la liberación de cientos de secuestrados.

Ahora ve
No te pierdas