Betancourt, ¿buscaría la presidencia?

La mujer liberada se perfila como una fuerte aspirante a la presidencia de Colombia en 2010; un secuestro de 6 años frustró su candidatura a ese cargo, pero analistas creen retomará la luc
Ingrid negó la versión de una radio suiza de que su rescate
BOGOTÁ (Notimex) -

La figura política Ingrid Betancourt emergió tras su liberación como una seria aspirante presidencial en Colombia con el apoyo de su coherente y calculado discurso, su popularidad y condición de emblemática sobreviviente de las FARC.

Politólogos colombianos consultados aseguraron que la ex senadora independiente estará en la palestra de cara a las elecciones de 2010 luego de su rescate militar el pasado miércoles, el cual puso fin a más de seis años de cautiverio.

El catedrático de Ciencias Políticas de la Universidad Nacional, Marco Romero, señaló en entrevista que Betancourt, quien fue retenida por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en 2002, puede ser una carta en 2010.

"Ella puede ser candidata a la Presidencia (en los próximos comicios). Se tomará su tiempo para evaluar el escenario político y las posibles opciones que podría tener", sostuvo el académico.

Según Romero, la pregunta que se plantea ahora es si la ex rehén "va a diversificar la agenda o se va a mantener en el tema de la seguridad", que ha sido prioridad para el gobierno del mandatario Álvaro Uribe Vélez.

La politóloga Alejandra García consideró por su parte que Betancourt, quien era candidata presidencial cuando fue plagiada por las FARC, puede alimentar el debate electoral pues, por su tendencia de centro-izquierda, puede llegar con nuevos elementos.

La especialista indicó que la presencia de Ingrid cambió el mapa político en Colombia y que en caso de que decida postularse como candidata a la Presidencia "será una contendiente importante" para Uribe Vélez.

En encuestas divulgadas en marzo pasado, Betancourt aparece con un apoyo del 71% frente a un 84% del mandatario, lo que le da posibilidades para estar en el juego.

Aunque la líder política dijo tras su liberación que está de acuerdo con una posible segunda reelección consecutiva de Uribe Vélez, admitió que aspira a "continuar sirviendo al país como presidente".

El secuestro en 2002, mientras recorría la región sureña del Caquetá, bastión de las FARC, truncó entonces la aspiración de Betancourt de acceder al poder por el movimiento Verde Oxígeno.

En opinión de analistas, la opción de Betancourt, de cara al proceso electoral de 2010 dependerá de la oferta nueva que presente, en la que primen lo social y derechos de las víctimas.

Niega liberación por pago

La franco-colombiana Ingrid Betancourt  negó que su rescate haya sido producto de un pago o que la operación en que fue liberada haya sido parte de una puesta en escena.

"Lo que viví es lo que puedo testimoniar y fue una operación militar en la que los que participaron corrieron riesgos inmensos", señaló la política, con lo que rechazó las versiones de una radio suiza.

De acuerdo a la Radio Suiza Romanda (RSR) las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) recibieron 20 millones de dólares por la liberación de Betancourt y otros 14 rehenes, versión que ya fue desmentida también por los gobiernos de Colombia y Francia.

Betancourt expuso además que la relación del presidente colombiano Álvaro Uribe Vélez con las fuerzas armadas no fue fácil nunca.

"Lo que observé durante la operación que me permite hoy estar con ustedes, por ser franca y honesta, no me hace pensar que fuera una puesta en escena, había un grado de tensión", abundó.

Betacourt permanecerá en Francia varios días más, donde será sometida a una inspección médica, a partir de mañana sábado, en el hospital Val-de-Gráce.

Ahora ve
No te pierdas