Vamos a la playa… ‘certificada’

El Chileno, en Los Cabos, es la única con una certificación que avala su limpieza en agua y are el proceso se estableció desde 2006, pero sólo una lo ha conseguido; 13 más están en espera.
Las aerolíenas de EU se ven afectadas por altos costos y la  (Foto: )
Belén Merino

La playa El Chileno, en Los Cabos, es la única que puede ostentar una bandera azul o blue wave (como en Europa), o la Green Globe 21 (que otorga la ONG homónima) que certifican la limpieza de arena, agua y entorno ambiental.

Desde 2006, la norma NMX-AA-120-SCFI-2006 establece cómo certificar playas limpias, pero hasta ahora sólo una lo ha conseguido, y hay 13 más en proceso, según Semarnat.

Para certificar su playa, un hotel invierte hasta 70,000 pesos, pero el beneficio puede ser amplio. “Hay estudios que señalan que por cada dólar invertido en mantenimiento de playas, se ingresan 600 dólares”, afirma Ileana Espejel, catedrática de la Universidad Autónoma de Baja California.

“Cada vez hay más personas dispuestas a pagar más (50 a 150 dólares extra) por servicios que respeten el medio ambiente”, comenta Carlos Muñoz, director de Política y Economía del INE, en un estudio de certificación ambiental turística.

Según Dr. Beach, cada año 200 millones de estadounidenses viajan a las playas, “ellos gastan más y pasan más tiempo en cada destino”, afirma Stephen Leaderman, líder de la ONG.

En Miami, el gobierno saneó las playas y sus accesos, servicios e infraestructura bajo el mecanismo blue wave. Ahora ingresan 33,000 MDD anuales. Y el número de visitantes extranjeros subió de 2.3 a 5.6 millones en un año.

Ahora ve
No te pierdas