Líderes africanos exigen ayuda a G8

Mandatarios de países del continente pidieron al Grupo de los Ocho apoyar a la región; recordaron los compromisos de las potencias para asistir a África contra la creciente pobreza.
TOYAKO, Japón (CNN) -

Líderes africanos exhortaron el lunes a las naciones ricas del Grupo de los Ocho (G8) a mantener las promesas de ayudar a su continente y les pidieron que recordaran que los crecientes precios del petróleo y los alimentos están empeorando su pobreza.

Activistas han acusado al G8 de renegar de su promesa efectuada en la cumbre del 2005, en Gleneagles (Escocia), de duplicar la asistencia para el 2010 a 50,000 millones de dólares, la mitad de los cuales estaría destinada a África.

"Algunos líderes africanos simplemente querían enfatizar que mientras que aprecian el compromiso de los líderes del G8 por ayudar a África en cumbres pasadas del G8, también querían señalar que les gustaría ver esos compromisos plenamente implementados", dijo el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores japonés, Kazuo Kodama.

"También enviaron su mensaje de que realmente les gustaría ver que no haya marcha atrás, como tal, por parte de los líderes del G8 en sus compromisos", agregó.

La pobreza en África encabezó el temario en el inicio de la cumbre de tres días del G8 en Japón, íntimamente ligada al alza de los precios de los alimentos y el petróleo, y a la polémica sobre cómo combatir el calentamiento global, tema que será tratado más adelante.

Citando un borrador final de un comunicado de los líderes del G8, el periódico Yomiuri de Japón informó el lunes que describirían los crecientes precios de los alimentos y el combustible como una "amenaza seria".

Japón invitó a los líderes de Argelia, Etiopía, Ghana, Nigeria, Senegal, Sudáfrica y Tanzania para que se unan a la discusión del día en un lujoso hotel envuelto en la niebla en la isla norteña de Hokkaido.

"Los líderes africanos pidieron a los líderes del G8 que ayuden a aquellos perjudicados significativamente por los crecientes precios del combustible, exhibiendo su liderazgo en conversaciones con los países de la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo)", comentó un funcionario japonés luego de la reunión.

Mejor monitoreo

El presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, quien también estuvo en las conversaciones, dijo que los líderes discutieron un sistema para rastrear mejor la asistencia para asegurar que se cumplan los compromisos.

"Hubo un deseo de tener mayor comodidad de ambos lados de la entrega. Así que hubo cierto movimiento hacia la idea de que el G8, en su proceso, pueda vincularse con la comisión de la Unión Africana", detalló Zoellick.

Un reporte del mes pasado del Comité de Progreso África, establecido para controlar la implementación de los compromisos de Gleneagles, señaló que bajo los actuales planes de gastos, el G8 quedaría a 40,000 millones de dólares de su objetivo.

Este año se cumple la mitad del tramo para alcanzar ocho de las Metas de Desarrollo para el Milenio establecidas por la Asamblea General de Naciones Unidos en septiembre del 2000 para reducir la pobreza mundial para el 2015.

Con los precios de los granos habiéndose duplicado desde enero del 2006, África necesita más ayuda, no menos, dicen los activistas.

Max Lawson, asesor de la organización humanitaria británica Oxfam, dijo que la cumbre era posiblemente la más importante del grupo en una década.

"El mundo está enfrentando claramente múltiples crisis, problemas económicos serios, muy serios, tanto para los países ricos como para los pobres. Pero son las personas pobres quienes sufren más, con un sufrimiento enorme, por los incrementos en los precios de los alimentos", dijo Lawson a periodistas.

El G8 comprende a Estados Unidos, Japón, Francia, Gran Bretaña, Alemania, Canadá, Italia y Rusia.

Varios críticos e incluso países miembros sugieren que el G8, formado en 1975 por apenas seis miembros después de la primera crisis del petróleo, debería ampliarse para sumar grandes naciones en desarrollo para así mejor representar al mundo.

El lunes cientos de manifestantes de Japón y otros países marcharon bajo una copiosa lluvia hacia la sede de la cumbre.

Las fuertes medidas de seguridad intentaron que se mantuvieran a varios kilómetros de distancia del lugar de reunión. Dos grupos trataron de tomar caminos no autorizados pero debieron retroceder ante decenas de policías.

El calentamiento global será el foco de una reunión ampliada el miércoles, que incluirá a China e India, dos economías de rápido desarrollo que están incrementando sus emisiones de gases de efecto invernadero.

Ahora ve
No te pierdas