Urge llevar alimento a los pobres: BM

El Banco Mundial pidió otorgar comida a la gente más necesitada para aliviar el alza en los vív advirtió que los altos precios amenazan con aumentar la pobreza y generar inestabilidad social.

Los países deben enfocarse en llevar de inmediato comida a la gente más pobre o en riesgo de caer en la pobreza para aliviar el impacto del alza de precios de alimentos, dijo la vicepresidenta para América Latina y el Caribe del Banco Mundial, Pamela Cox.

Los altos precios de los alimentos amenazan con aumentar la pobreza global y generar inestabilidad social en un creciente número de países.

El alza ha sido asociada a la protección y el otorgamiento de subsidios a la producción de granos para biocombustibles, el incremento en los costos del combustible y fertilizantes, el mal clima en ciertas áreas y una mayor demanda de carne en economías emergentes, entre otros factores.

"La respuesta inmediata en la que debemos enfocarnos es llevar comida a la gente más pobre, que no tiene o tiene muy poco poder adquisitivo, y a la gente que puede caer en la línea de pobreza. Esa es la gente que es particularmente vulnerable", dijo Cox.

En Perú, el Gobierno lanzó este año un programa de reparto de bolsas de alimentos gratuitos en barrios pobres de Lima, ejecutado por militares durante la madrugada, lo que fue duramente criticado por opositores.

Cox se mostró a favor de la transferencia condicionada de dinero y programas de nutrición enfocados, como medidas de corto plazo ante el alza de precios. También mencionó que los gobiernos pueden reducir los impuestos a las importaciones de alimentos.

"Según nuestras proyecciones, los precios de los alimentos van a permanecer relativamente altos por al menos tres o cuatro años (...), los gobiernos necesitan hacer lo inmediato y luego moverse muy rápido al planeamiento a mediano plazo", agregó Cox, quien participó en una conferencia sobre inversión en infraestructura en la región.

Medidas

Entre las medidas a mediano plazo, Cox mencionó incentivos para mejorar la producción local. Y entre las de largo plazo, mejorar la infraestructura, por ejemplo con caminos para que los productos lleguen a los mercados.

El alza de precios de los alimentos ha provocado protestas en la región. En abril, el primer ministro de Haití fue destituido tras violentas manifestaciones.

"Todos están sintiendo el pellizco de precios más altos de alimentos (...), pero es muy difícil cuando se tiene muy poco dinero, muy poca capacidad para comprar comida", dijo Cox.

"Creo que todos los gobiernos son conscientes de que necesitan manejar esto", añadió.

Cox mencionó que América Latina necesita, además, reducir la desigualdad, lo cual puede provocar tensiones pues muchas personas no sienten los beneficios del auge económico.

"Es importante que los gobiernos entiendan que ahora es el momento y hay los recursos para hacer frente a la pobreza y la desigualdad", dijo Cox, tras mencionar el crecimiento en la región durante los últimos años y que varios países se benefician del alto precio de las materias primas.

Para el 2008, Cox reiteró su estimado de crecimiento económico de un 4,5 por ciento para América Latina.

Ahora ve
No te pierdas