Europa discute con AL sobre inmigración

La Unión Europea sostendrá conversaciones con gobiernos latinoamericanos sobre las nuevas medid mandatarios de la región expresaron su molestia por las normas europeas contra los indocumentad
BRUSELAS (AP) -

La Unión Europea prevé mantener conversaciones de alto nivel con gobiernos de países latinoamericanos molestos por las nuevas normas de inmigración, dijeron fuentes oficiales el viernes.

''Esperamos encontrar un entendimiento en relación a las preocupaciones surgidas del complejo tema de la inmigración'', dijo Benita Ferrero-Waldner, comisionada de Relaciones Exteriores de la UE.

Luego de dialogar con el ministro de Relaciones Exteriores de Perú, José Antonio García Belaunde, Ferrero-Walder dijo que estaba abierta a la propuesta de una reunión con ministros de relaciones exteriores de la UE y de América Latina en los próximos meses de 2008, posiblemente en París o en Bruselas.

Varios dirigentes latinoamericanos han criticado las nuevas leyes que establecen pautas comunes entre las 27 naciones de la UE para lidiar con indocumentados, que enfrentan una posible deportación. El presidente venezolano Hugo Chávez dijo que las medidas eran ''bárbaras'' y amenazó con bloquear el suministro de petróleo a países europeos.

Funcionarios de la UE aseguran que la llamada ''directiva del retorno'' aprobada la semana pasada por el Parlamento Europeo, establece estándares comunes que en realidad mejoran los derechos de los indocumentados previo a la deportación.

''Creemos que existe un espacio para el diálogo'', dijo García Belaunde.

Los dos funcionarios también discutieron las relaciones comerciales.

García Belaunde dijo que tiene esperanzas de llegar a un acuerdo el año que viene para eliminar barreras comerciales entre la UE y la Comunidad Andina pese a demoras causadas por divisiones entre los cuatro países del grupo sudamericano.

Una ronda de negociaciones este mes ha sido postergada debido a que Perú y Colombia, que favorecen una mayor apertura comercial, no han logrado alcanzar un acuerdo con Ecuador y Bolivia, menos dispuestos a ese tipo de convenios.

Ferrero-Waldner expresó su esperanza de que la reunión pueda concretarse en septiembre.

Las nuevas pautas establecen un máximo de 18 meses de arresto para indocumentados mientras las autoridades procesan las órdenes de expulsión. Los indocumentados deben ser retenidos en centros especializados, no en prisiones donde hay delincuentes. Una prohibición de reingreso de hasta por cinco años puede ser impuesta a indocumentados expulsados que no cooperen o que son considerados una amenaza.

La UE calcula que habría unos ocho millones de indocumentados en el bloque de 27 países, en su mayor parte de Africa, países del ex bloque soviético, el Medio Oriente, y los Balcanes. Sin embargo, la oposición a las normas ha sido particularmente fuerte en América del Sur.

Ahora ve
No te pierdas