PRI por beneficios fiscales en alimentos

Legisladores analiza los efectos económicos de una reforma alimenticia a trabajadores; la iniciativa priísta propone comedores o la ayuda alimentaria a través de vales.
CIUDAD DE MÉXICO (Notimex) -

La Cámara de Diputados analiza los beneficios fiscales y económicos que tendría el país de aprobarse una reforma que establezca el sistema de comedores para trabajadores o la ayuda alimentaria en vales.

Al interior de la Comisión de Hacienda y de cara a la discusión del Presupuesto de Egresos y Ley de Ingresos 2009, el grupo del PRI tiene como una de sus prioridades buscar la aprobación de un esquema que permita revertir los altos niveles de desnutrición de los trabajadores en el país.

El diputado federal del PRI y líder de la FSTSE, Joel Ayala Almeida, dijo en entrevista que la Ley de Ayuda Alimentaria busca promover que los patrones adopten esquemas de ayuda en alimentos en beneficio de sus trabajadores y dar incentivos fiscales a los patrones que otorguen esa prestación.

"Se trata de proporcionar ayuda a los trabajadores en comedores, restaurantes u otros establecimientos, que podrán ser contratados directamente por el patrón o bien formar parte de un sistema de alimentación administrado por terceros mediante el uso de vales impresos o electrónicos", expuso en San Lázaro.

También podrá concretarse con base en despensas, ya sea mediante canastillas de alimentos o por medio de vales en formato impreso o electrónico.

Por su parte el diputado federal Juan Carlos Velasco, del PRI, explicó que mediante la provisión de despensas los patrones están contribuyendo a mejorar la nutrición de las familias de los trabajadores y, con ello, a prevenir deficiencias nutricionales en las nuevas generaciones de niños y jóvenes.

Indicó que la iniciativa de ley ayudará a liberar las altas proporciones de gasto corriente que los trabajadores dedican a la alimentación, que van del 22% del gasto total al 38.3, de acuerdo a resultados de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gasto de los Hogares.

Señaló que un programa de ayuda alimentaria con vales canjeables reporta, entre otros, los siguientes beneficios: facilita el cobro de impuestos porque permite mantener un registro puntual de las transacciones, y revitaliza los centros urbanos con restaurantes, tiendas de autoservicio y abarrotes.

Además los ingresos fiscales generados por un incremento de la actividad en el sector alimentario pueden exceder los impuestos no recaudados por las exenciones fiscales de los vales.

Ahora ve
No te pierdas