Crisis trae cambios a Gabinete argentino

El jefe de Gabinete dejó su cargo tras la derrota política del gobierno ante el sector agro; Carlos Cheppi reemplazo a Javier de Urquiza en el cargo de secretario de Agricultura.
Alberto Fernández se encontraba en el cargo desde el gobiern
BUENOS AIRES (Agencias) -

El jefe de Gabinete argentino, Alberto Fernández, presentó el miércoles su renuncia tras la fuerte derrota política que sufrió el Gobierno en su larga disputa con el sector rural, dijeron medios locales, lo que podría abrir un mayor recambio en las filas oficiales.

La dimisión, que aún no habría sido aceptada por la presidenta Cristina Fernández, se produjo en medio de fuertes rumores de cambios en el Gobierno, luego de que el Congreso rechazara un proyecto impositivo clave en el que la mandataria había apostado todo su capital político.

Alberto Fernández, que fue jefe de gabinete a lo largo de los cuatro años y medio de gestión del ex presidente Néstor Kirchner y retuvo el cargo con la llegada de Cristina Fernández, sufrió un fuerte desgaste por ser el interlocutor con los productores agropecuarios durante el conflicto.

No había ningún portavoz de la Presidencia o la jefatura de Gabinete para confirmar la renuncia, difundida por varios canales de televisión y ediciones online de periódicos locales.

Sin embargo, una fuente del Gobierno dijo a Reuters que la intención de Alberto Fernández siempre fue que la presidenta pudiera escoger libremente a sus colaboradores.

La primera designación en el gabinete tras la crisis tendrá lugar al mediodía del miércoles, cuando el ingeniero Carlos Cheppi asuma como secretario de Agricultura en lugar de Javier De Urquiza, dijo a Reuters una fuente del Ministerio de Economía.

Cheppi es un ingeniero agrónomo muy respetado por las organizaciones rurales que hasta su nueva designación se desempeñaba como presidente del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA).

Los cambios en el Gobierno se producen luego de una fuerte caída en la imagen de la presidenta tras una feroz protesta de cuatro meses de los productores rurales, que afectó la marcha de la economía local y provocó subidas en los precios internacionales de los granos.

La protesta de los productores comenzó por la decisión del Gobierno de subir impuestos a las exportaciones de soja, el principal cultivo de Argentina, uno de los mayores proveedores mundiales de alimentos.

Los productores resistieron la medida con huelgas comerciales, cortes de rutas y amplias manifestaciones que produjeron desabastecimiento de alimentos y una severa crisis que llevó al Gobierno a buscar el apoyo del Congreso al impuesto.

El rechazo a la medida por parte del Senado, donde el oficialismo cuenta con una mayoría de legisladores, fue un duro golpe para Fernández y para el jefe del partido peronista, el ex presidente Kirchner.

Además de los cambios en el Gabinete, el Gobierno anunció medidas como la reestatización de la línea aérea de bandera Aerolíneas Argentinas, impulsa un aumento del salario mínimo y estaría analizando nuevas medidas para mostrar que no está paralizado tras el revés.

Ahora ve
No te pierdas