Huracán Dolly se debilita a categoría 1

El fenómeno meteorológico perdió fuerza tras tocar tierra y bajó de categoría 2 a la 1; el ojo del huracán se localizaba a 60 kilómetros al noreste de Brownsville, Texas.
El fenómeno tocó las costas de la frontera entre Tamaulipas  (Foto: )
CIUDAD DE MÉXICO (CNN) -

La tormenta Dolly se debilitó el miércoles a categoría uno luego de atravesar el Golfo de México y tocar tierra en la costa de Texas en la frontera entre Estados Unidos y México, dijo el Centro Nacional de Huracanes (CNH) con sede en Miami.

Dolly había ingresado a tierra como huracán categoría 2 en la escala de Saffir-Simpson, con vientos sostenidos de 160 kilómetros por hora, en la Isla del Padre, Texas.

El huracán Dolly azotaba el miércoles con furiosos vientos y lluvias la costa del Golfo de México, dejando a su paso un pescador muerto y obligando a miles de personas a refugiarse en albergues en el estado de Texas en Estados Unidos y en el norte de México.

El ojo de la tormenta golpeó primero el centro turístico Isla del Padre, en Texas, arrancando techos y derribando palmeras y carteles con sus vientos sostenidos de 160 kilómetros por hora y avanzaba hacia tierra firme.

Se esperaba que Dolly, el segundo huracán de la temporada ciclónica del Atlántico, provocara torrenciales lluvias e inundaciones tanto en Texas como en los estados mexicanos fronterizos de Tamaulipas y Nuevo León.

Si bien no hubo reportes de fallecidos en la región donde golpeaba el huracán, en Puerto Progreso, en la península mexicana de Yucatán, las autoridades hallaron el cuerpo de un pescador que había desaparecido tras el paso de Dolly como tormenta tropical el fin de semana.

Otros tres pescadores seguían desaparecidos y la barcaza donde viajaban fue hallada semihundida el martes.

En la ciudad de Matamoros, en Tamaulipas y a unos 40 kilómetros de la costa, la luz estaba cortada en gran parte de la localidad para prevenir accidentes y los hogares lucían desiertos, con casas y negocios tapiados mientras la fuerza del huracán derribaba palmeras y carteles.

"No quería dejar mi casa, incluso ya había comprado verduras. Tengo miedo de que se metan a robar mis cosas", dijo Adelina Escalante, de unos 40 años, quien fue evacuada el martes de Playa Bagdad, en la costa mexicana, hacia Matamoros.

Antonio Martínez, secretario de gobierno de Tamaulipas, dijo que unas 6,800 personas habían sido desalojadas de sus casas en la costa del estado y llevadas hacia zonas seguras.

"El operativo ha funcionado para que no haya una persona en riesgo allí en la costa", dijo el funcionario a Radio Fórmula.

Producción de crudo

En el vecino Nuevo León, que igual que Tamaulipas fue muy golpeado en el 2005 por el huracán Emily, autoridades alistaban albergues y limpiaban drenajes y arroyos en preparación para las intensas lluvias. Y pidieron a la población que se quede en sus casas.

En Texas, el huracán arrancó techos y tiró abajo palmeras, pero no hubo reportes inmediatos de muertos o heridos.

"Mi muelle fue arrancado (...) cuesta cerca de 50,000 dólares", dijo Russell Stockton, que opera Dolphin Docks, una empresa de parques acuáticos en Isla del Padre Sur.

La tormenta obligó a recortar la producción en algunas refinerías petroleras, aunque esquivó las instalaciones en el mar de crudo y gas natural en el Golfo.

La compañía Valero Energy Corp < dijo que hubo una interrupción en el suministro de petróleo porque los tanqueros no podían transitar por el Canal de Navegación de Houston, que la forzó a reducir la producción en entre un 10 y un 20% en sus refinerías de Houston y Port Arthur, Texas.

El puerto que abastece el importante centro de refinación de Corpus Christi, Texas, también fue cerrado al tráfico de embarcaciones, aunque las instalaciones de la zona informaron que las operaciones permanecían en sus niveles habituales.

El NHC dijo que se esperaban hasta 51 centímetros de lluvias para la zona donde pegó el huracán, donde autoridades temían daños a los malecones del Río Bravo en caso de inundaciones.

En Brownsville, frente a Matamoros, tropas de la Guardia nacional de Texas estaban desplegadas en el valle del Río Bravo, en zonas proclives a inundaciones, dijo Joe González, capitán de la policía estatal.

Dolly se ubicaba a 60 kilómetros al norte de Brownsville, dijo el CNH en su último reporte.

Ahora ve
No te pierdas