Tarjetazo, en problemas en EU

La crisis hipotecaria de ese país está generando presiones en dicho sector; las deudas por ese concepto aumentaron 68% en una década, según datos de la Reserva Federal.
El crédito vigente de estadounidenses totalizaba 2.57 billon
NUEVA YORK (CNN) -

Alguien podría pensar que a pesar de que Washington Mutual Inc perdió miles de millones de dólares con las hipotecas riesgosas, la mayor entidad de ahorros y préstamos de Estados Unidos podría apoyarse en su negocio de tarjetas de crédito para ganar dinero.

Pero esa expectativa chocaría contra otra realidad.

La pérdida que registró la institución en su unidad de tarjetas en el segundo trimestre, de 175 millones de dólares, se derivó de un aumento de la morosidad y de la incapacidad para vender parte de la deuda de tarjetas a inversionistas por la iliquidez de los mercados.

Fue la primera pérdida del negocio de tarjetas de Washington Mutual desde que entró en esa actividad en el 2005, cuando compró Providian Financial Corp.

Washington Mutual no está solo. American Express Co, Bank of America Corp, Capital One Financial Corp, Citigroup Inc y JPMorgan Chase & Co también enfrentan presiones.

Esta complicación en el panorama se debe a las caídas de los precios de las casas, el encarecimiento de la gasolina y los crecientes costos alimentarios, que hacen que los usuarios de tarjetas tengan cada vez más problemas para pagar las cuentas y obligan incluso a los más ricos a gastar menos.

"El cuadro es débil", dijo Curtis Arnold, fundador de CardRatings.com en Little Rock, Arkansas. "Los consumidores definitivamente sienten el efecto y las tasas de morosidad están subiendo poco a poco. Creo que todavía no ha llegado lo peor".

El crédito vigente a los consumidores estadounidenses totalizaba 2.57 billones de dólares a fines de mayo, unos 8,400 dólares por persona. Ese total representaba un alza de 68% respecto al inicio de la década, de acuerdo con los datos de la Reserva Federal (Fed).

Cautela

Durante gran parte de la década, los prestamistas elevaron los límites para el gasto con las tarjetas de crédito velozmente, a medida que los consumidores acudían al patrimonio creciente de sus viviendas para endeudarse, pasando del efectivo y los cheques al plástico como el medio de pago favorito.

Pero muchos consumidores se excedieron y quedaron con una carga grande de deudas cuando muchas tasas de las tarjetas superaron el 20% y aparecieron cargos como el de 39 dólares por el pago tardío, así como la comisión de 3% sobre las transacciones cambiarias.

Ahora se ha instaurado una situación de cautela. La lectura de junio del sondeo de Reuters/Universidad de Michigan sobre la confianza del consumidor bajó al mínimo en 28 años.

Y si bien la lectura preliminar de julio subió un poco, muchos consumidores creen que el país está en una recesión económica. Así lo ha dicho varias veces el magnate Warren Buffett.

American Express, un referente de toda la economía del consumo, registró un sorpresivo declive de 39% en sus utilidades trimestrales el lunes y retiró su objetivo para el crecimiento de las ganancias.

"La situación del crédito en Estados Unidos es decepcionante", dijo el lunes el presidente ejecutivo de la firma, Kenneth Chenault. Sostuvo que incluso "la gente muy acaudalada que había tenido una historia de gasto muy fuerte con nosotros" estaba recortando el consumo.

"American Express (...) puede controlar hacia dónde va, pero en un grado muy limitado", dijo Andrew Boord, analista de Fenimore Asset Management Inc en Cobleskill, Nueva York, que invierte 2,000 millones de dólares.

Según el analista, las tarjetas de American Express son usadas ampliamente por clientes de clase media, "los mismos que compraron más casas de lo que debían, o mucha gente que maneja vehículos todoterreno con un enorme costo de gasolina. No son sólo los ultrarricos".

Ahora ve
No te pierdas