Ronda de Doha con avances

La Unión Europea y exportadores de Latinoamérica llegan a un acuerdo en comercio bananero; sin embargo, crece las preocupaciones sobre la apertura de China a las importaciones.
GINEBRA (CNN) -

 Las conversaciones para rescatar la ronda de Doha de la Organización Mundial del Comercio (OMC) recibieron un nuevo impulso este domingo, con unos avances para acordar una disputa por el comercio de bananas y otras diferencias históricas.

Pero al mismo tiempo, crecían las preocupaciones sobre la apertura de China a las importaciones.

"En bananas, hay un progreso muy sustancial", dijo Peter Power, portavoz del comisario de Comercio de la Unión Europea (UE) Peter Mandelson, tras el séptimo día de arduas deliberaciones en la OMC.

Las mayores economías del mundo intentan romper el estancamiento de la ronda de Doha para un acuerdo comercial global, que fue lanzada en el 2001 pero ahora se arriesga a ser aplazada por años si en los próximos días no hay un avance superador.

Un entendimiento por el intercambio de bananas eliminaría un obstáculo en las conversaciones, que apuntan a ofrecer un renovado aire a la economía global.

Una disputa por los subsidios que paga Estados Unidos a sus productores de algodón también apareció en las negociaciones del domingo, y la UE dijo que se necesitaban avances para destrabar los progresos en otras áreas clave.

La representante comercial estadounidense Susan Schwab dijo que algunos países en vías de desarrollo amenazaban con descarrilar el delicado paquete de compromisos que se pudo armar hasta ahora, y que ha mantenido la esperanza de que el largamente esperado acuerdo finalmente estuviera al alcance.

"Desafortunadamente, unos pocos mercados emergentes han decidido que ellos, de alguna manera, quieren reajustarlo a favor de una u otra cuestión", dijo.

Esto "amenaza con desequilibrar el único camino al éxito que hemos tenido hasta este punto, y creo que esa es una perspectiva muy perturbadora".

Previamente, Schwab se encontró con los ministros de Comercio de Benín, Burkina Faso, Chad y Mali para hablar sobre su exigencia de una reducción de 82 por ciento en los subsidios estadounidenses al algodón, que según dicen, alientan la sobreproducción y desvían preciados mercados de exportación.

Algunas naciones en desarrollo decían que temían que China deseara proteger los mercados de arroz, algodón y azúcar, así como sectores industriales, impidiéndoles nuevas oportunidades de exportación.

Comercio de bananas

En una medida para poner fin a las diferencias por las bananas, la UE y los exportadores de América latina acordaron el domingo recortar el derecho de importación de la UE a 114 euros (179 dólares) la tonelada hacia el 2016 después de una reducción inicial a 148 euros en el 2009 desde los 176 euros actuales.

Pero Camerún, hablando en nombre de los exportadores de bananas de las ex colonias europeas en Africa, el Caribe y el Pacífico (ACP), dijo que el acuerdo era inaceptable en su formato actual.

Rebajar los aranceles de importación de la UE aún más para los rivales latinoamericanos competidores de la región ACP podría devastar a la producción de bananas del grupo ACP, advierten algunos países. Su exportación de bananas no enfrenta derechos de la UE bajo acuerdos comerciales preferenciales del bloque con sus ex colonias.

El ministro de Comercio de Camerún Luc Magloire Atangana Mbarga dijo que la disputa podría bloquear las negociaciones en general.

"Existe un riesgo real pero las negociaciones comerciales no deberían tener nada que ver con el chantaje", dijo a los periodistas antes de ingresar en un encuentro con autoridades de la UE. "Queremos discusiones saludables".

Sostuvo que Camerún quería respaldo financiero para compensar los ingresos de exportaciones perdidos ante los competidores latinoamericanos, y un período de gracia de dos o tres años antes de que se rebajen los aranceles de la UE.

Francia y España, dos Estados miembros de la UE, también tienen agricultores en territorios del Caribe y las Islas Canarias que producen bananas.

La última serie de charlas de los ministros de la OMC empezó el 21 de julio y probablemente se prolongue hasta mediados de la semana próxima.

Los ministros se esfuerzan por cerrar algún acuerdo sobre la apertura de los mercados agrícolas e industriales, las dos áreas más difíciles de un pacto global que también debería abarcar los servicios.

Ahora ve
No te pierdas