Obama, en busca de los votos

Voluntarios tratarán de convencer a electores indecisos de que el demócrata es la opción para E uno de sus objetivos es incorporar a jóvenes y personas insatisfechas por la política del país.
Los voluntarios demócratas van por la unión en torno a Obama
DENVER (AP) -

Los 75,000 demócratas que colmarán un estadio para escuchar el discurso de Barack Obama en la convención partidaria no se limitarán a ver lo que suceda y a saludar a las cámaras: teléfono celular en mano, serán partícipes de una campaña en la que los demócratas esperan captar el voto de decenas de miles de indecisos, que podrían marcar la diferencia en las elecciones presidenciales de noviembre.

La decisión de trasladar la última jornada de la convención al estadio Invesco Field, a un costo adicional de 5 millones de dólares, permitirá a Obama o también poner a trabajar a decenas de miles de voluntarios. Su misión será cortejar el no solo contar con un marco monumental para su discurso, sin voto de personas indecisas que han sido seleccionadas previamente mediante cuidadosos estudios de votantes que no se han empadronado.

''Si hacemos las cosas bien, seremos imbatibles'', expresó Steve Hildebrand, asesor de Obama que dirige esta campaña.

Un objetivo clave de Obama es ampliar el electorado, incorporando gente joven, de minorías, mujeres suburbanas, personas mayores con ingresos fijos y gente que está insatisfecha con la política y podría sentirse atraída por el mensaje de cambio de un senador joven, cuya edad marca un gran contraste con el candidato republicano, John McCain.

El presidente George W. Bush ya usó en el 2004 estas técnicas de sondeo enfocadas en sectores muy específicos, pero le apuntó a segmentos de la población proclives a votar por él. Obama, en cambio, le apunta a votantes que no están registrados y que quiere incorporar a sus filas.

Hildebrand dijo que se identificó a 55 millones de votantes que no están registrados, empleando bancos de datos y procedimientos similares a los que utilizan las tarjetas de crédito para analizar la forma en que la gente gasta su dinero. La campaña de Obama cree que más de dos tercios de esas personas votarán por él si logra movilizarlas.

La registración de votantes es uno de los puntos clave de la estrategia de Obama, que lleva adelante numerosas iniciativas tendientes a asegurarse el voto de los indecisos, de los indiferentes y de los partidarios de Hillary Rodham Clinton, muchos de los cuales todavía se resisten a apoyarlo.

Obama, a los reflectores

El último día de la convención, el 28 de agosto, en el que Obama pasará a la historia oficialmente como el primer candidato negro de un partido grande a la presidencia, será una especie de coronación, rodeada de enorme expectativa. Y los demócratas esperan sacarle el mayor jugo posible a esa velada, movilizando voluntarios en los 50 estados.

Los demócratas repartirán 60,000 entradas al estadio entre los líderes de los aparatos partidarios estatales, con instrucciones específicas acerca de cómo deben distribuirlas. Se premiará a quienes participan en campañas para captar votantes y se invitará también a independientes o incluso republicanos que podrían ser atrapados por el discurso de Obama, un orador como pocos. Obama hablará en el 45to aniversario de un famoso discurso de Martin Luther King.

Algunos estados recibirán trato preferencial, en especial aquellos en los que se esperan batallas reñidas y el del estado anfitrión, Colorado, que Obama espera vote por un demócrata por primera vez desde 1992.

La gente de Obama identificó a más de medio millón de votante potenciales que no se han empadronado en Colorado. Ello representa una quinta parte del electorado.

Y el porcentaje de votantes no registrados es mayor aún en otros estados, como Georgia, donde un tercio del electorado no se ha empadronado. Más de la mitad de los que no se empadronaron son negros, hispanos o menores de 24 años, según Hildebrand.

Obama considera que la gente que vive en un estado indeciso será más efectiva que la publicidad tradicional en la captación del voto de quienes no están afiliados con ningún partido.

Candidatos millonarios a la presidencia de EU

En las últimas décadas, la tecnología y las campañas publicitarias masivas han reemplazado el contacto personal con los votantes. Obama quiere aprovechar la tecnología y los sondeos para recuperar ese contacto íntimo.

''Durante 200 años las elecciones las ganaron las personas que conversan con sus vecinos y amigos'', afirmó el director de la campaña de Obama David Plouffe. ''La gente necesita que otras personas las convenzan, especialmente los jóvenes, que se resisten más a los avisos y los artículos de la prensa''.

En el cierre de la convención, los asistentes al estadio llegarán con horas de antelación al esperado discurso de Obama para sortear los cordones de seguridad. La mayoría tendrán teléfonos celulares y se les pedirá que envíen mensajes de texto a sus amigos, instándolos a votar por Obama.

''Habrá muchos momentos en los que no pasará nada y la idea es aprovechar esos momentos para movilizar a la gente'', señaló Hildebrand.

La gente de Obama ya usó tácticas similares en las primarias, como cuando miles de personas asistieron a presentaciones conjuntas del candidato y de Oprah Winfrey en Iowa y Carolina del Sur. Pero ahora se hará algo de una magnitud mucho más grande y con el objetivo de empadronar gente, no de atraerla hacia su causa.

''Las nuevas tecnologías y la información disponible nos hacen pensar que no hay que aceptar el electorado en su forma actual. Se lo puede expandir'', dijo Plouffe.

Se comprobó que hay 8.1 millones de negros habilitados para votar pero que no se empadronaron. También hay 8 millones de hispanos y 7.5 millones de personas entre 18 y 24 años en la misma situación.

Obama ha logrado movilizar a más de 2 millones de personas que trabajan como voluntarios y tiene una capacidad de recaudar fondos sin precedentes.

Ahora ve
No te pierdas