Rusia y Georgia pelean en Osetia del Sur

Medios rusos informaron de ataques con artillería contra la capital regional, Tskhinvali; ambos bandos se culpan mutuamente por los enfrentamientos en el enclave favorable a Moscú.
Una persona es atendida en un hospital de Osetia del Sur. Se  (Foto: )
GORI, RUSIA (CNN) -

Las fuerzas rusas se enfrentaron con las tropas de Georgia en Osetia del Sur, en la escalada de un conflicto que provocó alarma en Occidente y acalorados intercambios en Naciones Unidas que recordaron los tiempos dela Guerra Fría.

Después de más de un día de enfrentamientos en Osetia del Sur, medios rusos informaron de ataques con artillería durante la noche contra la capital regional, Tskhinvali. Los reportes rusos dicen que las tropas de Georgia eran las responsables de la ofensiva.

Ambos bandos se culpan mutuamente por los enfrentamientos en el enclave favorable a Moscú, que se separó de Georgia cuando la Unión Soviética se acercaba a su fin a comienzos de la década de 1990, pero que no cuenta con reconocimiento internacional.

El presidente de la región separatista, ubicada en las montañas del Cáucaso, dijo que 1,400 personas habían muerto. Moscú dijo que sus tropas están respondiendo al asalto de Georgia para recuperar la región.

Estados Unidos, que ha dado un gran respaldo a Georgia y a las políticas pro occidentales que ha impulsado el gobierno del presidente Mikheil Saakashvili, pidió el retiro inmediato de Rusia.

"Deploramos la acción militar rusa en Georgia, que es una violación a la soberanía e integridad territorial georgianas", dijo el embajador de Estados Unidos ante la ONU, Zalmay Khalilzad, a periodistas en actividades complementarias de un acalorado debate del Consejo de Seguridad.

Enviados de paz

Por segundo día consecutivo, el Consejo de Seguridad no logró un acuerdo sobre una resolución para poner fin a los combates, mientras los enviados de Rusia y Georgia ante la ONU se lanzaban acusaciones mutuamente.

El enfrentamiento puso la atención sobre una región que es una importante ruta de tránsito para recursos energéticos, atrapada por intereses opuestos entre Occidente y Rusia.

La violencia tiene el potencial de desatar disturbios en otras zonas de la región del Cáucaso, en la que habitan grupos étnicos que guardan viejas rivalidades.

Ataque ruso llega a capital de Georgia

La crisis es la primera que enfrenta el presidente ruso, Dmitry Medvedev, desde que asumió en mayo y dio un duro golpe a la confianza de los inversionistas en la Bolsa de Valores de Moscú.

Georgia dijo que Rusia había bombardeado pistas aéreas en el puerto de Poti, en el Mar Negro, y que envió tanques y soldados a Osetia del Sur para reforzar a un pequeño contingente de fuerzas de paz ruso.

Un funcionario de alto rango de Georgia dijo que Saakashvili, quien quiere que su país ingrese a la OTAN, declararía la ley marcial dentro de unas horas, una medida que le dará mayor libertad para manejar el conflicto.

"Si todo el mundo no para a Rusia hoy, entonces los tanques rusos podrán alcanzar cualquier otra capital europea", dijo el viernes el presidente de Georgia, Mikheil Saakashvili.

Ley marcial en Georgia

Un reportero de Reuters cerca de Gori, el lugar de nacimiento del dictador soviético Josef Stalin ubicado entre Osetia del Sur y la capital georgiana, vio tropas de Georgia dirigiéndose de vuelta a Tiflis sobre carreteras vacías.

Los puestos de control usualmente manejados por la fuerza de paz internacional desplegada en la región fueron abandonados. Dos tanques permanecían desolados sobre una carretera. Los soldados georgianos decían poco y parecían exhaustos.

Tanto los separatistas respaldados por Rusia como el Gobierno de Georgia afirman que poseen el control de la capital regional Tskhinvali.

Saakashvili dijo que el pueblo, las zonas altas que lo rodean y la mayoría de las aldeas estaban bajo control de tropas de Georgia.

Pero Irina Galgoyeva, una portavoz de los separatistas, dijo que sus fuerzas habían conservado el control de Tskhinvali tras fuertes combates.

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, quien se encuentra en Pekín por la inauguración de los Juegos Olímpicos, prometió el apoyo de su país a la integridad territorial de Georgia y pidió un inmediato cese al fuego.

El jefe de política exterior de la Unión Europea, Javier Solana, dijo que había hablado con los cancilleres de Rusia y Georgia, Sergei Lavrov y Eka Tkeshelashvili, para pedir el fin de la violencia. Lavrov acusó a los georgianos de expulsar a la gente de sus hogares.

Ahora ve
No te pierdas