Oposición de Bolivia ve irregularidades

El derechista Arturo Murillo teme que se realice el denominado “voto carrusel”; también aseguró haber fotografiado dos camiones del ejército con suscriptores.
LA PAZ (Notimex) -

La oposición política denunció este domingo el traslado de conscriptos del Ejército a diversas mesas de votación y teme que se realice el denominado "voto carrusel", que consiste en llevar a varias mesas al mismo votante.

El diputado de la derechista Unidad Nacional, Arturo Murillo, aseguró haber fotografiado dos camiones porta-tropas con unos 50 conscriptos cada uno, quienes acompañados de oficiales del Ejército se han desplazado por varios lugares.

El legislador deslizó la posibilidad de que esos militares estarían votando a favor de la ratificación en el cargo del presidente Evo Morales y del vicepresidente Alvaro García Linera.

Señaló, además, que miembros del gobernante Movimiento al Socialismo (MAS) han repartido volantes donde inducen al voto a favor de Morales.

Ante esta situación irregular, el congresista presentó su queja ante la observadora de la Organización de Estados Americanos (OEA) Rosario Ramos.

"Se está buscando ventaja (a favor del oficialismo) y obligar al voto y para ello se están repartiendo en pleno día de la votación esos volantes", indicó.

Joaquín Pérez, presidente de la Corte Departamental Electoral de Cochabamba atribuyó a "demasiada susceptibilidad" la posición del congresista Arturo Murillo. "Su actitud genera desconfianza", acotó.

Señaló que las autoridades electorales no pueden colocar mesas exclusivamente para que voten en los cuarteles los conscriptos. Ellos deben ejercer su derecho al voto.

El diputado reclamaba mesas para los militares pero no podemos instalarlas. "Su observación no tiene sustento", enfatizó.

En la región de Yucuma se han reportado algunos conatos de bronca entre los votantes debido a que las autoridades no han instalado las mesas.

El asambleísta de la provincia Cordillera, Bernardo Suárez, denunció que simpatizantes del Movimiento al Socialismo continúan colocando pancartas en los recintos de votación de la oriental región de Santa Cruz.

"Vamos a denunciar esas irregularidades que empañan el proceso revocatorio", indicó.

El ministro de Gobierno, Alfredo Rada, informó que 32 mil policías resguardan el orden en el país y vigilarán a pequeños grupos que pretenden generar conflictos.

Anunció que tienen listo un plan de contingencia para actuar en caso de que algo malo ocurra.

La Corte Nacional Electoral (CNE) habilitó a cuatro millones 047 mil 686 ciudadanos para votar.

Los bolivianos decidirán este domingo en el referendo revocatorio de mandato popular si continúan en sus cargos el presidente Evo Morales y el vicepresidente Álvaro García Linera, así como ocho de nueve prefectos (gobernadores) de departamento.

El ministro de Gobierno, Alfredo Rada, confirmó la normalidad en la distribución de material electoral y dijo que las fuerzas del orden coadyuvaron a la resolución de algunos conflictos.

El funcionario además sostuvo que aunque en el país existe un clima de "relativa tranquilidad" para la jornada de votación, los uniformados están listos para ejecutar un plan de seguridad coordinado entre la Policía y las Fuerzas Armadas.

"La jornada electoral sin duda marcará un hito en la historia electoral de Bolivia y es que por primera vez la ciudadanía podrá decidir mediante el voto en un referendo la continuidad o no de las autoridades", dijo el presidente de la CNE, José Luis Exeni.

Admitió que llegar hasta este proceso "no ha sido fácil" y, por tanto, dijo que ahora toca que los bolivianos con renovada y firme voluntad democrática expresen sus preferencias libremente.

Esta jornada electoral es vigilada por 320 observadores internacionales de la Unión Europea, Estados Unidos, el Mercosur y la Organización de Estados Americanos.

Ahora ve
No te pierdas