EU no desea ‘Guerra Fría’ con Rusia

El secretario de defensa estadounidense dijo que no se busca reanudar la tensión militar con Mo sin embargo, advirtió a Rusia que su incursión en Georgia está afectando las relaciones con EU.
WASHINGTON (CNN) -

Estados Unidos no quiere volver a enfrentar una Guerra Fría con Rusia como consecuencia de la acción militar de Moscú en Georgia, dijo el jueves el secretario de Defensa del país norteamericano, Robert Gates.

"Éste con seguridad no es nuestro deseo", afirmó a periodistas. "Hemos estado bastante moderados sobre esto", agregó.
Gates respondió a preguntas sobre el futuro de las relaciones entre Estados Unidos y Rusia luego de que Moscú envió tropas a Georgia, en medio de un conflicto sobre la región disidente de Osetia del Sur.

Sin embargo, Gates advirtió que la ofensiva militar de Rusia en Georgia está teniendo implicaciones serias en las relaciones bilaterales con Moscú en el área de seguridad y podría demorar años en recuperarse.

En declaraciones a periodistas sobre la ayuda humanitaria a Georgia y el brote de violencia desde la semana pasada, agregó: "Si Rusia no retrocede en su postura agresiva y en sus acciones en Georgia, las relaciones entre Estados Unidos y Rusia podrían verse gravemente afectadas en los próximos años".

Tensión entre Rusia y Georgia

Estados Unidos ha respaldado férreamente la integridad territorial de Georgia, que cuenta al menos con dos regiones separatistas. La población de Osetia del Sur es étnicamente diferente a la georgiana y sus líderes son más cercanos al Gobierno de Moscú.

El jueves, tropas y vehículos blindados rusos avanzaron el hacia o alrededor de al menos tres ciudades georgianas, según testigos de Reuters, ignorando las demandas de Washington de un retiro de las fuerzas.

Los testigos vieron a tropas rusas en la ciudad clave central georgiana de Gori y fuera de la ciudad occidental de Zugdidi. Residentes del puerto de Poti, en el Mar Negro, vieron una incursión rusa.

Gates señaló, sin embargo, que aparentemente Rusia estaba retirando sus fuerzas en Georgia hacia las regiones disidentes de Abjasia y Osetia del Sur.

En Moscú, el Estado Mayor Conjunto ruso dijo que era legítimo que los "efectivos de paz" de Rusia estén en Poti, dos días después de que acordó un plan de paz con mediación francesa para detener los enfrentamientos.

El petróleo y gas de Rusia amenazan la autonomía de Europa

El conflicto ha inquietado a los mercados petroleros ante la opción de que pueda salirse de control.

Endureciendo la confrontación con Estados Unidos sobre el futuro de Georgia, el presidente ruso Dmitry Medvedev recibió el jueves en el Kremlin a los líderes de las dos regiones separatistas en el corazón del conflicto que ya lleva una semana. Les prometió respaldo de Moscú.

"La postura de Rusia no ha cambiado: apoyaremos cualquier decisión (sobre el estatus futuro) que tomen los pueblos de Osetia del Sur y Abjasia en acuerdo con la Carta de la ONU (...) y no sólo lo apoyamos, sino que se los garantizaremos", señaló Medvedev. En Georgia, aviones militares de Estados Unidos entregaron asistencia en una muestra del apoyo de Washington a su abatido aliado.

Rusia insistió en que su movimiento de tropas el jueves, dentro de Georgia, no viola un acuerdo de paz, que contiene una cláusula que permite a las fuerzas de Moscú "implementar medidas de seguridad adicionales" mientras espera a los observadores internacionales.

Los comandantes de Rusia dijeron que estaban entregando el control de Gori, 60 kilómetros al este de la capital, Tiflis, y cerca del principal camino de Georgia de este a oeste. Moscú negó más temprano que sus tropas estuvieran en la ciudad.

"Por otros dos días las tropas rusas permanecerán en la región para realizar procedimientos de entrega de las funciones de control a los organismos de aplicación de la ley georgianos, después de eso se retirarán", dijo el mayor general Vyacheslav Borisov a agencias de noticias rusas.

En el puerto georgiano de Poti, en el Mar Negro, una pequeña terminal petrolera, testigos dijeron que tanques rusos ingresaron el jueves por la mañana, acompañando a camiones que transportaban tropas al área del puerto.

"Hace apenas algunos minutos, (los rusos) ingresaron a Poti en tanques", dijo a Reuters por teléfono Nikoloz Gogoli, agente naviero.

El práctico del puerto de Poti, Vakhtang Tavberidze, dijo que las tropas rusas hundieron el miércoles seis antiguos buques militares georgianos anclados en Poti.

Gogoli comentó que las embarcaciones fueron voladas con explosivos, y que las fuerzas de Rusia advirtieron a los transeúntes sobre sus planes. Nadie resultó herido, agregó.

En la ciudad occidental georgiana de Zugdidi, no lejos de la segunda región separatista, Abjasia, un fotógrafo de Reuters vio una columna de más de 100 vehículos militares rusos, incluyendo 40 vehículos blindados, que se concentraron a dos kilómetros del centro de la ciudad. Su propósito no estaba claro.

Ahora ve
No te pierdas