Infarto cerebral, mal que puede evitarse

Pese a ser una enfermedad controlable, es la tercera causa de mortalidad mundial, dice experto; indica que personas con presión alta, diabetes, dislipidemas u obesidad son proclives a ella.
CIUDAD DE MÉXICO (Notimex) -

El infarto cerebral o embolia se ubica entre el tercer y el cuarto sitio de mortalidad en la población adulta, sobre todo en mujeres, tanto en México como en el mundo, pese a que puede evitarse en al menos 90% de los casos.

Antonio Arauz Góngora, especialista del Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía (INNN) "Manuel Velasco Suárez", señaló en un comunicado que la enfermedad vascular cerebral es una dificultad neurológica progresiva que de manera súbita se puede volver grave.

El jefe de la Clínica de Enfermedad Cerebrovascular del INNN mencionó que en la mayoría de los casos se manifiesta como infarto cerebral, embolia o apoplejía debido a la oclusión de un vaso de las arterias cerebrales, que impide que el cerebro reciba todos los nutrientes.

Otro tipo de evento cerebral es la hemorragia o derrame cerebral, debido a la ruptura de un vaso que ocasiona que la sangre se vierta en esa área y representa 15% de los casos.

La hemorragia subaracnoidea es otra forma de evento cerebral que se presenta entre el hueso y el cerebro. Se caracteriza porque la sangre se derrama y rodea prácticamente todas las capas del cerebro y ocurre en casi cinco por ciento de los casos.

Expuso que estos problemas cerebrales son la principal causa de discapacidad para realizar actividades diarias, como caminar, hablar o comprender y quien los sufre tiene que depender de alguien.

Advirtió que quienes padecen hipertensión arterial, diabetes, dislipidemas u obesidad están en riesgo potencial de sufrir una enfermedad vascular cerebral.

Sin embargo, se puede evitar con sólo mantener controlada la enfermedad de inicio y, en el caso de la obesidad, modificar estilos de vida para bajar de peso.

El especialista alertó que si la persona manifiesta dolor opresivo en el pecho, debe acudir de inmediato a cualquier unidad de salud, ya que la atención durante las tres primeras horas es crucial para revertir las consecuencias de este evento, que pueden ser muy graves, irreversibles e incluso fatales.

Detalló que los síntomas se presentan de forma abrupta y por lo general son efectos motores, de ahí que la persona no pueda moverse.

Ante esta situación, recomendó que para identificar un infarto cerebral, se le debe pedir al paciente que sonría, levante ambos brazos, si sólo alza uno de ellos, quiere decir que tiene un defecto focal, o pedirle que pronuncie una frase sencilla y coherente.

Resaltó la importancia de la prevención secundaria, es decir, tratar de evitar que este tipo de sucesos le vuelvan a ocurrir a la misma persona, ya que el riesgo de daño permanente es aún mayor.

Finalmente comentó que hay una gran variedad de medicamentos que logran un buen control en las personas que sufrieron una EVC y disminuyen el riesgo de que se vuelvan a presentar, entre ellos destacan los antiplaquetarios y antihipertensivos.

Ahora ve
No te pierdas