‘Gustav’ se debilita a tormenta tropical

En Nueva Orleans, los diques reconstruidos tras ‘Katrina’ mantienen el agua fuera de la ciudad; el agua se concentró en los muros y salpicaron a través de las grietas, inundando algunas calle
NUEVA ORLEANS (CNN) -

‘Gustav’ tocó tierra el lunes en la costa estadounidense del Golfo de México, al oeste de Nueva Orleans, como un huracán de categoría 2, pero los diques reconstruidos tras el devastador paso en el 2005 de ‘Katrina’ parecieron mantener el agua fuera de la ciudad. El lunes por noche, Gustav se debilitó a tormenta tropical y se esperaba que perdiera más energía durante las próximas 24 horas mientras avanza a través de los estados de Luisiana y Texas, informó el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (CNH).

En su reporte emitido a las 23:00 hora del este (03:00 GMT del martes), el CNH dijo que los vientos máximos sostenidos de ‘Gustav’, que golpeó la costa de Luisiana como un huracán de categoría 2 más temprano el lunes, bajaron a 60 millas (95 kilómetros) por hora.

"Se pronostica un continuo debilitamiento y se espera que Gustav se convierta en depresión tropical el martes", indicó el centro con sede en Miami.

El reporte redujo los temores de una repetición del desastre causado por el huracán Katrina hace tres años, cuyas inundaciones desbordaron los diques, anegando el 80% de la ciudad y aislando a miles de personas.

La fuerza inicial de Gustav sumó toneladas de agua al río Misisipi, el lago Pontchartrain y los canales de Nueva Orleans, poniendo presión a las barreras que fueron reparadas o reconstruidas después de que fallaron hace tres años y llevó a una tensa vigilancia en busca de señales de un nuevo desastre.

Las aguas se concentraron en los muros de contención y salpicaron a través de las grietas en el vulnerable sistema de barreras.

Quince centímetros de agua inundaron algunas calles cerca del Canal Industrial de Nueva Orleans y funcionarios advirtieron que aunque los diques no se habían visto sobrepasados, aún estaban en peligro.

Pero algunos residentes emergieron de hogares tapiados aliviados de encontrar sólo ramas de árboles y señales de tránsito botadas.

"Aún podremos tener un mal clima, pero esquivamos una grande en lo que se refiere a esta tormenta", dijo el corredor de bolsa Peter Labouisse, sentado en la galería de su casa, que estaba tapiada y sin energía.

Sin luz

Unos 750,000 residentes se encontraban sin electricidad, y el gobernador de Luisiana, Bobby Jindal, dijo que podría llevar más de dos semanas restaurar el servicio a todas las personas.

Gustav atravesó el corazón del Golfo de México, repleto de plataformas petroleras, pero los precios del crudo y del gas natural bajaron a medida que Gustav se debilitaba primero a huracán de categoría 2, con vientos de 177 kilómetros por hora, y luego siguiera perdiendo fuerza para convertirse en tormenta.

Las petroleras cerraron casi la mitad de la producción en la región, de donde normalmente se extrae un tercio del crudo y 15% del gas natural de Estados Unidos.

Exxon dijo que cerraría su refinería de Baton Rouge, la segunda más grande del país, pese a que Gustav se debilitó durante la tarde a huracán de categoría 1 con vientos de 75 millas (120 kilómetros) por hora mientras avanzaba sobre la tierra.

Teniendo en cuenta las consecuencias del paso de ‘Katrina’, que dejó 1,500 muertos, cerca de dos millones de personas huyeron de la costa del Golfo mientras ‘Gustav’ se aproximaba y se cree que sólo 10,000 personas aún permanecen en Nueva Orleans.

Más de 14,000 efectivos y pilotos de la Guardia Nacional fueron desplegados en la costa del Golfo y el Pentágono autorizó el envío de hasta 50,000 soldados para ayudar en las tareas de rescate, limpieza y contener posibles saqueos.

El secretario del Departamento de Seguridad del Interior, Michael Chertoff, advirtió a los residentes que era demasiado pronto para anunciar que había pasado el peligro.

"Esto aún no termina. (‘Gustav’) aún está golpeando con fuerza algunas partes del estado", declaró Chertoff.

‘Gustav’ también tomó el centro de la escena en la política estadounidense, mientras los republicanos se preparaban para iniciar el lunes su convención para nominar oficialmente al aspirante presidencial John McCain, con un programa muy limitado, sin la pompa y circunstancia habitual.

La aproximación de Gustav llevó a incómodas comparaciones con Katrina.

El presidente George W. Bush, criticado por el lento rescate después de Katrina, canceló su aparición programada para el lunes en la convención del Partido Republicano y visitó en cambio Texas para supervisar los preparativos de emergencia.

Ahora ve
No te pierdas