Bill Gates busca abatir pobreza y hambre

El fundador de Microsoft habló en una reunión de la ONU para trabajar en las Metas del Milenio; Gates dijo que el Internet puede ayudar a mejorar las condiciones y el futuro de las naciones.
El empresario dirige la mayor organización de beneficencia d  (Foto: )
NACIONES UNIDAS (Notimex) -

El mayor filántropo del mundo, el fundador de Microsoft, Bill Gates, unió hoy su voz para animar a conseguir las Metas del Milenio, convencido de que las nuevas tecnologías harán posible que "el futuro sea mejor que el pasado".

Líderes de todo el mundo participaron este día en la Reunión de Alto Nivel sobre las Metas del Milenio convocada por el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, justo en el ecuador del compromiso lanzado en 2000 por la comunidad internacional en este mismo escenario.

Gates se dirigió desde la tribuna de la Asamblea General a los 192 países miembros del organismo. "Sé que es algo inusual que un representante del sector privado hable en este foro. Es para mí un honor que me da ánimos", señaló.

El co presidente de la fundación que lleva su nombre y el de su mujer Melinda, la organización benéfica más grande del mundo, señaló que su presencia en la ONU es "otra señal" de que para solucionar los problemas que acechan al planeta se deben forjar nuevas alianzas.

"Me encantan las Metas del Milenio, es la mejor idea que he visto nunca. Algunos números respecto a ellas son buenos y otros malos, pero el sólo hecho de que el mundo se centre en ellos es excelente", dijo Gates, quien este verano abandonó sus responsabilidades diarias en Microsoft para dedicarse de lleno a la filantropía.

Señaló que en este nuevo siglo se presentan nuevas oportunidades gracias a las nuevas tecnologías como Internet y el mundo de la informática. "Esto nos ayudará a solucionar muchos problemas, por eso el futuro será mejor que el pasado", indicó.

Sobre los avances en la consecución de las Metas del Milenio, recordó que "en algunas áreas los progresos son decepcionantes pero eso no debe desanimarnos. Hemos tenido muchos éxitos y se dan las oportunidades para conseguir muchos más".

Dichas Metas buscan reducir el hambre y pobreza extrema a la mitad en el mundo, universalizar la educación primaria, disminuir la mortalidad materna e infantil, expandir la igualdad de género, combatir el Sida y garantizar la sostenibilidad medioambiental. El plazo fijado para ello es 2015.

Por su parte, Ban destacó que "vamos en la dirección correcta, pero no lo hacemos todo lo rápido que sería necesario".

Al abrir esta reunión, el jefe de la diplomacia mundial indicó que la actual crisis financiera pone en peligro el avance para conseguir algunas de estas Metas, así como el aumento en los precios de la energía y los alimentos.

"La gente pobre de todo el mundo mira a sus gobiernos y a la ONU buscando ayuda y solidaridad. Somos responsables ante ellos. Cumplamos con nuestro deber. Por eso, les pido que sean valientes en sus compromisos, que sean generosos", señaló Ban.

En un informe del 11 de septiembre pasado, la ONU destacó que se habían producido bastantes avances en muchas de estas Metas en gran parte del mundo, estando el África subsahariana muy atrasada todavía.

El lunes, tras una primera cumbre dedicada a África específicamente, la Asamblea General adoptó una declaración política que pide que se cumplan las promesas de la cumbre del Grupo de los Ocho (G-8) países más desarrollados del planeta, en Gleneagles (Gran Bretaña).

Sobre todo, el compromiso adoptado por muchos de los países desarrollados de dedicar el 0.7% de su Producto Interno Bruto a la ayuda al desarrollo antes de 2015.

El G-8 (Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Italia, Japón y Rusia) se comprometió en julio de 2005 en Gleneagles a aumentar la ayuda a Africa a 50,000 millones de dólares por año de ahora a 2010, esto es, el doble con respecto a 2004, una cifra a la que aún no ha llegado.

El secretario general de la ONU convocó a una cumbre mundial para 2010 en la que se volverán a revisar los avances y rezagos en esta tarea.

El primer ministro de Reino Unido, Gordon Brown, subió a la tribuna para alertar, "en la ciudad más rica del mundo, en el país más rico del mundo", que el mundo enfrenta "una emergencia global de la pobreza".

En un discurso rotundo y directo señaló que "nuestro liderazgo es cuestionado" por no ser capaces de atajar el hambre y la pobreza en el planeta y llamó a la acción coordinada. "Los problemas mundiales requieren soluciones mundiales".

También intervinieron en la inauguración de esta sesión especial el presidente de Tanzania, Jakaya Kikwete, los primeros ministros de China, Qatar y de Antigua y Barbuda y el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso. También participó el cantante y activista Bono.

Ahora ve
No te pierdas