Senado mexicano alista cambios en Pemex

El priista Francisco Labastida espera que el lunes inicien los dictámenes de la reforma energét los senadores evalúan permitir a Pemex contratar empresas privadas para exploración y producció
El ex candidato presidencial Francisco Labastida confía en q
CIUDAD DE MÉXICO (CNN) -

Senadores mexicanos planean discutir el lunes próximo un proyecto que permitiría a Petróleos Mexicanos (Pemex) contratar empresas privadas para exploración y producción, la piedra angular de una reforma energética que todavía tardará en ser aprobada, dijo el senador Francisco Labastida.

Los legisladores analizan en comisiones desde hace semanas tres iniciativas de reforma energética -la presentada por el gobierno y las de dos partidos de oposición- que busca revertir el declive en la producción de petróleo de México, uno de los mayores proveedores de crudo de Estados Unidos.

El presidente de la comisión de Energía, Francisco Labastida, del PRI, dijo que el próximo lunes concluirá el análisis de las iniciativas y que a partir de ese día comenzará la redacción de los dictámenes de la reforma.

"Estamos hablando de 10 leyes y vamos a elaborar cuando menos seis dictámenes, es un proceso que nos toma 10 días o 15 días dependiendo que tan rápido lo podamos sacar y de los acuerdos a los que lleguemos el lunes", dijo Labastida.

Con los tiempos planteados por el legislador, la reforma energética se demoraría. Senadores habían dicho días atrás que podrían tener aprobada en comisión la reforma para la primera semana de octubre, pero ahora Labastida cree que el proyecto estaría listo en comisiones en la tercera semana de octubre.

Después de eso, el proyecto tiene que ser votado por el pleno del Senado, antes de pasar a la Cámara de Diputados.

El plan que permitiría a Pemex firmar contratos con empresas basados en incentivos fue propuesto tanto por el presidente Felipe Calderón como por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), de gran influencia en el Congreso.

Pero un sector de la izquierda -la segunda fuerza nacional- amenaza con protestas dentro y fuera del Congreso, porque ven a los proyectos como un intento de privatizar Pemex, considerado por muchos mexicanos un ícono de soberanía nacional desde que la industria petrolera fuera expropiada en 1938.

"Creo que hemos ido avanzando en este campo (los contratos) y me parece que lo que estamos construyendo va a satisfacer inclusive a los que tengan más suspicacias", dijo Labastida.

En otro tema controvertido, el PRI y la izquierda se han unido para rechazar una propuesta de Calderón sobre refinación, que permitiría a empresas privadas ser propietarias de plantas procesadoras. En su lugar, la oposición propone que la industria de refinación permanezca en manos del Estado.

Ambos proyectos buscan impulsar la industria de refinación de crudo y reducir las costosas importaciones de combustibles.

Ahora ve
No te pierdas