La ONU critica la existencia del G7

El director del PNUD dijo que es el momento de que el grupo se abra a las naciones en desarroll señaló que los clubes exclusivos para países ricos ya no tienen sentido.
Los desarrolladores han disminuido la colocación de deuda an

La actual crisis financiera muestra que es momento de que clubes de naciones ricas como el G7 abran sus puertas a países en vías de desarrollo claves, dijo un importante funcionario de la ONU el miércoles.

"Los clubes exclusivos para países ricos ya no tienen sentido" dijo Kemal Dervis, director del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), a la prensa. "Es evidente que una apertura de esos clubes a grandes, fuertes jugadores de países en vías de desarrollo es altamente deseable", agregó.

Dervis habló sobre la crisis financiera que empezó en Estados Unidos pero que se ha extendido a todo el mundo. Dijo que la crisis sería un tema clave en la reunión que sostendrán el viernes en Nueva York los directores de todas las agencias de la ONU, encabezados por el secretario general Ban Ki-moon.

También se espera que altos funcionarios del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial asistan a la reunión del viernes. Dervis declaró que no había seguridad sobre si del encuentro saldría un acuerdo de propuestas específicas.

Depende de la comunidad internacional descubrir cómo ampliar clubes como el G7 para que integren a naciones en desarrollo, pero es crucial que se haga, agregó Dervis.

"Los mercados emergentes de países en vías de desarrollo como Brasil, China o India tienen un importantísimo rol que jugar en la economía mundial y algunos de ellos tienen enormes recursos con los cuales participar", dijo el director del PNUD.

La Casa Blanca anunció el miércoles que el presidente George W. Bush organizaría un reunión de líderes mundiales el 15 de noviembre para debatir sobre la crisis. Los invitados serán gobernantes de países del G20, lo que incluye al G7 y economías emergentes claves como China, Brasil, Arabia Saudita e India.

Dervis dijo que preocupaba que la crisis económica llevara a los países ricos a recortar la asistencia al desarrollo, lo que amenazaría la capacidad del mundo para alcanzar la meta de Naciones Unidas de reducir fuertemente la pobreza para el 2015.

"En realidad no hemos visto ninguna señal de reducción en los recursos para la ayuda oficial para el desarrollo o programas retrasados", reconoció Dervis. "Pero, por supuesto, todavía es pronto y el tema nos preocupa", aclaró.

Dijo que el impacto sobre la ayuda al desarrollo se haría claro cuando los países aprobasen sus presupuesto para el 2009 y 2010. Agregó que los esfuerzos coordinados para calmar los mercados financieros del mundo eran importantes, pero que habría consecuencias presupuestarias.

"Los déficit en países ricos, desarrollados e industrializados, están subiendo", concluyó Dervis. "Así que habrá presión fiscal", indicó.

Atención al sector inmobiliario

Los Gobiernos mundiales deben enfrentar los problemas en los sectores inmobiliarios de sus países si aspiran a resolver la actual crisis financiera global, dijo el miércoles una importante funcionaria de Naciones Unidas.

La crisis del crédito que estremece al sector bancario mundial debe ser vista como una "crisis financiera inmobiliaria", que deja a los más pobres abandonados, dijo Anna Tibaijuka, directora ejecutiva del Programa Hábitat de las Naciones Unidas (ONU-HABITAT).

"Obviamente no puede haber una sociedad armónica si las personas no están seguras en sus propios hogares", dijo la funcionaria en el lanzamiento de un informe de la ONU sobre el estado de las ciudades mundiales.

"La crisis financiera que enfrentamos hoy no puede ser vista como un evento - es un proceso que se ha ido formando en el tiempo y que ahora ha estallado", agregó.

Tibaijuka dijo que los Gobiernos deben hacer más para entregar casas más baratas para las personas de menores ingresos, porque la distribución de inmuebles accesibles no podía ser dejada enteramente al mercado.

El reporte de la ONU mostró que las mayores ciudades de Estados Unidos, incluidas Washington, Nueva York y Miami, tenían niveles de inequidad en los ingresos tan altos como algunas ciudades en países de África y Latinoamérica, como Nairobi, Santiago y Buenos Aires.

El informe decía que por primera vez en la historia la mitad de la población del mundo vive en áreas urbanas, confirmando las predicciones de la ONU de comienzos de año.

Las ciudades estadounidenses tienen niveles más bajos de pobreza que muchas otras ciudades del mundo desarrollado, pero la disparidad en los ingresos ha subido sobre el punto "en el que las ciudades y los países deberían poner a la inequidad como tema urgente", decía el reporte.

El texto apuntaba al factor de la raza como uno de los factores más importantes para determinar la inequidad en Canadá y Estados Unidos.

Tibaijuka advirtió que la proporción de personas viviendo en condiciones de pobreza en naciones ricas podía crecer por la crisis del crédito.

Agregó que la desigualdad en las ciudades era una "garantía para disturbios, para agitación social", pero que los alcances de la crisis en naciones ricas dependerían de cuántas personas terminen perdiendo sus hogares.

"No me sorprende que ahora los Gobiernos se involucren en la materia porque sin liderazgo, sin gobernabilidad, hay claras pruebas de tensión social", dijo.

Ahora ve
No te pierdas