Obama o McCain, ¿Quién será presidente?

No hay plazo que no se cumpla y este martes los estadounidenses decidirán quién será su preside la mayoría de los sondeos da por triunfador a Obama, pero McCain podría dar la sorpresa.
Barack Obama y su esposa Michelle hicieron su voto en una ca
WASHINGON (CNN) -

No hay plazo que no se cumpla, este martes 4 de noviembre el demócrata Barack Obama y el republicano John McCain se enfrentan al veredicto de los votantes estadounidenses tras una larga y amarga campaña para llegar a la Casa Blanca, con Obama manteniendo una decisiva ventaja en las encuestas nacionales.

Se espera que al menos 130 millones de estadounidenses voten al sucesor del impopular presidente republicano George W. Bush y establezcan el curso de acción del país para los próximos cuatro años en temas como la crisis económica, las guerras en Irak y Afganistán, una revisión del sistema de salud y otros asuntos.

Los primeros centros de votación comenzarán a cerrar en partes de Indiana y Kentucky a las 18:00 hora local (2300 GMT). En los otros 48 estados los comicios irán cerrando paulatinamente en las siguientes seis horas.

Obama, de 47 años, está cumpliendo su primer periodo como senador por Illinois y podría convertirse en el primer presidente negro de Estados Unidos.

Los sondeos de opinión indican que supera a McCain en una cantidad de estados suficientes para obtener más de los 270 delegados electorales que necesita para ganar.

Una victoria de McCain, que tiene 72 años, lo convertiría en el presidente de más edad al comenzar un primer mandato y transformaría a Sarah Palin en la primera mujer en alcanzar la vicepresidencia de Estados Unidos.

McCain, un senador por Arizona, adoptó una posición de desvalido y dice que está ganando terreno sobre Obama. El martes por la madrugada terminó en su Arizona natal una gira a través de siete estados, en un intento por evitar la peor desilusión en la historia política reciente.

"Es maravilloso estar en casa", dijo McCain en Prescott, recordándole a la multitud el mal historial del estado en lograr que los candidatos de Arizona sean elegidos a la Casa Blanca.

"Mañana vamos a revertir esa tradición desdichada y voy a ser presidente de Estados Unidos", agregó.

Obama fue el ganador en Dixville Notch, New Hampshire, la pequeña ciudad que tradicionalmente abre la votación justo después de la medianoche. Se impuso por 15 votos a 6 de McCain, convirtiéndose en el primer demócrata en vencer allí desde Hubert Humphrey en 1968.

Ambos candidatos reforzaron sus temas de campaña en las últimas horas de la carrera. Obama acusó a McCain de representar un tercer mandato para las políticas de Bush y de estar peligrosamente fuera de contacto en temas económicos.

"Cuando se trata de economía, la verdad es que John McCain ha estado junto al presidente Bush en cada paso que dio", dijo Obama ante 90.000 simpatizantes en su mitin final en Manassas, Virginia, un estado que los demócratas no ganan en una elección presidencial desde 1964, pero donde ahora Obama tiene opciones.

McCain, cuya campaña atacó a Obama como un socialista y lo acusó de ser "amigo" de terroristas, lo describió como un liberal que va a elevar los impuestos.

"El está en el carril más a la izquierda de la política estadounidense y está atascado ahí", dijo McCain refiriéndose a Obama en Blountville, Tennessee.

Sondeos de opinión muestran a Obama superando o empatando con McCain en al menos ocho estados conquistados por Bush en el 2004, incluidos Ohio y Florida, considerados los grandes premios de la elección.

Obama tiene una cómoda ventaja en todos los estados ganados por el demócrata John Kerry en el 2004.

Victorias arrolladoras en cualquiera de esos estados tradicionalmente republicanos, como Virginia, Colorado, Indiana y Carolina del Norte, posiblemente impulsarían a Obama a la Casa Blanca.

El demócrata tomó el control de la carrera el mes pasado mientras una creciente crisis financiera reforzaba su percibida fortaleza en la economía, y tras tres debates donde su firme actuación pareció reducir las dudas que aún persistían en algunos votantes.

En contraste, McCain ha luchado por distanciarse de Bush en un complejo escenario político para los republicanos, que intentan conservar la Casa Blanca por un tercer período consecutivo.

También se prevé que los demócratas amplíen sus mayorías en ambas cámaras del Congreso. Para ello necesitan obtener nueve escaños adicionales en el Senado y alcanzar una mayoría de 60 asientos, que les daría el poder para superar las trabas formales presentadas por los republicanos para dilatar los proyectos parlamentarios.

Esto aumentaría la presión sobre los demócratas para cumplir sus promesas de campaña de poner fin a la guerra en Irak, eliminar los recortes de impuestos de Bush para los más ricos y una reforma a un sistema de salud que mantiene a 47 millones de estadounidenses sin cobertura.

Obama perdió la voz en Carolina del Norte cuando habló sobre la muerte de su abuela, Madelyn Dunham, quien ayudó a criarlo. El candidato se había enterado más temprano de que Dunham había fallecido de cáncer en Hawai y la llamó una "heroína silenciosa".

Ambos candidatos presidenciales planearon más escalas de campaña para el martes. Obama votó en Chicago y viajará a Indiana para ayudar a impulsar la votación, mientras que McCain visitará Colorado y Nuevo México.

La asistencia a las urnas podría decidir el resultado y ambas campañas aceleraron operaciones multimillonarias para identificar a sus partidarios y hacerlos salir a votar.

Pero hasta un tercio de los votantes estadounidenses han registrado sus votos de manera anticipada. Asesores de Obama estaban incentivados por reportes de una fuerte asistencia demócrata en la votación temprana en estados clave como Colorado, Carolina del Norte y Florida.

 

 

Ahora ve
No te pierdas