Latinoamérica busca su integración

Gobernantes de la región se reunirán en Brasil para afianzar su unión ante los conflictos; la cumbre englobará al Grupo de Río y la recién creada Unión de Naciones Suramericanas.
El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, pretende
BRASILIA (AP) -

Una treintena de gobernantes de América Latina y el Caribe se reunirán la próxima semana en el norte de Brasil para discutir formas de afianzar la integración regional, en medio de disputas entre los países, incluido el anfitrión de la cita.

La Cumbre de América Latina y el Caribe se celebrará los días 16 y 17 de diciembre en Costa do Sauipe, en el estado nororiental de Bahia, por una iniciativa del presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, quien pretende impulsar la integración del subcontinente.

"En la región hay varios esquemas de integración, algunos con más de 50 años, y algunos tienen mecanismos de diálogo entre sí. La idea es profundizar ese diálogo", declaró Paulo Roberto Franca, coordinador de la cumbre de la cancillería brasileña.

El Grupo de Río aprovechará la reunión para formalizar la incorporación de Cuba a ese grupo informal de concertación política, mientras que los 12 países miembros de la recién creada Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) discutirían asuntos pendientes en su agenda, como la elección de su secretario general.

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, destacó el jueves que en la reunión de Bahia, estarán por primera vez "los de la familia. No como en la OEA (Organización de Estados Americanos) donde no estamos solo los de la familia, sino que está Estados Unidos, que representa otros intereses".

Pese al ambiente familiar que los organizadores quieren darle al encuentro, la cita también permitirá ventilar varias disputas entre los 33 países asistentes.

Brasil, idealizador de la cumbre, tiene un desentendimiento con Ecuador por la intención de Quito de suspender el pago de un crédito millonario otorgado por un banco oficial brasileño para la construcción de una planta hidroeléctrica que presentó graves fallas.

Bolivia está molesto por la decisión brasileña de construir dos represas hidroeléctricas sobre el fronterizo río Madeira, que teme pueda tener repercusiones en su territorio e incluso comisionó un estudio de impacto ambiental.

El presidente paraguayo Fernando Lugo también pretende insistir ante Lula en su reclamo de renegociar el tratado de 1973 que creó la gigantesca hidroeléctrica de Itaipú para aumentar los ingresos por la energía que vende a Brasil, el cual que ha rechazado cualquier modificación al tratado.

La Comunidad Andina, uno de los esquemas de integración más tradicionales de América Latina, está polarizado por los planes de Colombia y Perú de negociar acuerdos de libre comercio con terceros, ante la negativa de Bolivia y Ecuador.

Mientras tanto, Venezuela participará en la cita del Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, con Bolivia y Chile como miembros asociados) molesto por que su incorporación a la unión aduanera no se ha concretado debido a la negativa de los senados de Paraguay y Brasil a aprobar su entrada.

El gobernante mexicano Felipe Calderón ha buscado expandir la integración con países latinoamericanos como una salida a la crisis financiera internacional.

Por su parte, el senador brasileño Aloizio Mercadante consideró que América Latina debe aprender la lección de Europa, que salió de dos guerras mundiales con el proyecto de integración más avanzado de la historia.

"Europa vivió dos guerras, ha vivido grandes crisis, pero Europa entendió que su fuerza está en la unidad, que su estabilidad económica pasaba por eso. Esa lección de Europa la tenemos que traer aquí", declaró.

Ahora ve
No te pierdas