La crisis mundial es política: Kirchner

La presidenta argentina lamentó que las decisiones internacionales sean acordadas por unos poco criticó que las decisiones de la ONU y del FMI sean ignoradas por los países más poderosos.
Cristina Fernández dijo que la actual crisis mundial no es e  (Foto: )
COSTA DO SAUIPE, Brasil (CNN) -

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, afirmó el miércoles que la crisis que ensombrece al mundo no es económica y financiera, sino del orden político que pone las decisiones en manos de unos pocos países.

Hablando a sus colegas en una cumbre de América Latina y el Caribe en el balneario brasileño Costa do Sauipe, Fernández reclamó que las determinaciones de los organismos internacionales deben cumplirlas todos, y no las naciones débiles.

Fernández subrayó que en dos días se realizó en Brasil esa cumbre y otras de la unión aduanera Mercosur, de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) y del Grupo de Río, un organismo de concertación política.

Pero dijo que eso "patentiza el principal problema que tenemos como espacio político (...) que es, creo, el de carecer de un sistema de decisión", como tienen organizaciones y países.

La cumbre de América Latina y el Caribe, convocada por el presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, tuvo como principal objeto analizar la crisis financiera global y discutir acciones para proteger a la región.

Pero Fernández dijo que "esta no es una crisis económica y financiera, creo que es una crisis de un orden político que también tenía un sistema de decisiones en el cual un grupo muy reducido de países decidía por el resto del mundo, paralelamente a todos los organismos multilaterales políticos".

La presidenta mencionó, como ejemplo, a las Naciones Unidas y al Fondo Monetario Internacional (FMI), cuyas resoluciones, dijo, "deben ser respetadas por los débiles" e ignoradas por "los países más poderosos".

"Esto es lo que resulta intolerable", agregó.

Refiriéndose a las exigencias del FMI, indicó que "jamás le fueron aplicables a la primera economía del mundo, que tiene la ventaja, además, de ser moneda de reserva".

"El problema no es solamente económico y financiero, es profundamente político, porque existe un doble estándar inadmisible y cada vez más visible en un mundo que, gracias a la globalización de las comunicacines, estas cosas se advierten con mucha rapidez", agregó.

 

Ahora ve
No te pierdas