Bélgica busca primer ministro

Los distintos partidos políticos aún no se ponían de acuerdo sobre quién asumirá el puesto; el país cayó en su tercera crisis política al dimitir el gobierno del primer ministro Yves Leterme.
La economía de Bélgica se dirige a la recesión.
BRUSELAS (CNN) -

Bélgica buscaba este lunes un nuevo líder que ayude al país a salir de la crisis económica y política que vive, aunque había pocas muestras de que los distintos partidos puedan ponerse de acuerdo sobre quién asumirá el puesto de primer ministro. Bélgica cayó en su tercera crisis política en un año el viernes cuando el gobierno del primer ministro Yves Leterme presentó su dimisión tras un informe del Tribunal Supremo que recogía que había indicios de intromisión política en un caso judicial sobre el rescate del grupo financiero Fortis.

Leterme descartó el domingo una vuelta al poder, lo que ha dejado a los cinco partidos de la coalición peleándose para hallar un sucesor.

Jean-Luc Dehaene, que dirigió el país entre 1992 y 1999, surgió el lunes como el candidato más probable a encabezar un gobierno interino hasta junio de 2009, cuando podrían celebrarse elecciones parlamentarias coincidiendo con los comicios regionales y europeos.

"Creo que existe una posibilidad elevada de que sea Dehaene", dijo Carl Devos, especialista en política de la universidad de Gante.

"Tiene experiencia, ha sido primer ministro, y será un gerente eficaz de la crisis", añadió.

El nuevo dirigente tendrá bastante trabajo.

Bélgica, sede de la OTAN y de la Unión Europea, caerá previsiblemente en recesión este trimestre y necesita urgentemente sacar adelante un paquete de ayuda de 2,000 millones de euros y un acuerdo salarial, además de encontrar una solución a la debacle de Fortis.

Los inversores de Fortis, cuyas acciones han caído a cerca de un euro, desde los 30 de abril del 2007, han desafiado con éxito la fragmentación del grupo y la venta de activos al banco francés BNP Paribas y ahora argumentan que los acuerdos han de ser renegociados.

Sin embargo, los dirigentes flamencos tienen reservas sobre Dehaene, que pasó a ser presidente de Dexia, rival de Fortis, tras la bancarrota del grupo francobelga en octubre, argumentando reparos con su tendencia de izquierda.

Otros posibles sucesores son el presidente de la Cámara Baja del Parlamento, Herman Van Rompuy; el ex primer ministro Guy Verhofstadt; el ministro de Economía Didier Reynders y Marianne Thyssen, jefa de los democratacristianos flamencos.

Bélgica ha ido de crisis en crisis desde las elecciones generales de junio de 2007, principalmente por el fracaso de Leterme en mediar en un acuerdo entre los partidos de habla neerlandesa que quieren más poder para los hablantes flamencos y los franceses que temen que tal iniciativa haga pedazos el país.

Anteriores crisis llevaron a los medios a especular con que el país, de 178 años de historia, podía escindirse en dos. El tema saldrá de nuevo a la palestra, especialmente a medida que se vayan acercando las elecciones de junio.

Ahora ve
No te pierdas