Dile adiós a los mitos de fin de año

Científicos desmienten que las cenas a altas horas de la noche provoquen aumentos de peso; niegan que los dulces causen hiperactividad en los niños y que haya cura alguna para la resaca.
No existe sustento científico para culpar a las fiestas de f  (Foto: Dreamstime)
LONDRES (CNN) -

Piense dos veces antes de culpar a los dulces porque sus hijos están fuera de control en esta temporada navideña, y tampoco culpe de los kilos de más a las cenas a las que asiste durante las fiestas. ¿Una aspirina para curar la resaca? Olvídelo.

Estos son los consejos de dos investigadores que están buscando derribar algunos mitos comunes relacionados con la salud que suelen reaparecer una y otra vez durante las fiestas de fin de año, pero que ellos aseguran que tienen poco respaldo científico.

"En busca de la verdad científica, aún creencias médicas ampliamente defendidas requieren exámenes y nuevas revisiones", escribieron Rachel Vreeman y Aaron Carroll, de la Escuela de Medicina de la Indiana University, en British Medical Journal.

"La temporada de las fiestas presenta una nueva oportunidad para probar las creencias médicas que suelen aparecer durante esta época del año", agregaron los expertos de la universidad estadounidense.

Ambos científicos revisaron varios estudios previos y buscaron en Internet evidencia que respalde o refute las creencias populares, como aquella que dice que la planta navideña poinsettia, también conocida como Flor de Pascua o Estrella de Navidad, es tóxica. No se preocupe, no lo es.

Muchos padres creen que el azúcar de los dulces, de los chocolates y de otros alimentos vuelven hiperactivos a los chicos, pero la investigación demuestra que esto no es así. La relación existe más que nada en la mente de los papás, indicaron los autores.

"Más allá de lo que puedan creer los padres, el azúcar no es responsable de que los pequeños estén fuera de control", escribieron los expertos.

Asimismo, las personas suelen preocuparse durante las fiestas por el aumento de peso, debido a la gran cantidad de cenas de celebración. Pero comer tarde a la noche no implica un problema cuando se trata de engordar, según los estudios que revisaron Vreeman y Carroll.

Otro mito es la creencia equivocada de que la mayor parte del calor del cuerpo escapa por la cabeza, lo que lleva a las personas que viven en el hemisferio norte a dar demasiada importancia al uso de gorros de lana cuando las temperaturas descienden mucho en esta época, agregaron los expertos.

"Si esto fuera cierto, las personas tendrían el mismo frío si salieran sin pantalones que sin sombrero. Pero salta a la vista que no es así", dijeron los investigadores.

Y para los amantes de la juerga que piensan que tienen un truco para prevenir o curar la resaca, Vreeman y Carroll afirman que la moderación es la única forma de escapar al punzante dolor de cabeza que genera.

"Desde aspirina hasta bananas y (pasta para untar) Vegemite y agua, las búsquedas en Internet presentan una lista aparentemente interminable de alternativas para prevenir o tratar la resaca causada por el alcohol", indicaron.

"Sin embargo, no hay evidencia científica que respalde ninguna cura o prevención efectiva de las resacas por alcohol", finalizaron los autores.

Ahora ve
No te pierdas