Argentina anuncia medidas para el agro

El gobierno lanzó beneficios para productores rurales ante la sequía que ha causado graves pérdidas; pero el sector aún reclama la reducción a los impuestos a las exportaciones.
Argicultura  (Foto: Archivo)
BUENOS AIRES (CNN) -

El Gobierno argentino lanzó el miércoles créditos baratos y otros beneficios para los productores rurales, aunque las medidas fueron consideradas insuficientes por un sector golpeado económicamente y enfrentado con la presidenta Cristina Fernández.

El sector rural argentino atraviesa una difícil situación debido a una severa sequía que ya provocó fuertes pérdidas en la cosecha de granos y en la producción ganadera y por la estrepitosa caída que registraron los precios de las materias primas en los últimos meses.

"Estamos dando respuesta a una necesidad de los productores", expresó Fernández al realizar los anuncios.

Entre otras iniciativas, el Gobierno otorgará créditos a baja tasa para la compra de maquinaria agrícola -una industria muy golpeada por la caída en la actividad-, atará los precios de los fertilizantes a los de los granos y brindará financiamiento para las exportaciones.

Fernández también anunció beneficios para los productores lecheros y de ganado de las áreas perjudicadas por la sequía.

Sin embargo, no redujo los impuestos a las exportaciones de granos, una medida muy reclamada por el sector agropecuario, especialmente tras la caída de precios que registraron las materias primas en los mercados internacionales desde julio.

"No vemos positivos estos anuncios", dijo en una conferencia de prensa Eduardo Buzzi, presidente de la Federación Agraria Argentina, una de las cuatro entidades rurales enfrentadas con el Gobierno.

"La presidenta debería reconocer que debe reacomodarse el nivel de retenciones (impuestos a las exportaciones)", agregó.

El sector agrario se encuentra distanciado del Gobierno desde el duro enfrentamiento del 2008 por una iniciativa oficial para subir el impuesto a las exportaciones de soja, el principal cultivo del país.

Tras meses de huelgas rurales, bloqueos de rutas y masivas manifestaciones que sumieron al Gobierno en una crisis, el impuesto fue descartado por el Congreso, pero la relación entre la presidenta y los productores no mejoró desde entonces.

Fernández dio a entender el miércoles que los impuestos a la soja no se reducirán, al argumentar que los actuales valores internacionales, aunque inferiores a los de hace seis meses, son similares a los de épocas anteriores.

"Durante toda la gestión del anterior presidente (hasta fin del 2007) tuvo un precio más bajo la soja que el que hoy tiene internacionalmente", explicó.

Argentina es uno de los mayores proveedores mundiales de soja, maíz, trigo y carne vacuna.

Ahora ve
No te pierdas