México importará know how australiano

Australia ha desarrollado su industria ambiental y está interesado en asesorar a México en el tema; algunos puntos clave son los proyectos sustentables, las energías limpias y la educación ambiental.
Contaminación
Juliana Fregoso
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Cansado de ser el país más expuesto a los efectos del cambio climático y de estar en la lista de las principales naciones que emiten la mayor cantidad de gases de efecto invernadero a la atmósfera, Australia se dio a la tarea de desarrollar su industria ambiental. Ahora, el país comparte su know how con México, asegura la embajadora de Australia en México, Katrina Cooper.

De acuerdo con datos del reporte Growing The Green Collar Economy, elaborado por el gobierno australiano, durante la próxima década los sectores de alto impacto ambiental, como la construcción y el transporte, crecerán 10% en el mundo lo que prende focos de alerta en países en desarrollo, como México, que no cuentan con programas agresivos para reducir las emisiones contaminantes.

"En 2008 vinieron científicos australianos para ver si hay líneas de colaboración y fue algo muy positivo. Pero no sólo nosotros tenemos cosas que aportar, también México como su diseño de escuelas sustentables en el Estado de México", dice Cooper.

El abasto de agua es un problema que comparten ambos países, por lo que el puerto lejano puede aportar sus tecnologías de riego profundo para optimizar el uso del vital líquido, toda vez que en México se pierde, por evaporación, 70% del agua de riego.

Entre otros sectores en los que Australia puede aportar asesoría a México están la producción de ladrillos ecológicos, generación de energías limpias, cómo trabajar estrechamente gobierno y empresas en proyectos sustentables. Un punto nodal es la educación en los hogares.

 "Nosotros tenemos un programa en el que los expertos van a las comunidades y le explican a la gente, con números reales, los beneficios que puede obtener si cambia los focos, si separa la basura, si hace un uso eficiente del agua", señala Cooper.

Algunos ejemplos australianos que se pueden replicar en otros países es el de la planta solar de Windorah, en Queesland, que a través de celdas producirá en el corto plazo 300,000 kilowatts hora de electricidad, reduciendo hasta en 100,000 litros su consumo anual de diesel, lo que representará una reducción en la emisión de gases de efecto invernadero de unas 300 toneladas anuales.

A finales de febrero habrá una segunda reunión entre científicos de ambos países, en la que se espera que participen, entre otros, representantes de Conagua, Sagarpa, La Universidad Autónoma de Chapingo y la UNAM.

Ahora ve
No te pierdas