En el Senado de EU avanza plan de Obama

La Comisión de Finanzas engrosó el paquete de estímulo económico a unos 887,000 mdd; la de Asignaciones aprobó su porción de la ley de estímulo, que equivale a 365,600 mdd en gastos.
WASHINGTON (CNN) -

Una comisión clave del Senado de Estados Unidos engrosó el martes el paquete de estímulo económico a unos 887,000 millones de dólares, mientras el presidente Barack Obama trataba de vencer el escepticismo de algunos legisladores republicanos.

La Comisión de Finanzas del Senado aprobó su porción de 522,000 millones de dólares por 14 votos contra 9 con algunos cambios en el área impositiva que agregaron unos 70,000 millones al monto original para el paquete legislativo, calculado en principio en 825,000 millones de dólares.

La Comisión de Asignaciones del Senado, en una votación favorable 21-9, también aprobó su porción de la ley de estímulo, que equivale a unos 365,600 millones de dólares en gastos.

La aprobación en las dos comisiones allana el camino para que el Senado en pleno comience a debatir el proyecto, que los demócratas quieren tener aprobado la semana próxima.

La Cámara de Representantes votaría su propia versión del paquete de estímulo el miércoles, aunque no incluirá los cambios en el tema impositivo.

Ambos cuerpos del Congreso deberán pulir sus diferencias antes de que el proyecto se convierta en ley.

Al tiempo que las comisiones del Senado votaban sobre el proyecto, Obama se reunía con los republicanos en el Congreso, que han estado bregando para que la legislación contenga más recortes impositivos y menos gasto.

La Cámara podría comenzar el debate sobre su versión de las medidas el miércoles, mientras que el Senado evalúa realizar una sesión durante el fin de semana para hacer lo mismo.

"Durante los dos últimos meses, se han perdido más de un millón de empleos. Podríamos esperar pérdidas similares si no actuamos", dijo el presidente de la Comisión de Asignaciones del Senado, Daniel Inouye.

Varios republicanos de la comisión se quejaron de que el plan destinado a reactivar inmediatamente a una economía en recesión contenía inversiones que no generarían empleos y que era impulsado demasiado rápido a través del Congreso.

"Estamos tirando dinero por la alcantarilla", dijo el senador republicano Christopher Bond, agregando que el proyecto de ley no sanaría la crisis financiera que está en el corazón de una economía enferma.

Pero los republicanos se abstuvieron de hacer modificaciones, y en cambio esperan hacerlo una vez que el proyecto sea tratado en el pleno del Senado.

El republicano de más rango en la comisión de Finanzas, el senador Charles Grassley, se quejó de que los republicanos no tuvieron mayormente injerencia en la parte del paquete que le correspondió a la comisión. "Nunca estuvimos realmente en la mesa de negociación", dijo.

"Quiero dejar en claro que la mayor parte de nosotros concuerda con el presidente Obama en que un paquete de estímulo es muy, muy necesario", dijo Grassley.

"Donde disentimos es en el nivel de si el motor debe ser el gobierno o el sector privado", agregó el senador.

 

Ahora ve
No te pierdas