Kellermann vivía bajo un intenso estrés

El director de Freddie Mac que se suicidó tuvo que entregar el control de la empresa al gobierno; sus vecinos dicen que había perdido peso y le sugirieron que mejor renunciara a la hipotecaria.
Freddie Mac  (Foto: Archivo)
VIRGINIA, EU (AP) -

A fines del año pasado, los prósperos días del gigante hipotecario Freddie Mac habían terminado, y a ejecutivos como David Kellermann sólo les quedaron jornadas llenas de tensión en las que había que recoger los escombros de la empresa bajo el escrutinio de las autoridades.

Tras asumir el papel de director interino de finanzas cuando el gobierno tomó el control de la compañía en septiembre, Kellermann trabajó durante varias semanas junto a reguladores federales conocidos como "sombras", que acompañaban a los ejecutivos en todo momento, cuestionando sus decisiones y reportándolas al gobierno para que éste las aprobara.

Últimamente parecía que los efectos de la presión comenzaron a salir a la superficie. Los vecinos decían que Kellermann había perdido peso y empezaron a sugerirle que renunciara.

Kellermann, de 41 años, fue hallado muerto en su sótano esta semana en un aparente suicidio, apenas un día después de haber hablado con un funcionario de recursos humanos en la compañía y de que éste le pidiera tomarse unos días libres porque había trabajado largas horas.

Después de siete meses de intentar ayudar a que la compañía saliera de un desastre financiero, algunas personas cercanas a él se preguntan si no fue demasiado trabajo para Kellermann el intentar recuperar lo que pudiera salvarse de la empresa.

"Si hubo una razón (para el suicidio) tuvo que ser el estrés, el creciente estrés y la presión de una compañía... trabajó muy duro para ayudar y reanimar y hacer el bien", dijo David Gorder, un productor cinematográfico que vive en Hollywood Hills, California, el cual fue compañero de Kellermann en una fraternidad cuando estudiaron juntos en la Universidad de Michigan. "Tal vez se guardaba demasiadas cosas en su interior".

La compañía reconoció el martes el estrés que enfrentaba Kellermann, cuando el director de recursos humanos de Freddie Mac le pidió que se tomara un tiempo libre porque había estado trabajando hasta muy tarde, dijo una persona cercana a la empresa que pidió guardar el anonimato porque no tenía autorización para hablar sobre el tema en público. Kellermann aceptó la propuesta.

Pero nunca regresó. El miércoles, las autoridades que respondieron a una llamada al teléfono de emergencias hallaron su cadáver en la casa que compartía con su esposa y su hija de 5 años.

Puede ser un misterio qué es lo que hace que la gente -incluso aquellos que aparentemente son exitosos- se quiten su propia vida. Pero es evidente que Kellermann había estado bajo un inmenso estrés en Freddie Mac, empresa que ha enfrentado un torrente incesante de malas noticias desde hace seis años, cuando un escándalo contable obligó a la renuncia de dos altos ejecutivos.

Kellermann había ascendido poco a poco en Freddie Mac desde que comenzó a trabajar allí como contador hace 16 años. Gorder, que compartía un apartamento con él cuando entró a la compañía, recordó lo mucho que le gustaba su empleo.

"Su amor por Freddie Mac era ilimitado", dijo Gorder. "Nunca conocí a nadie tan dedicado... a hacerse una carrera y sobresalir dentro de las filas de la compañía. Estaba encantado con el trabajo y con ser un contador".

 

Ahora ve
Esto es lo que verás en ‘La forma del agua’, del mexicano Guillermo del Toro
No te pierdas
×