Mexicanos relatan malos tratos en China

Un grupo de 138 personas llegó a México luego de ser puestos en cuarentena por China; se quejaron de que las autoridades asiáticas los discriminaron y los trataron como delincuentes.
CIUDAD DE MÉXICO/PEKÍN (Notimex) -

Los mexicanos que llegaron de China este miércoles aseguraron haber sido víctimas de discriminación y maltrato injustificable, e incluso señalaron que, en algunos casos,  fueron tratados "como delincuentes".

Un avión de Aeroméxico fletado por el gobierno mexicano repatrió este miércoles de China a 138 ciudadanos mexicanos, después de que China los retuviera por supuesta influenza humana.  

La misión diplomática mexicana en China y varios mexicanos criticaron las acciones tomadas por Pekín, ya que, aseguraron, muchos fueron puestos en cuarentena sólo por poseer un pasaporte de México.  

Al ofrecer una conferencia de prensa luego de bajar del avión de Aeroméxico en el que fueron traídos, Mirna Berlanga, Marco Antonio Zaldívar, Alberto Villas, José Granados y María de Lourdes Castañeda  coincidieron en que recibieron un trato inaceptable, aunque cada caso fue distinto.

Otra de las mexicanas, Rosa Martha García, reconoció haberse sentido discriminada y aseguró que en cuanto vieron el avión donde regresarían al país todos los mexicanos "lloramos y nos abrazamos".

Relató que desde el momento en que llegó a Hong Kong le fue impedido el acceso al hotel donde tenía reservación (Ramada) e incluso acusó al gerente de haberla sacado de manera discriminatoria con el argumento de que siendo mexicana no podría hospedarse ahí.

Marco Antonio Zaldívar señaló que el hospedaje para cualquier mexicano en Hong Kong fue cancelado sólo por la nacionalidad y sin importar el estado de salud de las personas.

Insistieron en que durante su estancia en China fueron objeto de una vigilancia exagerada, pues en alguno de los casos un camión con ocho pasajeros mexicanos era escoltado por 32 ambulancias, ocho motocicletas y varias patrullas, llegando al grado de cerrar puentes vehiculares para que pasara.

Mirna Berlanga relató que en su caso vivió horas de auténtica angustia, porque en cuanto llegó a China procedente de Estados Unidos  la confinaron a un hospital móvil donde permaneció más de cuatro horas aislada, sin atención médica y sin poderse comunicar con nadie, pues los oficiales chinos no hablaban inglés, mucho menos español.

Señaló que ella y otros mexicanos que iban en el mismo vuelo fueron igualmente confinados y llevados a un hotel con pésimas condiciones, a donde ni siquiera dejaban entrar al cónsul mexicano.

En los diferentes tramos del trayecto para abordar la nave de Aeroméxico en el que regresaron el personal de la embajada mexicana sufrió maltrato y vejaciones, pues no se le permitió el libre tránsito, incluso en varios momentos tuvieron que hacer gestiones extraordinarias para que las personas pudieran llegar al avión.

Los connacionales relataron el caso de una familia conformada por los padres y tres niños que fue confinada en un hospital que describieron como inmundo, en el cual había basura y sangre por todos lados y de donde no los dejaron salir en varios días. Sigue Inclusive hubo un momento de tensión en el regreso, pues uno de los grupos que se incorporó al avión en alguna de las escalas recibió vestimenta esterilizada de pies a cabeza.

Tanto ellos como los pasajeros que ya venían en la aeronave fueron informados de que había un enfermo y ambos grupos suponían que esa persona venía en el otro grupo. Finalmente se aclaró que el mexicano enfermo de influenza se quedó en China para recibir atención médica.

Entre las experiencias que se conocieron durante el vuelo de regreso se comentó el caso de unos mexicanos residentes en China que recibieron en su casa a unos amigos canadienses y que días después las autoridades chinas fueron a sacarlos de madrugada de su domicilio, y hasta el momento se desconoce su paradero.

Todos los mexicanos que participaron en la conferencia coincidieron en que son las autoridades chinas y no el pueblo de ese país las responsables del maltrato y discriminación, aunque opinaron que la reacción excesiva se debe a la experiencia previa con la epidemia de influenza aviar en ese país.

Ocho permanecen en China

Al menos ocho mexicanos siguen en cuarentena en las ciudades chinas de Pekín y Shangai, luego que rechazaron regresar a su país en el avión que trasladó a decenas de sus compatriotas retenidos por supuesta influenza humana.  

"Ayer despedimos a los que se fueron y hoy un compañero y yo seguimos aislados en el hotel", dijo Notimex un mexicano residente en Pekín.  

Este mexicano, que vive desde hace dos años en la capital china con su esposa y sus tres hijos, fue puesto en cuarentena después de volver de un vuelo de negocios a Nueva Jersey, Estados Unidos.  

"Sigo sin entender mi caso. Hace más de dos meses que no voy a México y apenas pasé dos días en Estados Unidos", dijo la fuente, quien criticó las condiciones del hotel habilitado por el gobierno chino.  

"Deberían haber buscado algo mejor. No es un lugar para estar siete días. Todo está muy viejo", agregó el mexicano, quien pidió no revelar su nombre.  

Indicó además que el gobierno chino sigue tomando las medidas extremas de cuarentena, particularmente contra los mexicanos.  

"Hoy llegó al hotel una pareja de mexicanos que llegaron a Pekín procedentes de Tokio, donde efectuaban un viaje de turismo. Los han traído para ponerlos en cuarentena pese a que en el país nipón pudieron moverse libremente", explicó vía celular, ya que el hotel bloquea las llamadas entrantes a las habitaciones.  

En Shangai las medidas preventivas también siguen en vigor, pese a que los nacionales mexicanos tuvieron menos quejas sobre el trato recibido.  

Berenice Vega, una estudiante de Finanzas y Chino en la Universidad de Tongji, fue puesta en cuarentena en su casa después de estar en contacto con una mexicana que llegó a Shangai en el vuelo de Aeroméxico en el que había un infectado con el virus de la influenza humana.  

"Mi amiga llegó a Shangai el 30 de abril, en el vuelo donde venía el mexicano infectado que está en Hong Kong. Dos días después las autoridades se la llevaron a un hotel y a nosotras, que vivimos con ella, nos impusieron una cuarentena en casa de siete días", relató la joven.  

"Tenemos dos personas que se encargan de traernos comida y al mismo tiempo vigilan que no salgamos. Nos toman la temperatura dos veces al día. Pero no podemos quejarnos del trato recibido", concede.  

Otra estudiante de la misma universidad, también mexicana aunque no en cuarentena, criticó algunas actitudes de la escuela.  

"Los profesores se negaron a dar clase a los mexicanos hasta que estuviera claro que no teníamos la influenza humana.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Yo le envié un e-mail a la profesora y me dijo que las clases seguían, pero no para nosotros, hasta que pasara un tiempo prudencial", aseguró la fuente. 

China ha sido el país que ha aplicado las medidas más severas contra la epidemia de influenza, entre ellas la suspensión de vuelos directos entre el gigante asiático y México y la cancelación de importaciones de carne de cerdo mexicana.

Ahora ve
El sismo derribó una escultura y una cruz de la Catedral Metropolitana
No te pierdas
×