Reforma fiscal preocupa a inversionistas

Banamex considera que los mercados se cuestionan sobre la relación entre Gobierno y la legislatura; el grupo financiero estima que el déficit fiscal podría llegar a 2% en 2009 y a 3% en 2010.
CIUDAD DE MÉXICO (Notimex) -

La probabilidad de una reforma fiscal significativa se ha convertido en la principal preocupación entre los inversionistas, toda vez que la crisis de crédito global debilitó las cuentas fiscales del país, destacó este lunes el Grupo Financiero Banamex. Resaltó que antes de la crisis, el balance fiscal de México rondaba el 0% del Producto Interno Bruto (PIB), pero este año el déficit fiscal podría superar el 2% e incluso podría acercarse a 3% en 2010.

En ese sentido, los mercados se han cuestionado si esta débil posición fiscal podría impedir que la economía mexicana se beneficie de cualquier recuperación potencial en la economía de Estados Unidos.

 "Es en esa lógica que los inversionistas han centrado su atención en las expectativas de coordinación entre el Gobierno y la recién electa legislatura para autorizar reformas que mejoren el balance fiscal", señaló el grupo financiero en su análisis semanal.

Comentó que los nuevos diputados se enfrentarán a una agenda especialmente cargada, ya que además de desglosar el tercer Informe de gobierno, el paquete presupuestal para 2010 traerá un complejo y acalorado debate, dada la debilidad de las finanzas nacionales asumida para el próximo año.

"Creemos que el presidente Felipe Calderón enviará al Congreso, junto con el paquete presupuestal para 2010, una iniciativa de reforma fiscal para que los legisladores inicien la revisión de soluciones alternativas al problema fiscal", previó.

No obstante, admitió el grupo financiero, la coyuntura puede no ser políticamente propicia, ya que como resultado de la reciente elección legislativa intermedia, el PRI podrá fijar e impulsar la agenda legislativa.

Por su parte, el presidente Felipe Calderón está interesado en construir una salida estructural a la debilidad fiscal de la economía, pero la recesión establece un escenario muy complicado para discutir nuevos impuestos o el incremento de tasas, destacó.

En tanto, agregó, el intenso calendario electoral de 2010 sugeriría que la agenda de corto plazo del Partido Revolucionario Institucional (PRI) difícilmente contemplará una reforma fiscal sustantiva.

"Esto porque el PRI parece convencido, desde ahora, de que tiene asegurado el regreso a la Presidencia, si logra mantener un paso electoral victorioso en los próximos dos años", resaltó Banamex.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

En esa lógica, dijo, puede resultar poco sensato para el PRI, autorizar modificaciones fiscales sustantivas antes de la segunda mitad de 2010, cuando haya ya transcurrido la mayor parte de las elecciones locales de ese año.

Por ello, "estimamos que el momento político es poco propicio para avanzar significativamente en una solución estructural al problema fiscal en México", consideró el grupo financiero.

Ahora ve
Este país identifica a cada ciudadano en las calles en apenas segundos
No te pierdas
×