Obama, otro intento por reforma de salud

El presidente de EU planeó una nueva estrategia para sacar la iniciativa al sistema médico; esbozará un nuevo acercamiento al tema en un discurso la próxima semana.
WASHINGTON (CNN) -

El presidente de Estados Unidos Barack Obama, quien enfrenta bajos números en las encuestas y una oposición creciente a sus planes de reforma, ideó una nueva estrategia para llegar a un acuerdo en sus propuestas para mejorar el sistema de salud. Altos funcionarios dijeron el miércoles que Obama, que ha utilizado un importante capital político en su objetivo de revisar el sistema de seguros de salud, consideraba esbozar un nuevo acercamiento al tema en un importante discurso la próxima semana.

Esto coincide con el regreso de los legisladores al Congreso luego del receso de un mes, marcado por publicitadas reuniones de ayuntamiento que mostraron fuertes críticas al sistema de salud a los congresistas que visitaban sus distritos.

Obama tiene como objetivo general reducir los costos del sistema de salud y entregar un seguro médico a unos 46 millones de estadounidenses que no lo tienen. Pero la oposición se ha enfocado en la "opción pública", un seguro de salud gubernamental que Obama apoya como alternativa a las aseguradoras privadas.

La Casa Blanca, que enfrenta la resistencia coordinada de los republicanos y un tibio apoyo de algunos demócratas, marcó un tono más agudo a modo de intensificar la presión para aprobar la ley.

"Estamos entrando a una nueva fase en el debate", señaló Dan Pfeiffer, director adjunto de comunicaciones de la Casa Blanca.

"El Congreso vuelve del receso y durante los últimos días algunos republicanos importantes dejaron bastante claro que no están seriamente interesados en una solución bipartidista", declaró.

Otro funcionario de alto rango, quien habló bajo condición de anonimato, dijo que el debate sobre el sistema de salud está "entrando a una nueva fase", llevado en parte por comentarios negativos de dos senadores republicanos, Charles Grassley de Iowa y Mike Enzi de Wyoming.

Ambos legisladores habían formado parte de un grupo bipartidista que está buscando un compromiso.

El funcionario agregó que Obama considera que ahora es el momento de unir cuatro proyectos que han sido debatidos en el Capitolio a otras propuestas. "Básicamente todas las cartas están sobre la mesa", precisó.

"El presidente está considerando todas sus opciones sobre cómo avanzar el debate y lograr que la reforma sea aprobada. Esto incluye posiblemente presentar una visión más específica. Pero no se han tomado decisiones", explicó.

El presidente de la Comisión de Finanzas del Senado, Max Baucus, puso el 15 de septiembre como fecha límite para que se presente un plan bipartidista y declaró que de otra forma está listo para pasar la ley por la comisión, únicamente con el apoyo demócrata.

Retomando el control

Sondeos realizados durante el último mes indican una mayor preocupación de los estadounidenses consultados acerca del manejo de Obama del tema de asistencia médica y su popularidad entre los votantes ha disminuido.

Un sondeo de CBS News precisó que la mayoría de los estadounidenses encontró que las propuestas discutidas en el Congreso son confusas y expresaron que el presidente no ha explicado con claridad sus planes para reformar el sistema, que es su prioridad número uno en el plano legislativo.

"Los demócratas perdieron el control del debate sobre el sistema de salud y necesitan tomar la iniciativa y mostrarle a la gente lo que van a hacer", señaló Darrell West, director de estudios gubernamentales de Brookings Institution, entidad con sede en Washington.

"Aún deben responder la pregunta básica de cómo vamos a pagar por esto, porque hay varios planes de financiamiento flotando".

Obama no ha renunciado a la "opción pública" de seguro médico, que aunque es favorecida por su base liberal, enfrenta una fuerte oposición por la industria aseguradora, y muchos legisladores tienen dudas respecto a si tal opción podría ser aprobada en el Senado.

Como resultado, Obama y sus asesores han puesto menor énfasis en la opción pública durante las últimas semanas, enfatizando que quiere aumentar las opciones y competencia a través de la mejor alternativa posible.

Pero las proyecciones de un creciente déficit en el presupuesto a largo plazo dieron respaldan a los críticos que señalan que cerca de un billón de dólares es un precio demasiado alto para la reforma.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

La Casa Blanca argumenta que una entidad pública de seguros extenderá cobertura a estadounidenses que no están asegurados, además de competir con las compañías privadas, lo que derivaría en costos menores.

 

Ahora ve
Estos son los números de mayo, el mes más violento del gobierno de Peña Nieto
No te pierdas
ç
×