Uruguay va a segunda vuelta electoral

Proyecciones del escrutinio inicial de las elecciones generales dieron a Mujica una amplia ventaja; pero no logró directamente la jefatura de Estado y deberá ir a una segunda con Lacalle en noviembre.
MONTEVIDEO (CNN) -

El candidato de la gobernante izquierda de Uruguay, José Mujica, concedió el domingo que deberá ir a una segunda vuelta electoral con el opositor Luis Alberto Lacalle para dirimir la presidencia del país en noviembre.

Proyecciones del escrutinio inicial de las elecciones generales dieron al ex guerrillero Mujica una amplia ventaja, pero insuficiente para alcanzar directamente la jefatura del Estado y dar el Frente Amplio un segundo período consecutivo.

"La sociedad nos exige un esfuerzo más, es decir participar en una segunda vuelta", dijo el candidato de 74 años en conferencia de prensa.

Su compañero de fórmula, el ex ministro de Economía Danilo Astori, dijo que la del domingo fue "una votación que nos indica que nos dirigimos hacia la victoria, sólo que la victoria nos exige un reto más".

Por su parte el ex presidente Lacalle, de 68 años, declaró que el pueblo "eligió parlamento pero seguramente está pensando quien tendrá la capacidad de conducir al país desde el Poder Ejecutivo".

Cualquiera sea el resultado final del comicio presidencial, no traería cambios drásticos al rumbo moderado imprimido al país por la gobernante coalición Frente Amplio, similar en la región al de Brasil y Chile, según analistas y los propios candidatos.

La izquierda tampoco mantendría su dominio del Congreso, que requiere una mayoría absoluta de los votos válidos emitidos el domingo, o el total descontando nulos y en blanco.

Las proyecciones otorgaron a Mujica entre 46 y 48% de los votos emitidos el domingo, sin alcanzar la mayoría absoluta para mantener al Frente en el poder.

Lacalle, del conservador Partido Nacional, le seguiría con entre un 28.3 y un 30%, según las proyecciones de las encuestadoras Factum, Cifra y Equipos Mori.

Pedro Bordaberry, del Partido Colorado, la otra gran fuerza política histórica del país junto al Nacional, se ubicaría tercero con cerca del 18 por ciento de los votos.

Esas cifras determinan la necesidad de una segunda vuelta de la elección presidencial entre los dos más votados.

El lento conteo oficial confirmaba cerca de un 40 por ciento de los votos a Mujica, un 34% a Lacalle y un 19% a Bordaberry, cuando se había contabilizado el 21% de los circuitos electorales, dijo un funcionario de la corte electoral.

Bordaberry dijo que convocó al Comite Central de su partido para que decida su posición para noviembre, pero adelantó que "en lo personal voy a votar al doctor Lacalle".

Los votos de los colorados serían vitales para la intención de Lacalle de sacar a la izquierda del poder, al que llegó por primera vez en la historia del país en el 2005.

Mujica, popularmente llamado "Pepe", fue uno de los primeros en sufragar, al igual que el saliente presidente, el socialista moderado Tabaré Vázquez, quien goza de un alto nivel de aprobación.

Tras sufragar en el barrio obrero Cerro, el ex guerrillero se retiró a su pequeña granja en las afueras de Montevideo, donde se le vio trabajando la tierra con un tractor.

Lacalle, un veterano político apodado "Cuqui" que ocupó la presidencia entre 1990 y 1995 aplicando políticas liberales dominantes en la época, votó al final de la tarde en el barrio residencial de Pocitos.

Pocos cambios

Vázquez aplicó planes sociales de ayuda a los más pobres y una política económica ordenada y amigable con el mercado, que salvó a Uruguay de caer en recesión por la crisis global y aventó posibles temores de los inversionistas.

Mujica tiene una posición política más radical que el saliente mandatario, pero ha prometido seguir su línea, amigable con los mercados.

El banco de inversiones Barclays Capital dijo el viernes en un informe que piensa que "los resultados de las elecciones del domingo no plantean un riesgo inmediato para la economía o los activos del país".

Lacalle, abogado y dueño de campos, lanzó sólo críticas puntuales a la política económica del Frente durante la campaña y ha prometido en general mejorarla.

En tanto, según las proyecciones de las consultoras los electores habrían rechazado la anulación de una ley que descartó el juzgamiento de militares y policías acusados de violar los derechos humanos durante la dictadura, salvo casos específicos, refrendada en un referéndum en 1989.

Igual suerte habría corrido otra iniciativa para autorizar el voto epistolar para los uruguayos que viven en el exterior, estimados en cerca de 700.000 contra una población del país de 3,3 millones de habitantes.

 

Ahora ve
La detención de dos líderes independentistas enciende los ánimos en Cataluña
No te pierdas
×