Sepúlveda ofrece adelgazar gasto de CNDH

Ricardo Sepúlveda busca suceder a José Luis Soberanes en la Comisión Nacional de Derechos Humanos; declara estar en contra del aborto, pero también de criminalizar a las mujeres que lo practican.
Ricardo Sepulveda  (Foto: César Saavedra)
Mario de la Rosa
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Ricardo Sepúlveda promete ganar un salario 20% menor al de José Luis Soberanes si llega a la presidencia de la Comisión Nacional de Derechos Humanos. "Mi propuesta sería disminuir la diferencia que hay entre los salarios más altos, incluido el del presidente, y los salarios más bajos, hasta ponerlos en estándares internacionales que son de 7 u 8 puntos de diferencia", dice.

El ombudsman saliente gana un sueldo neto de 149 mil pesos, 30% mayor si se suman prestaciones, algo que a este abogado por la Escuela Libre de Derecho, con maestría y doctorado por la Universidad Panamericana, le parece exagerado.

"Yo creo que debería reducirse, quizá hasta ponerlo al mismo nivel de lo que  tienen los propios visitadores, es decir, que las responsabilidades más altas estén al mismo nivel (salarial), y que el propio presidente sea el ejemplo de reducir su salario.

"Si vamos a reducir los salarios de arriba y a aumentar los de abajo, que el que se reduzca más sea el del presidente, un 20% que se reduzca hasta que quede por debajo de un secretario de estado", ofrece.

La CNDH cuenta con el presupuesto más alto para un organismo de su tipo en América Latina, pero 71% de éste se va al pago de nómina. Sepúlveda ofrece eficientarlo.

"No entiendo por qué en la CNDH deban tener carros blindados cuando lo que hacen es defender a la ciudadanía.

"¿Por qué razón tiene que generarse ese temor? Parece que fueran policías y la CNDH es al revés, es de defensa. Yo suprimiría ese tipo de cosas.

"Pediría un plazo de 3 meses para hacer un diagnóstico muy a fondo del aprovechamiento del presupuesto, de su distribución, con el ánimo no de disminuirlo, porque no creo que sea una debilidad de la Comisión, creo que es una fortaleza.

"Creo que es un tema más de redistribución, hacia dónde hay que dirigirlo, creo que no hacia los recursos del personal, sino hacia las áreas donde repercute en la actividad de la propia Comisión, en tener más accesibilidad a la gente, más agilidad en las respuestas, más capacidad de investigación, no en los recursos que se llevan los funcionarios, sino en las actividades que lleva a cabo la institución", señala.

Ricardo Sepúlveda Iguíniz es uno de los 27 aspirantes a la presidencia de la CNDH, cuyo titular deberá ser electo por el Senado de la República a más tardar el 29 de octubre.

Crítico de la gestión de Soberanes, entre sus propuestas están transparentar a la Comisión, evitar distanciamientos con organizaciones sociales, y lograr que sus recomendaciones estén mejor hechas, tengan más legitimidad y, por ende, sean mejor atendidas.

"(La CNDH con Soberanes) ha cometido errores fundamentales; uno es el tema de la transparencia, otro el alejamiento con algunas de las organizaciones de la sociedad civil.

"Cuando la publicidad se vuelve estridencia, cuando se hace antes de concluir una recomendación como ha ocurrido (en el caso de la indígena Ernestina Ascencio), se vuelve una cuestión de politización o mediatización, eso también es un error fundamental", indica.

Contra el aborto, pero...

Sepúlveda es católico y para los de su religión el aborto es un pecado. Sin ambages se declara seguidor de este precepto como principio moral, pero asegura estar en contra de la criminalización de las mujeres que lo practican.

"Como principio personal estoy a favor del derecho a la vida desde el momento de la concepción, no tengo duda sobre ello, y estoy en contra de la criminalización de la mujer", dice.

- ¿Qué solución le das a una mujer que quiere abortar porque no desea el producto de una violación? ¿Crees que tiene o no derecho a decidir sobre su propio cuerpo?

Por supuesto que tiene derecho a decidir sobre su propio cuerpo, no cabe duda, pero decidir sobre su propio cuerpo no significa que pueda decidir sobre otra vida, no la califico más allá porque tampoco soy científico, pero de que hay vida evidentemente hay vida, le llamemos persona o no, y esa vida que incluso es una vida en potencia de un ser humano es una vida que es preferible defender. La solución que yo le propondría iría en la línea de que ese producto, ese niño cuando nazca, pueda ser atendido por otra persona, por una institución, pueda ser adoptado, otra serie de salidas que no impliquen el aborto.

"Ahora bien, ¿qué fundamentos tendría para dar un apoyo? son tres: el derecho a la vida como un principio que debe protegerse, un análisis de todos los otros derechos que están involucrados, como el derecho a la salud o el derecho a la sexualidad, y la propia ley, que es un criterio que debe de tomarse en cuenta en la rectoría social".

- ¿Defenderías los derechos de una mujer que, habiendo conocido los contras de hacerlo, quiere abortar y está en el marco de la ley en el DF?

Esa ley es vigente y tiene que respetarse el cumplimiento de esa ley. No creo que no puedas buscar otras soluciones, pero no puedo negarle a una mujer que pueda ejercer ese derecho, me tengo que atener a eso.

- ¿En qué casos sí defenderías que una mujer abortara?

El aborto terapéutico, es claro que por la confrontación que hay entre dos vidas se puede decidir por una de ellas, en los demás casos me parece que es un tema que hay que buscar soluciones alternativas que no criminalicen a la mujer.

- ¿La única posibilidad para que nuestro eventual próximo ombudsman apoye un aborto es un aborto terapéutico?

No puedo dejar que tampoco me encasilles así, porque además de que esto tiene mucho casuismo, no es un tema que el Ombudsman decida en términos generales, no es legislador ni juez, defiende derechos y de eso le queda mucha versatilidad y en esa flexibilidad y esa versatilidad puede por supuesto defender a una mujer en una situación en la que se encuentra comprometida, por ejemplo en caso de una violación, cabe o no defenderla  por supuesto, yo estaría en contra y, perdóname que así lo diga, entre tener una raya que diga yo estoy a favor y todo fuera o en contra y todos fuera de ese lado.

"Con los criterios que estoy dando doy mucha claridad a mi posición, en donde están mis principios y cómo los aplico frente a una sociedad plural y en una legislación dada".

- ¿Pero sí estás en contra del aborto?

Como principio estoy a favor del derecho a la vida, y eso no me queda la menor duda, desde el momento de la concepción.

- Y estar a favor del derecho a la vida desde el momento de la concepción es estar en contra del aborto...

Es estar en contra del aborto, a favor de otras soluciones alternativas, a favor de los derechos también sexuales y reproductivos, pero si tú me dices ‘estás en contra de los derechos sexuales y reproductivos de la mujer', no.

El futuro y el pasado

Si los senadores lo deciden, Sepúlveda será presidente de la CNDH en una época en que el Ejército es frecuentemente acusado de violaciones a las garantías individuales dentro de sus acciones para combatir al narcotráfico. ¿Qué opina de que los militares estén en las calles?

"Creo que debe estar el Ejército colaborando con la seguridad pública en las calles con ciertas limitaciones, la primera es la temporal: estar en las calles es una actividad excepcional para el Ejército,  no se puede volver ordinaria y por lo tanto debe estar limitada en el tiempo.

"Lo segundo, aunque parezca de Perogrullo pero es obvio, deben estar con respeto a los derechos fundamentales, que un operativo sea del Ejército o de la PFP no quiere decir que no esté limitado por el artículo 16 constitucional y tenga que respetar la orden del juez para una aprehensión o un cateo, todo eso limita al Ejército, estoy de acuerdo con que estén y creo que incluso hace falta una legislación más precisa que establezca exactamente cuáles son los fundamentos para que el Ejército pueda estar".

- ¿Y qué con la discusión sobre el fuero militar, cuál es tu postura?

"No cabe duda que las recomendaciones que hace la Corte Interamericana de Derechos Humanos están orientadas a que las violaciones de derechos humanos cometidas por militares donde haya la participación de un civil, deban ser preferentemente conocidas por tribunales civiles, pero por otro lado también entiendo las implicaciones que en el momento tienen para el Ejército.

"Mi solución ahora, más allá de que tengamos que caminar hacia una solución final, sería la de lograr que dentro de la justicia militar hubiera, incluso respetando su estructura actual, algunas modificaciones que ayudaran a la transparencia; y que también puedan intervenir personas civiles dentro de los propios tribunales, cosa que haría un primer paso para ir caminando hacia allá, sería lo prudente".

Sepúlveda confiesa haber votado en 2006 por el PAN para que Felipe Calderón fuera presidente de México, aunque afirma que su relación con él sólo se ha dado en dos formas, como condiscípulos, cuando ambos estudiaban en la Escuela Libre de Derecho, y como profesionales, cuando años atrás coincidieron como funcionarios públicos.

Hoy cree que la administración calderonista tiene un pendiente: indagar en los archivos del pasado y castigar a los responsables de las violaciones a derechos humanos en las últimas décadas.

"No puedes construir un verdadero estado de justicia si no combates la impunidad en todos sus ámbitos, incluso en el pasado; existe la recomendación sobre los hechos del pasado que no se ha concluido, no se ha dicho si se ha cumplido o no se ha cumplido, y al menos impulsar esa recomendación en sus aspectos de reparación que tampoco han sido atendidos sería una consigna muy clara (en la CNDH)", afirma.

- ¿Felipe Calderón tiene responsabilidad sobre hechos ocurridos hace más de 30 ó 40 años?

Es el Estado mexicano, no podemos decir que eso fue culpa de no sé qué presidente, el principio de justicia y el combate a la impunidad es de un estado, es de un pueblo, y no puede decir que sólo se ocupa de estos últimos 3 años.

Finalmente, Sepúlveda perfila dos pendientes más de la Comisión Nacional de Derechos Humanos que pretende priorizar de llegar a su presidencia.

"La CNDH es una Comisión que está hecha para atender violaciones a los derechos humanos en todos los campos y prácticamente el 70% de su trabajo se centra en los temas de justicia criminal, quedan todavía muchos otros campos, porque no toda la ciudadanía está dentro de esas problemáticas.

"¿Qué pasa con el resto de la sociedad y la CNDH?, yo pienso que prácticamente ni la conoce, y eso sería parte del nuevo dinamismo en el que yo estoy pensando en la Comisión, una que esté mucho más centrada en todas las problemáticas, en todos los tipos, cualquier violación a los derechos humanos es importante, aunque sea de un tipo o de otro, no es cuantitativo, los problemas que se tienen en el derecho al agua, en el derecho a la salud, hay que atenderlos de igual manera.

"Y dos: la Comisión tiene que ser también muy preventiva, lograr que las violaciones a derechos humanos no se den, quizá un buen ejemplo sea el de la materia de seguridad, pero podríamos irnos a la materia económica, que también es fuerte con lo que ahora está ocurriendo.

"Creo que la Comisión Nacional debe estar presente, no tiene ningún obstáculo dentro de su catálogo de funciones para anticiparse, lo puede hacer en términos de opinión, de colaboración, en términos de consulta, de muchas maneras (...) prevenir, dar mucho más seguimiento a las recomendaciones, incluso cuando no se cumplan, eso es a lo que me refiero con ese acercamiento a la ciudadanía y mayor efectividad, ése es el mensaje que doy y pienso.

"Los derechos humanos no están en contra del desarrollo económico, son perfectamente compatibles, incluso el desarrollo es un derecho humano, por lo tanto esto tiene que entenderse de otra manera, esto es la nueva etapa, la nueva visión con la que yo quiero y voy, si todo se da como pienso, a enfrentar esta candidatura de una forma muy constructiva y muy positiva", finalizó.

Ahora ve
Ellos son los 44 tripulantes del submarino desaparecido ARA San Juan
No te pierdas
×