El asilo es la única puerta para Zelaya

El mandatario depuesto sólo puede abandonar Honduras con ese estatus, dijo el Gobierno de facto; Manuel Zelaya trató a viajar a México pero fracasó por desacuerdos con el Gobierno de Micheletti.
TEGUCIGALPA (CNN) -

El Gobierno de facto de Honduras dijo este viernes que sólo le permitirá al depuesto presidente Manuel Zelaya salir del país bajo el estatus de asilado político y descartó concederle una amnistía por los cargos que hay en su contra.

Zelaya, refugiado desde hace casi tres meses en la embajada de Brasil en Tegucigalpa, trató el miércoles de partir hacia México desde la sede diplomática, pero su intento fracasó por desacuerdos con el Gobierno del presidente de facto Roberto Micheletti sobre los términos.

"Sólo se le puede autorizar su salida del país bajo la figura de asilo político por su condición de persona que enfrenta cargos y orden de captura en su contra", dijo el canciller de facto, Carlos López.

Zelaya tiene órdenes de arresto en su contra por supuestamente violar la Constitución al tratar de realizar una consulta popular que abriera paso a la reelección, y buscaba salir del país bajo la categoría de "huésped distinguido".

El depuesto mandatario fue sacado del poder el 28 de junio y llevado a Costa Rica, pero regresó secretamente al país el 21 de septiembre y desde entonces se refugia en la sede diplomática brasileña.

Zelaya pretendía llegar a México el miércoles pero el Gobierno del presidente interino, Roberto Micheletti sólo accedió darle un salvoconducto para que viajara como asilado, algo que el depuesto líder rechazó.

"El presidente no ha pedido asilo ni pedirá asilo. El presidente continúa con sus gestiones en busca de una salida para que se restituya la institucionalidad democrática en Honduras", dijo Rasel Tomé, el principal asesor político de Zelaya.

"Amnistía no tiene sentido"

López dijo que "no tenía sentido" hablar de una amnistía, pues había quedado descartada por negociadores de Zelaya y del Gobierno de facto en el llamado Acuerdo de San José, firmado en octubre y que buscaba acabar con la crisis desatada tras el Golpe de Estado de junio.

"Se ha cumplido todo lo relativo al Acuerdo de San José, la situación ha quedado clara, no tiene sentido esa petición porque sería una injerencia en los asuntos externos de Honduras", señaló.

La comunidad internacional ha reclamado sin éxito la restitución de Zelaya e incluso países que han reconocido las elecciones del 29 de noviembre, como Estados Unidos, aseguran que antes de que asuma el próximo presidente electo, Porfirio Lobo, es necesario restaurar el orden constitucional.

Puertas adentro, de acuerdo con una encuesta difundida este viernes por la firma Latinobarómetro, un 58% de los hondureños rechaza el golpe de Estado.

López dijo el jueves que podría permitirse la salida a Zelaya si acepta no ser restituido en el cargo, como decidió el Congreso la semana pasada, algo que descartó el depuesto mandatario, acusando al Gobierno de facto de tratar de hacerlo abandonar su lucha como condición para dejar el país.

La cancillería de Brasil dijo este viernes que Zelaya puede permanecer el tiempo que sea necesario en su sede en Tegucigalpa, aún cuando expire su periodo el 27 de enero, cuando Lobo tome posesión.

Ahora ve
Trump quiere un muro con paneles solares en la frontera con México
No te pierdas
ç
×