Artesanos oaxaqueños en la encrucijada

El conflicto político pone en riesgo, una vez más, la celebración de la Guelaguetza; los mercados de artesanías reportan una disminución del 40% en sus ventas.
Ulises Ruíz, Gobernador de Oaxaca. (Notimex)
Feike de Jong
OAXACA (CNNExpansión) -

La controversia alrededor de la Guelaguetza, la celebración folclórica oaxaqueña,  programada para los lunes 23 y 30 de julio, podría quitar la última esperanza a muchos artesanos oaxaqueños quienes viven del turismo.

 

“Si no hay Guelaguetza no sé que vamos a hacer,” dijo Joel Contreras, maestro tejedor de tapetes de Teotitlán del Valle. El mercado de artesanías del pueblo está vacío este domingo. Contreras dice que no ha vendido nada durante un mes, y que si no fuera por la producción agrícola, el pueblo ya se habría hundido.

 

Por el momento, la crisis política parece bajo un frágil control, pero la economía del estado no se está recuperando. Según Antonio Esteva, administrador de los mercados 20 de Noviembre, Benito Juárez y el de artesanías en el Centro Histórico de Oaxaca, las ventas en los 1,219 puestos del mercado siguen 40% por debajo de los tiempos previos al conflicto. Una cifra que se ha mantenido estable durante los primeros seis meses del año.

 

En Teotitlán el ambiente es de desesperación. Varios comerciantes de tapetes cuentan que simplemente no están vendiendo nada. Artesanos están saliendo hacia Estados Unidos para trabajar en las fábricas, campos y restaurantes. Cabe decir que son especialmente los jóvenes quienes se van y por eso este éxodo amenaza la continuación de prácticas artesanales que ya forman parte de la identidad mexicana, como las tapetes de Teotitlán del Valle, las alebrijes de San Martín Tilcajete y el barro negro de San Bartolo Coyotepec.

 

En un discurso en el senado en marzo, el senador Adolfo Toledo, del PRI de Oaxaca, comentó que el turismo bajó 40% desde el inicio de la crisis, y la venta de artesanía cayó 80%.

 

También este año los maestros han anunciado sus planes para bloquear el evento. Prometen hacer un plantón en el estadio que se usa por las festividades y piden la liberación de sus compañeros presos. La debacle política oaxaqueña que ha presidido el gobernador Ulises Ruiz promete volverse un largo vía crucis económico por todo el estado. Mientras los artesanos de Teotitlán siguen esperando con las manos vacías.

 

“Este conflicto no tiene que ver con nosotros, que hagan lo que necesitan hacer, pero [los maestros] no están castigando al gobierno con sus acciones, pero a gente como nosotros sí”, se queja Contreras.

 

Parece que los artesanos de Oaxaca no tendrán mucho que festejar en 2007.

Ahora ve
No te pierdas