Biotecnología, a salvo de los similares

Los laboratorios del mundo comienzan a blindar sus productos para impedir que surjan copias; los medicamentos biotecnológicos se obtienen de células vivas, lo que imposibilita su imitación
El mercado de biosimilares factura 44 mdd al año. (Dreamstim

¿Lo mismo pero más barato? En el caso de los medicamentos biotecnológicos esto no será posible.

Los laboratorios han comenzado a blindar sus productos para evitar, o al menos complicar, el surgimiento de fármacos ‘similares’, así intentan proteger un mercado que crece 17% cada año y factura 44,000 mdd a escala global.

El ex director de la Agencia Europea para la Información sobre Medicamentos, Jacques Mascaro, advirtió en una reunión con diputados, que la Unión Europea y EU trabajan en un marco legal que exija tanto a gobiernos como a productores de biosimilares, pruebas estrictas de similitud, de toxicidad, eficacia clínica y preclínica, así como estudios de inmunología.

Los medicamentos biotecnológicos se obtienen de células vivas, de proteínas humanas con ingeniería genética, por lo que no se pueden copiar ni siquiera comparar, “pero vemos un interés por crear la versión similar”, señala Mascaro. “Debemos crear nuevas regulaciones, lineamientos mundiales para la producción, distribución y etiquetado, que garanticen seguridad a los pacientes”.

Y México también tendrá que regular al respecto, en el país ya se comercializan productos biotecnológicos como Abones, un fármaco para la esclerosis múltiple, de Abott Laboratories, y otro que fue desarrollado por la UNAM para usarse como anticoagulante.

Según Biotechnology Market Outlook, 67% de los medicamentos en fase de desarrollo o aprobación son de origen biológico y se prevé un crecimiento continuo del mercado por lo menos hasta 2015.

Ahora ve
No te pierdas