Hay priistas y panistas que votarán por mí, dice Fernando Elizondo

El candidato de Movimiento Ciudadano al gobierno de Nuevo León asegura ser una figura conocida y capaz de competir con el PRI y el PAN
Nuevo León busca aumentar inversión en el estado
Autor: Porfirio Ibarra | Otra fuente: CNNMéxico

Fernando Elizondo ya encabezó el gobierno de Nuevo León, un estado del norte de México, cuando en 2003 sustituyó a Fernando Canales Clariond luego de que éste solicitó licencia al cargo para integrarse al gabinete del entonces presidente, Vicente Fox (2000-2006). 

Ahora, aspira nuevamente a ocupar esa posición —esta vez por la vía del voto— y para ello compite en las elecciones que se definirán el próximo domingo 7 de junio. 

Lo hace no bajo las siglas del Partido Acción Nacional (PAN), que lo postuló como candidato al cargo en 2009 y en el que militó hasta 2014, sino por Movimiento Ciudadano (MC), una fuerza de izquierda que históricamente ha tenido poca presencia en Nuevo León. 

Leer: Perfil de Fernando Elizondo Barragán

Para Elizondo, sin embargo, esta circunstancia no es un obstáculo para su campaña, pues afirma que su condición de exgobernador, extesorero estatal y exsecretario de Energía lo convierte en una figura conocida en la entidad y, por tanto, capaz de competir con Ivonne Álvarez, la candidata del Partido Revolucionario Institucional (PRI), y con el panista Felipe Cantú. 

Incluso, asegura que logrará captar el voto de militantes de esas fuerzas políticas. 

"Sin duda, hay bastantes panistas que va a votar por mí y hay priistas también que van a votar por mí, ya me lo han dicho, incluso gente que trabaja dentro del gobierno del estado. Ahí tengo simpatizantes también y qué bueno, la gente buena y la gente mala no se divide por partidos, está repartida por igual", dijo Elizondo en entrevista con CNNMéxico. 

El abanderado de MC reconoce que arrancó su campaña con perfil bajo, aunque asegura que está en condiciones de aprovechar factores como el descontento de los habitantes de la entidad con el actual gobernador, el priista Rodrigo Medina, con quien compitió en 2009. 

Por ejemplo, Elizondo es uno de los opositores al proyecto del acueducto Monterrey VI, impulsado por Medina bajo el argumento de que la obra es necesaria para llevar agua a la capital de la entidad desde el río Pánuco en Veracruz.

Sin embargo, para Elizondo y otros organismos civiles, Monterrey VI es costoso —su edificación se estima en 47,000 millones de pesos— además de innecesario para Nuevo León.

Lee: El proyecto hidráulico Monterrey VI, envuelto en la controversia

"Hay gente buena en el PRI y hay gente buena en el PAN y no están conformes con las cosas malas que se hacen", dijo Elizondo. 

"Yo sinceramente considero que es un mal gobierno (el de Medina), porque es un gobierno que está penetrado por todos lados de corrupción y de incompetencia", agregó. 

Incluso, Elizondo cree que Medina podría intervenir en la contienda para favorecer a su correligionaria Ivonne Álvarez, exalcaldesa que ganó la candidatura a figuras del PRI como la senadora Cristina Díaz y el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo. 

Elizondo, de 66 años e hijo del exgobernador priista Eduardo Elizondo, es uno de los dos candidatos que aspiran a evitar que la contienda sea entre los aspirantes del PRI y del PAN.

El otro es Jaime Rodríguez Calderón, el Bronco, quien compite como abanderado independiente. Sobre él, Elizondo consideró que es un candidato respetable y atractivo para algunos sectores, pero no para todos. 

Ambos, Elizondo y el Bronco, en estos comicios tendrán algo en común: su propósito de que en Nuevo León por fin gobierne una fuerza distinta al PRI y al PAN.

Tras las campañas que iniciaron el pasado 6 de marzo, los habitantes de Nuevo León votarán el 7 de junio para elegir gobernador, congreso local y a sus 51 alcaldes.

Ahora ve
A cien años del nacimiento del ‘ídolo de Guamuchil’, Pedro Infante
No te pierdas
×