Tecnovelocidad en el Mercedes CL 65AMG

La versión AMG del gran coupé alemán se muestra innovador y atlético; el modelo mezcla el refinamiento inglés y la tecnología alemana.
Un auto para disfrutar del paisaje a buena velocidad. (Condu  (Foto: )
Juan Ponieman

En el mundo de los coupés deportivos existen dos corrientes: los súper deportivos y los coupés veloces de paseo. El primer grupo está liderado por el Ferrari 430 y el Lamborghini Gallardo; en el segundo la cantidad de modelos es muy amplia: Jaguar XK, Porsche 911, Bentley Continental GT, entre otros.

Lo que marca la diferencia entre ambos bandos no son ni la potencia, ni la aceleración, sino el rendimiento deportivo. Por ejemplo: el BMW M6 y la Ferrari F430 disponen de 500 caballos de fuerza cada uno; los 95 kilómetros son alcanzados por ambos en menos de cinco segundos. Pero en un circuito… las discrepancias se presentan. El Ferrari circula a un ritmo que el modelo alemán no puede seguir. Quizás el arsenal científico lo aleje de su proyecto inicial.

De todos los casos aquí citados existe un gris en la tabla de blancos y negros. La división AMG de Mercedes Benz sabe mezclar de la mejor manera las tonalidades de sus automóviles para crear criaturas tan salvajes como las italianas, con el refinamiento inglés y la tecnología alemana.

El coupé derivado del sedán Clase S es conocido como CL. Mientras que el CL 600 posee un motor V12 de 500 hp, su hermano rebelde —63 AMG— se divierte con un V8 de seis litros y 525 hp. Las diferencias en aceleración y recuperaciones son mínimas entre ambos, pero en suspensiones y comportamiento varían en grande. La gama CL incorpora suspensión neumática: para la versión AMG los reglajes son más firmes, lo que depara un rendimiento superior. Lo mismo sucede con los neumáticos, de perfil menor y más diámetro.

Volviendo al inicio, este modelo de la casa germana pudo introducirse en el medio del combate disponiendo un motor muy poderoso, y reacciones a la altura. Pero el cliente al cual está dirigido el CL no está deseoso de probar la efectividad de los frenos en pista, o circular a 290 kilómetros en trazados imposibles; su horizonte se encuentra en disfrutar de las carreteras del mundo circulando lo más rápido posible.

El interior no muestra cambios respecto al CL convencional; sólo los asientos conceden menos confort ya que se concentran en el agarre lateral. El equipamiento es similar al del Clase S. Los sistemas principales están enfocados en la seguridad. El Pre Safe puede leer lo que suceda con el ESP y la suspensión. En el caso de percibir una colisión cerrará las ventanas, acomodará los asientos y tensará los cinturones. Si el golpe no se efectúa, regresa todo a su lugar.

También cuenta con el sistema de radar activo. Con éste es posible seguir al vehículo que nos antecede (de forma automática) y frenar si él lo hace. Revolucionario y extremadamente práctico, consigue que las manos siempre estén sobre el volante.

Una ayuda al estacionarte (con gráficos en la pantalla de LCD), una pequeña heladera, asientos con calefacción con cinco funciones de masajes, faros de LED, varios tipos de iluminación y visión nocturna mediante infrarrojo, son sólo algunos de los cientos de argumentos que tiene Mercedes en la búsqueda de la perfección.

Por aquí es que ronda el éxito de este modelo, en el cual la fusión entre adelanto tecnológico y rendimiento deportivo se unen.

Ahora ve
No te pierdas