Cuando un Porsche ya no es suficiente

Para fabricantes automotrices independientes, los modelos Mercedes o BMW son vehículos artesan los modifican con una carrocería personalizada, interiores actualizados y un desempeño superior
Henrik Fisker rediseñó un Mercedes SL convirtiéndolo en el F
Sue Zesiger Callaway

Para casi todos un Porsche o un Mercedes son productos acabados, pero para un puñado de creadores independientes estos autos de primera calidad sólo representan plataformas abiertas desde las cuales pueden diseñar sus propios sueños. 

Las obras de arte resultantes son escasas y extremadamente caras, sólo las mejores sobreviven. Uno de los mejores fabricantes de joyas automotrices es la alemana Ruf, empresa que se ha dedicado a mejorar durante cuatro décadas los ya extraordinarios Porsches.

Otro nombre que ha llevado la artesanía automotriz a un nivel diferente es Henrik Fisker, fundador de Fisker Coachbuild. Fisker, antes jefe de diseño en Aston Martin y exdirector ejecutivo de Designworks de la BMW en EU, modifica el interior y el exterior del Mercedes SL y el BMW M6 para crear dos modelos únicos: el Tramonto biplaza y el coupé Latigo CS.

A diferencia de otras empresas, Fisker se ha mantenido fiel a la tradición clásica de la artesanía automotriz dejando a otros le trabajo de mejorar el desempeño y enfocándose solamente a los detalles relevantes.

“Nuestros clientes son conocedores expertos que aprecian los detalles y el material de calidad” afirma Fisker. Y ofrece, para ese fin, piel completamente natural; detalles en aluminio trabajado a mano; fibra de carbono y luces traseras LED.

El fabricante estadounidense recién anunció que creará también su propia versión del sedán híbrido. Mostrará el prototipo en enero próximo en el show de Detroit y el sedán estará listo para salir a la venta en 18 meses.

Estos vehículos personalizados son un símbolo de estatus en sí mismos, los precios del Tramonto y Latigo CS varían entre los 199 mil dólares y los 369 mil. El costo del híbrido rondará los 80 mil dólares.

Ahora ve
No te pierdas