Skoda Superb, magnificencia checa

Basado en el VW Passat este modelo europeo presenta un diseño muy bien logrado; su nivel de equipamiento es tan alto como el del modelo alemán.
Desde que VW la adquirió, Skoda ha recuperando aceleradament
Ariel P. Lotersztein

¿Quién lo hubiera imaginado hace más de 30 años, cuando la marca sufría el descuido intencional por parte de los gobiernos totalitarios que gobernaban Checoslovaquia, que en 2008 sus modelos estarían a la vanguardia de la tecnología y el diseño a nivel mundial? Pocos, seguramente. Sin embargo, desde la absorción de la marca por parte del grupo alemán Volkswagen, en 1989, Skoda ha venido recuperando aceleradamente el tiempo y el prestigio perdidos y logrando cada vez más altos volúmenes de venta.

El Superb 2008 es una nueva muestra del esfuerzo de la marca checa por ofrecer a sus clientes un producto de vanguardia y sin nada que envidiarles a sus competidores, entre ellos, el Ford Mondeo, el Peugeot 407, el Renault Laguna y el mismísimo Volkswagen Passat. Paralelamente a la mejora en calidad de sus modelos, Skoda ha ampliado en los últimos años su red comercial a nuevos mercados, no solo de Europa sino también de muchos otros puntos a lo largo y ancho del globo.

El diseño de este Skoda es, sobre todo, elegante. Sus muchos apliques cromados resaltan la distinción de sus líneas; su parrilla de grandes dimensiones con elementos verticales es una marca registrada de familia. El sector posterior, mezcla de sedan y hatchback en lo estilístico y también en lo funcional es, asimismo, el aspecto más llamativo en el diseño exterior del Superb: el parabrisas posterior del modelo puede ser rebatido independientemente de la tapa del baul, permitiendo un fácil acceso a la luneta posterior y maximizando la practicidad del modelo.

Disponible con cinco diferentes motorizaciones (2 de ellas nafteras y 3 diesel, todas con turbo en inyección directa) que detentan potencias que van desde los 123 hasta los 168 HP, la gama Superb no brilla especialmente por su deportividad, pero no defraudará a quienes busquen un automóvil familiar con buen rendimiento en ciudad y ruta. En este punto, el Superb se encuentra en desventaja ante sus competidores, ya que todos ellos ofrecen versiones especiales deportivas.

Las opciones de transmisión para este Skoda son una unidad manual de 6 velocidades, o bien alguna de las dos variantes (de 6 o 7 marchas) del sistema de cambio DSG continuamente variable con doble embrague. En todos los casos, la tracción es delantera; no se ofrecerán, al menos por el momento, versiones con tracción integral del Superb.

El equipamiento para el confort y seguridad en este sedan mediano-grande checo es de primerísimo nivel e incluye elementos como control de estabilidad ESP, navegador satelital, múltiples airbags (incluyendo el de rodillas para conductor), climatizador electrónico de dos zonas Climatronic, techo solar eléctrico, un útil compartimento con drenaje al exterior para guardar paraguas mojados y otro compartimento refrigerado para guardar bebidas.

El nuevo Skoda Superb ya está disponible en los principales mercados Europeos.

Ahora ve
No te pierdas