Renault Koleos: Marcando el regreso

La francesa lanza al mercado mexicano el primer crossover de su portafolio; se invirtieron 178 millones de euros en el desarrollo de este modelo ensamblado en Corea.
Un vehículo con capacidades todo-terreno ligeras.  (Foto: )
Carlos González Arizmendi

Este vehículo, que comparte plataforma con el Rogue de Nissan, marca lo que es el retorno de la marca con fuerza, tras haber pasado por el bache de posicionamiento debido a los problemas que presentó el Megane, pero principalmente a la ausencia de producto.

Todas las marcas pasan por ciclos positivos y ciclos en donde sus portafolios sólo atraviesan por pequeños rediseños y es, en este punto, donde se notan las fortalezas y debilidades de las mismas.

El Renault Koleos, luce por fuera las clásicas formas trapezoidales ya observadas en autos como el Megane y dos líneas laterales de carácter que acentúan su aerodinámica y dan, a golpe de vista, la impresión de mantenerlo en movimiento. El techo es panorámico, y eso garantiza un buen ingreso de luz hacia la cabina, por lo que a nivel de atmósfera interior, el Koleos le brindará una sensación de amplitud y libertad.

Este nuevo miembro de la familia Renault, prácticamente es idéntico al concepto presentado en Ginebra hace un par de años, salvo en algunos detalles como los espejos retrovisores exteriores que realmente tienen una forma curiosa.

En cuanto a la propulsión, el Koleos cuenta con motores a diesel, pero al mercado mexicano entra con utilizará el motor Nissan TR25, un 2.5 de 170 CV y 226 Nm (un par máximo muy por debajo de los 320 Nm del 2.0 DCi). Según los mercados, se va a proponer con una caja de cambios manual de seis marchas y con una transmisión de variación continua (CVT), siendo esta última con la que llegue a la ex gran Tenochtitlán.

Asimismo, el Koleos, aunque aun no definido para nuestro país, también se beneficia del sistema de tracción integral en las cuatro ruedas ya desarrollado por Nissan y de capacidades de tracción 4x4 heredadas de la XTrail.

El manejo en Fez, Marruecos, ha sido peculiar ya que por una parte es un vehículo con capacidades todo-terreno ligeras, al igual que el Rogue de Nissan, pero la sensación de diversión está garantizada. Prácticamente no se encuentran diferencias entre la calidad del Koleos y el Rogue, siendo el primero, un poco más agraciado en su estética y disposición de elementos al interior.

Con unas medidas bastante compactas para el segmento en el que se mueve (4,52 m. de largo por 1,82 m. de ancho), uno de sus grandes atributos es el espacio para carga, ofreciendo 70 litros de capacidad en la parte trasera.

Se invirtieron 178 millones de euros  en el desarrollo de este Renault Koleos, que curiosamente está ensamblado en la planta de Busan, Corea, y más específicamente en la subsidiaria de la marca Renault - Samsung Motors.

La gama de accesorios con la que se comercializará a partir del seis de junio en Europa, es amplísima y cuenta entre otras cosas, con interfase para el sistema de reproducción de archivos en formato .mp3 más conocido del mundo y que empieza con una "i", una plataforma en la parte trasera para facilitar la entrada y salida de objetos al área de carga, faros de Xenón, sistema bizona de aire acondicionado con rejillas para los pasajeros de la banca trasera, sistema de monitoreo de presión de las llantas, limpia faros automático, sensores de proximidad y equipo de sonido Bose para las versiones más equipadas.

Aun sin darse a conocer el precio final del Koleos, lo podemos ubicar en el rango de vehículos como el Nissan Rogue, la Honda CRV, la Mazda CX-7, la Toyota RAV 4, aunque las últimas dos son más camionetas ligeras que crossovers, aunque la diferencia sea muy sutil y la Chevrolet Captiva.

Sin duda el Koleos es una bocanada de aire fresco para Renault, que bien necesita un reposicionamiento rápido y eficiente en el mercado nacional.

Ahora ve
No te pierdas