La crisis ennegrece Auto Show de París

Las grandes automotrices aprovecharon la inauguración del evento para alertar sobre tiempos dur el temor es que una caída de la demanda obligue a más recortes de producción y despidos.
Los autos premium y de lujo serán los que más resientan la c  (Foto: )
PARÍS (CNN) -

Las grandes automotrices, como General Motors Corp (GM), advirtieron que se vienen tiempos duros para el sector en la apertura de la Feria del Automóvil de París el jueves, en medio de temores a que una caída de la demanda obligue a más recortes de producción y despidos.

El evento fue inaugurado bajo las sombras de una crisis, en momentos en que los fabricantes de autos intentan atraer a los compradores temerosos de una desaceleración económica, mientras la crisis crediticia global golpea el negocio de arriendo con opción de compra, o "leasing", de autos.

El presidente operacional de GM, Fritz Henderson, advirtió acerca de la debilidad de los meses que vienen, tanto en Estados Unidos como en Europa Occidental.

"Seguramente el primer semestre (del 2009) será débil", admitió Henderson a periodistas en la feria.

El presidente ejecutivo de Ford Motor Co, Alan Mulally, pronosticó que la industria automotriz mundial no se recuperará hasta el 2010, y urgió a gobiernos y bancos centrales a trabajar en conjunto para llevar estabilidad a los mercados financieros.

"El 2009 no será mejor que el 2008", comentó Mullaly a la prensa. "No veremos una recuperación hasta el 2010", añadió y recalcó que los mercados estaban negativos en todo el mundo.

Una fuente de Volkswagen, la mayor automotriz de Europa, dijo a Reuters que la compañía enfrentaba un futuro complicado en su división española Seat y que, aunque las metas generales del grupo permanecían intactas, la firma tendría que considerar un recorte de la producción.

"Si los mercados continúan desarrollándose con tal dramatismo, entonces tendremos que considerar ajustar la producción", dijo la fuente a Reuters en la feria de París.

Martin Winterkorn, presidente ejecutivo de Volkswagen, dijo a los periodistas que la compañía alemana espera generar una pequeña alza en sus ventas unitarias e ingresos el año próximo pese a la turbulencia en los mercados financieros, aunque confirmó la meta de VW para el 2008.

Agregó que la compañía, que planea comenzar a fabricar autos en una planta en Tenesee, Estados Unidos, quiere beneficiarse de la ayuda que el Gobierno ofreció a las automotrices locales.

"Levantaremos la mano cuando llegue el momento", aseguró.

El martes, el presidente George W. Bush promulgó una ley de presupuesto que incluye garantías de 25,000 millones de dólares en préstamos blandos para Ford, GM y Chrysler LLC.

La ayuda llega en momentos en que se hunde la demanda en Estados Unidos y los fabricantes se preparan para la producción de vehículos más eficientes en combustible y más amistosos con el medio ambiente, como los modelos eléctricos.

Las grandes automotrices reportaron una caída de un 26% en las ventas de septiembre en Estados Unidos. Las de Ford bajaron un 34% y las de la japonesa Toyota Motor Corp disminuyeron un 32%, su peor reducción desde 1987.

Los ejecutivos de automotrices comentaron que los estadounidenses se han alejado de las compras de autos o les ha sido imposible realizarlas por falta de financiamiento.

Carlos Ghosn, presidente ejecutivo de Renault SA, dijo a los periodistas en la feria que no podía descartar que los años 2009 y 2010 serán años difíciles para el sector y prometió actualizar sus planes el 23 de octubre.

Al igual que sus pares europeos, como Renault y Fiat, Peugeot-Citroen recortará sus cortos para salvaguardar sus ganancias.

El presidente de Fiat, Sergio Marchionne, advirtió esta semana sobre la terrible amenaza que suponía la crisis financiera para las manufactureras.

"Tendrá repercusiones a nivel internacional si no es resuelta en América. Tendrá un impacto en la industria, sin dudas", afirmó Marchionne.

Ahora ve
No te pierdas