Un nuevo mundo: la oficina del mañana

Imagina un espacio de trabajo en 2022, con maravillas como impresoras 3D y mesas de hologramas.

Lo mismo, pero distinto

1
La mayoría de los grandes cambios en nuestra forma de trabajar serán invisibles para el ojo. (Foto: Cortesía Fortune)
oficina1  (Foto: Cortesía Fortune)

Si entraras a una oficina corporativa dentro de algunos años, quedarías sorprendido por lo mucho que se parece físicamente a la oficina de hoy (aunque no hay chicos repartidores en aerodeslizadores, ni dispositivos de teletransportación): la gente todavía se sienta ante escritorios, se reúne en salas de conferencias y consigue su comida en la cafetería. Habrá algunos aparatos nuevos: más computadoras tablet, por ejemplo, e 'impresoras' de escritorio capaces de producir pequeños objetos tridimensionales in situ.

Sin embargo, la mayoría de los grandes cambios en nuestra forma de trabajar serán invisibles para el ojo. Los teléfonos inteligentes serán tan poderosos como mainframes (servidores centrales), permitiendo a los trabajadores realizar trabajo de computación pesado -como el diseño de productos- sobre la marcha. Los teléfonos también estarán cargados con todo tipo de artículos básicos de oficina, como tu tarjeta de seguro de gastos médicos y un monedero lleno de dinero virtual de tu cuenta de ahorros médicos. Sensores diminutos rastrearán tus movimientos y, con base en los departamentos que visites, recomendarán compañeros de trabajo potenciales para conocer y trabajar en conjunto.

Por supuesto, todo esto se construye bajo el supuesto de que irás a la oficina dentro de 10 años. La mayoría de los futurólogos predicen la desaparición de una oficina central, sustituida por teletrabajadores y contratistas que trabajan en oficinas satélites. Somos escépticos: en todo caso, la naturaleza global y de ritmo acelerado de los negocios requerirá de una mayor colaboración y trabajo en equipo cara a cara. Y si nos equivocamos, todos podremos trabajar de forma remota utilizando nuestros teléfonos inteligentes amplificados.

 

Vidrio inteligente

2
 (Ilustración: Cortesía Fortune)
oficina2  (Ilustración: Cortesía Fortune)  (Foto: Cortesía de FORTUNE)

Las oficinas estarán equipadas con vidrios especiales que pueden transformarse de un panel solar a una pantalla multimedia, o una persiana de privacidad esmerilada.

Vidrio desplegable

3
 (Ilustración: Cortesía Fortune)
oficina3  (Ilustración: Cortesía Fortune)  (Foto: Cortesía de FORTUNE)

Grandes y ultradelgadas hojas de película reemplazarán a los engorrosos planos en papel. Los diseñadores podrán hojear a través de cientos de documentos y hacer cambios sobre la marcha.

Cupido corporativo

4
 (Ilustración: Cortesía Fortune)
oficina4  (Ilustración: Cortesía Fortune)  (Foto: Cortesía de FORTUNE)

¿Qué sucedería si Quora se une con Foursquare? Un software será capaz de rastrear la ubicación de los empleados y comparar esos datos contra la información sobre los proyectos en curso para obtener una lista de posibles colaboradores.

Cuando el Gran Hermano es tu jefe

5
 (Ilustración: Cortesía Fortune)
oficina5  (Ilustración: Cortesía Fortune)  (Foto: Cortesía de FORTUNE)

La oficina del futuro será un lugar digital basado en datos. Para muchos trabajadores, la productividad obtenida al tener un programa informático que te diga exactamente con quién debes hacer equipo en tu próximo proyecto supera en beneficio la naturaleza del Gran Hermano (Big Brother), de cómo el software llegó a su conclusión (siguiendo tu ubicación, supervisando tu trabajo). Más 'productos laborales' serán registrados y almacenados; las teleconferencias serán inmediatamente transcritas y el texto será guardado, por ejemplo.

Los expertos en privacidad dicen que las compañías deberán dar a los empleados un control total sobre su privacidad: Los trabajadores tendrán que dar permiso para ser grabados en una videoconferencia, por ejemplo, y deberán ser capaces de mantener su computadora en línea con esos ajustes personalizados. Para muchos, este mundo parece inquietante, pero para las generaciones que han adoptado Facebook, Foursquare y Spotify, el futuro será como de costumbre.

Hablar con las manos

6
 (Ilustración: Cortesía Fortune)
oficina6  (Ilustración: Cortesía Fortune)  (Foto: Cortesía de FORTUNE)

La misma tecnología que impulsa las consolas de videojuego como Kinect de Microsoft permitirá a los trabajadores navegar en pantallas de computadora con el movimiento de su muñeca.

Manufactura instantánea

7
 (Ilustración: Cortesía Fortune)
oficina7  (Ilustración: Cortesía Fortune)  (Foto: Cortesía de FORTUNE)

Asequibles impresoras 3D del tamaño de un escritorio permitirán a los trabajadores producir masivamente pequeños prototipos, acelerando el ciclo de desarrollo de productos.

Cultura de cafetería

8
 (Ilustración: Cortesía Fortune)
oficina8  (Ilustración: Cortesía Fortune)  (Foto: Cortesía de FORTUNE)

Las aplicaciones en teléfonos y computadoras permitirán a los empleados explorar el menú, ordenar y pagar su almuerzo. Todo lo que tendrán que hacer es recoger su comida.

Llamadas subtituladas

9
 (Ilustración: Cortesía Fortune)
oficina9  (Ilustración: Cortesía Fortune)  (Foto: Cortesía de FORTUNE)

Las traducciones en tiempo real también serán transcritas y se mostrarán a través de una pantalla de computadora, para que los participantes en una teleconferencia puedan escuchar y ver las palabras pronunciadas por sus interlocutores.

Los equipos de teleconferencia estarán equipados con programas de computadora que puedan traducir idiomas de forma instantánea, agilizando los chats entre colegas que no hablan la lengua materna del otro.

Mesa holograma

10
 (Ilustración: Cortesía Fortune)
oficina11  (Ilustración: Cortesía Fortune)  (Foto: Cortesía de FORTUNE)

Usando una combinación de software propietario, lentes y luces especiales de nueva generación, las 'mesas' podrán crear hologramas 3D de objetos del mundo real.

Un nuevo modo de formar equipos

11
 (Ilustración: Cortesía Fortune)
oficina10  (Ilustración: Cortesía Fortune)  (Foto: Cortesía de FORTUNE)

En el último siglo, los líderes empresariales han sido capacitados para manejar equipos que son intelectualmente similares, pero psicológicamente muy dispares - por ejemplo, un grupo de ingenieros cuyos miembros podrían ser disciplinados, introvertidos, ansiosos, cooperativos, o cualquier número de combinaciones posibles. Esa estructura funcionaba bien cuando los modelos de negocio duraban décadas.

En el mundo del mañana, el trabajo del líder se invertirá. A medida que las compañías renuevan continuamente los modelos de negocio, los únicos equipos que puedan hacer el trabajo lo suficientemente rápido tendrán miembros que serán muy diversos intelectualmente: los ingenieros, vendedores y diseñadores se reunirán en la misma sala. Y debido a que los desafíos que el mundo les depara cambiarán rápidamente y de manera impredecible, los miembros del equipo tendrán que compartir ciertos rasgos psicológicos, especialmente la flexibilidad, la adaptabilidad y la resiliencia. El liderazgo efectivo demandará un nuevo conjunto de habilidades construido en torno a la selección de los miembros del equipo, al ajuste de la cultura y a la integración de tipos de experiencia radicalmente distintos.