El último tabú: ¿por qué jugadores de futbol no salen del closet?

La homosexualidad en deportes como el futbol continúa siendo un tema controversial, trayendo consigo críticas y rechazo.
  • A+A-
Por: James Montague
Autor: James Montague
LONDRES, Inglaterra (CNN) -

Una entrevista con un futbolista sueco que juega en su país, usualmente solo atrae el interés de los fanáticos del futbol sueco, pero cuando Anton Hysen aceptó hablar con una revista local en marzo, de repente los titulares y miradas desde Brasil a China giraron hacia el viejo continente.

El mediocampista de 20 años – ex jugador de la selección internacional sub-17 de Suecia, ahora en las filas de Utsiktens BK de Gothenburg, un equipo que raramente atrae a más de cien fanáticos – hizo historia y ocupó titulares de la prensa deportiva.

Soy un futbolista y (soy) gay. Si soy exitoso en mi juego, entonces no creo que importe si me gustan los chicos o las chicas, le dijo el jugador a la revista Offside.

En un abrir y cerrar de ojos, Hyson se convirtió en el único jugador de futbol profesional –de esta década- en salir del closet y aceptar que es homosexual, rompiendo así el último tabú en el juego.  

La homosexualidad en deportes profesionales todavía sigue siendo un tópico controversial. Pero la actitud ha cambiado, deportistas y mujeres desde Martina Navratilova, considerada la mejor jugadora de tenis de todos los tiempos, hasta el jugador de basquetbol John Amaechi, anunciaron públicamente sus tendencias sexuales a pesar de la presión dentro de los vestidores y del prejuicio de los fanáticos.

Aunque las uniones de tenis, basquetbol, cricket y el rugby han aceptado la presencia de jugadores homosexuales, el futbol extrañadamente, se ha resistido tercamente a abrirle las puertas a jugadores homosexuales.

Aún en los últimos seis meses, por cada Mario Gómez o Manuel Neur – dos alemanes que han urgido a jugadores de futbol homosexuales a salir del closet – también hay un Vlatko Markovic, el presidente de la Federación de Futbol de Croacia, quien dice al periódico local Vercernji List que: “Mientras yo sea el presidente de la Federación de Futbol de Croacia, no habrá homosexuales jugando para el equipo nacional… gracias a Dios solo gente normal juega al futbol”

Y el presidente de la FIFA, Joseph Blatter fue descubierto en medio de una broma refiriéndose que los grupos de apoyo a homosexuales no deberían tener relaciones sexuales en la Copa del Mundo del 2022 en Qatar. La homosexualidad es ilegal en los Emiratos Árabes.

El futbol se resiste a la apertura sexual

Pero ¿por qué el futbol, un deporte que ha exitosamente ganado la batalla en contra del racismo y sexismo en la Europa occidental, todavía sigue siendo uno de los pocos bastiones de la homofobia en el deporte? La respuesta de acuerdo a la “Justin Campaign” – una organización que realiza una campaña para la tolerancia de la homosexualidad en el futbol – es el miedo a represalias por parte de los fanáticos.

“El futbol, con sus raíces en la cultura machista de clase obrera, siempre ha tenido un apoyo mucho más agresivo y vocal”, explica el vocero Alan Duffy. “No es que la clase media no sea racista u homofóbica. Simplemente a menudo ellos reservan sus opiniones. Los jugadores reciben comentarios abusivos de los seguidores por cualquier cosa. Los fanáticos recientemente saben que no deben expresar abiertamente racismo en el terreno de juego. Necesitamos llegar a una etapa en donde los fanáticos sepan que los cantos homofóbicos tampoco son tolerados”.

La campaña (Justin Campaign) fue lanzada luego de que el único jugador de futbol, aparte de Anton Hysen, se abriera acerca de sus tendencias sexuales. Justin Fashanu era un delantero inglés con bastante futuro. En 1981 se convirtió en el primer jugador negro británico en ganar 1.6 millones de dólares cuando fue fichado por el club ganador de la Copa de Europa, el Nottingham Forest.

En 1990, Fashanu salió del closet luego que un periódico británico decidiera sacar a la luz un romance del jugador con un político. De acuerdo a un amigo y activista gay, Peter Tatchell, la presión de llevar una doble vida, junto al abuso que recibió en cualquier cancha que jugaba, dejó una marca difícil de borrar.

“Durante la década en la que homosexuales llevaban una doble vida, él (Fashanu) encontró difícil enfrentarse a la tensión de esconder sus tendencias sexuales en el macho mundo del futbol”, recuerda. “Justin también sufrió el racismo… los hinchas hacían gestos y sonidos de monos, le lanzaban plátanos. Pero fue el rechazo por ser homosexual lo que acabó con él”.

Fashanu nunca demostró su potencial en las canchas y fue decayendo en las divisiones. En 1998, luego de falsamente creer que se había publicado una autorización para su detención en los Estados Unidos, tras ser acusado por abuso sexual, Fashanu se ahorcó. Tenía 37 años.

De acuerdo a la Justin Campaign, lo que vivió Fashanu, y el abuso que trajo con ello, ha hecho difícil que jugadores de alto perfil salgan del closet. En el 2010, la Asociación de Futbol de Inglaterra (FA por sus siglas en inglés) retrasó el lanzamiento de un video viral que aborda el tema de la homofobia en el juego, luego que jugadores y sus representantes se rehusaran a respaldar la campaña.

“Sospecho que los agentes y los equipos se espantaron”, dijo Peter Clayton, presidente del grupo de consulta sobre la Homofobia en el Futbol de la FA, al periódico Daily Mail. “El jugador que decidiera salir en el comercial, tiene al final, miedo de crear más abuso”.

La presión viene de: ¿los gentes o los fanáticos?

Nuevos estudios sugieren que los equipos de futbol y los agentes, y no los fanáticos, serían el obstáculo real para que los jugadores sean abiertos sobre su homosexualidad.

El doctor Ellis Cashmore, profesor de cultura de los medios y el deporte en la Staffordshire University, realizó una encuesta anónima con 3,000 fanáticos del futbol y jugadores, y descubrió que el 91% de los encuestados cree que solo la actuación de un jugador en el césped es lo que importa, mientras solo un 9% cree que la homosexualidad de un jugador podría ser un problema.

“Antes que hiciéramos esta estudio la gran barrera homofobia era el público y los jugadores no querían enfrentar a fanáticos hostiles”, dijo el doctor Cashmore a CNN. “Pero ellos (los fanáticos encuestados) dijeron que piensan que son los equipos, pues no quieren tomar el riesgo de herir la marca del equipo”.

El sentimiento fue también apoyado por Max Clifford, un empresario de los medios quien anunció en el 2010 que ha representado a dos jugadores de la Liga Premier Inglesa que son homosexuales, y le pidió a estos jugadores que no divulgaran sus tendencias sexuales.

“¿Pienso que estoy en lo correcto? Por supuesto que no… Es bastante triste. Pero es un hecho que la homofobia en el futbol es más fuerte que 10 años atrás”.

El doctor Cashmore está de acuerdo. “Ellos (los equipos de futbol y los agentes) han leído las declaraciones de Clifford. Los agentes hacen dinero por comisión. Los agentes le pedirán a sus jugadores: ‘Tenemos un contrato de 6.5 millones de dólares, ¿acabaría con tu reputación (salir del closet)?’ En ese momento es cuando piensan en eso. Por naturaleza son cautelosos. Tienes dos fuerzas conservadoras acá. Equipos que son instituciones y agentes que quieren proteger su salario. Muchos de ellos tienen esa percepción”.

La Asociación de Futbol de Inglaterra cree que ahora están en el camino correcto en cuanto a lidiar con el abuso homofóbicos, creando así una tendencia entre jugadores de seguir a Anton Hysen.

“La FA se están comunicando con expertos para abordar la homofobia… hay una estrategia de la FA para implementar en los próximos 12 meses”, explicó un miembro de la Asociación de Futbol de Inglaterra, Matt Phillips.

¿El próximo Hysen?

Algunos, como el doctor Cashmore, piensan que más allá de ser una barrera para ganar dinero, un jugador homosexual podría aumentar significativamente su perfil, y experimentar un interés comprobado ya con la historia de Anton Hysen. Pero aún con el cambio de actitud en la sociedad, muchos jugadores ven la experiencia de Fashanu y no la de Hysen.

“¿Será que algún jugador tendrá que encarar el abuso como Justin?, es difícil decirlo”, acota Duffy.

“Tal vez lo enfrentarían. Pero también habrá muchas palabras de apoyo. Algo que ayudará, algo que Justin no tuvo, desafortunadamente”. 

Ahora ve