Royal Ascot: 300 años de caballos, sombreros y alta sociedad

El hipódromo festeja el tricentenario de realizar espectaculares carreras que también dejan lucir la moda de los ingleses
  • A+A-
Autor: Alysen Miller
(Reuters) -

Prix de L'Arc de Triomphe, el Derby de Kentucky, la Copa de Melbourne... los principales países de carreras de caballos en el mundo tienen una máxima competición que hace que los aficionados y los observadores casuales se paren en seco durante 10 cortos minutos mientras una nación colectivamente pierde su aliento por el ganador.

Pocos lugares deportivos pueden igualar la rica historia y el patrimonio del Royal Ascot de Gran Bretaña. El hipódromo inglés celebra su tricentenario este año –fue fundado en 1711 por la reina Ana– con sus 300 años de esplendor, moda y tradiciones firmemente intactas.

Además de ser uno de los puntos de encuentro de carreras de élite más importante en el mundo, esta semana el Royal Ascot es la joya de la corona de la temporada de verano inglesa –un torbellino de eventos de sociedad en los meses más cálidos del año que incluyen la Regata Real Henley de remo y el Campeonato de Tenis de Wimbledon.

“A nuestro juicio, desde mediados del siglo XIX, el Royal Ascot siempre ha sido el pináculo de toda la temporada”, explica Charles Barnett, presidente ejecutivo de hipódromo de Ascot. “A la gente le gusta salir, ver a sus amigos, vestirse y disfrutar de un gran día en las carreras”.

El rey Eduardo VI hizo una conocida descripción de las carreras como “una fiesta en el jardín a la que se añaden las carreras” De hecho, muchas de las ocasiones sociales clásicas que componen la temporada inglesa son, en primer lugar, los eventos deportivos de clase mundial.

Los orígenes de las temporada inglesa se remontan al siglo XVII, aunque sin duda su apogeo llegó en la época victoriana. Originalmente diseñada para mantener a todos entretenidos mientras que el Parlamento seguía sesionando, la temporada no sólo ha sobrevivido en el siglo XXI, sino que los eventos que componen la temporada son, en su mayor parte, más populares que nunca.

Los puristas citan que la duración de la temporada va desde Semana Santa al 12 de agosto, cuando comienza la caza de urogallos (una pequeña ave que vive en los bosques). Pero es con el Royal Ascot, uno de los permanentes favoritos de la actual reina Isabel II, que parece adecuado que la temporada se inicie cada año.

Ascot ocupa un lugar destacado en la cultura popular británica: no es coincidencia que el personaje de Audrey Hepburn en la película My Fair Lady se diera a conocer como miembro pagado de las clase alta en el Royal Ascot.

La mística yace en su larga asociación con la familia real británica. Ubicado en el campo inglés a sólo seis kilómetros del castillo de Windsor, en tierras que siguen siendo propiedad del Crown Estate, las sucesivas generaciones de apadrinamiento real han dotado a Ascot junto con muchas de sus tradiciones únicas. Una de las cuales es la llegada de la reina cada día en un carruaje tirado por caballos.

“Debido a que es efectivamente un evento real, la familia real llega en carruaje”, dice Barnett. “La Reina dice 'hola' a algunas personas y luego sube a su palco privado, donde mira las carreras durante todo el día.

A veces baja y ve los caballos en la pista de desfile, algunos días ella presenta los premios, y si tiene un corredor bajar al desfile previo para ver cómo lo ensillan”.

La reina Isabel tiene un interés bien documentado en todos las asuntos ecuestres, y ha estado asistiendo a Royal Ascot desde antes de que su reinado comenzara en 1952.

El espectáculo de Royal Ascot, sin embargo, no esta completo es sin la moda; en particular, los sombreros.

El uso de sombreros es otra tradición que remonta a la familia real: no se consideraba respetuoso tener la cabeza descubierta en la presencia del monarca.

La Reina es a menudo el centro de una especulación febril en cuanto al color y estilo de sombrero que usará un día determinado.

En el Día de las Damas, los sombreros a menudo van desde lo exquisito hasta lo excéntrico. Como una de las pocas ocasiones sociales restantes que requieren a las damas usar sombreros, los amantes de la moda en los últimos años han elevado las expectativas con diseños escultóricos que son obras de arte por derecho propio.

A medida que la afamada temporada celebra la semana más ocupada de su historia de 300 años, Barnett sabe que los ojos del mundo estarán puestos en Ascot del 14 al 18 de junio.

“Es este espectáculo excepcional: carrozas impresionantes, colores maravillosos, los mejores caballos pura sangre corriendo, una oportunidad para que las personas se vistan con sombrero de copa y frac, y sombreros preciosos. Para mí, es simplemente la mejor reunión de carreras del mundo”.

deportes/2011/06/13/el-regreso-de-serena-williams-a-la-cancha-llena-de-expectativas-al-tenis
Ahora ve