Pacquiao está acusado de evadir impuestos en su natal Filipinas

La Oficina de Recaudación de Impuestos acusa al boxeador de no presentar los documentos sobre los millonarios contratos de sus peleas
Sin Pie de Foto
Manny Pacquiao  (Foto: Getty, )
  • A+A-
(AFP) -

El campeón mundial de boxeo y congresista filipino Manny Pacquiao afronta una pelea con el fisco de su país.

La Oficina de Recaudación de Impuestos acusa a Pacquiao de no presentar los documentos requeridos sobre millonarios contratos de sus combates en Las Vegas y en otros coliseos.

Según la dependencia, la declaración del boxeador se redujo de forma notable en 2010 respecto a la anterior, aunque sus ingresos fueron al menos igual de elevados. 

"Pelearé hasta el último asalto", dijo el púgil esta semana en respuesta a las denuncias de la Oficina.

Durante ese año en que fue elegido congresista, Pacquiao ganó, al margen de sus empresas y sus múltiples contratos publicitarios, 35 millones de dólares por sus victorias contra el ghanés Joshua Clottey y el puertorriqueño Miguel Cotto.

El púgil, que es también el congresista con más ingresos de su país, puede enfrentarse a una pena de hasta dos años de cárcel, está convencido de que no correrá la misma suerte que su gran rival en el ring, el estadounidense Floyd Mayweather Jr, condenado a tres meses de prisión por violencia doméstica.

"Prefiero verle en el ring, no en la cárcel", dijo el campeón a la prensa filipina.

Pacquiao, congresista por la provincia de Sarangani, considera que la acusación responde a una campaña para arruinar su imagen y asegura que se asesora para demandar ante los tribunales al director regional de la oficina de recaudación, Rozil Lozarem, por los daños causados a su reputación.

"Si nos enfrentamos en el ring, será un KO seguro, así que mejor nos veremos las caras en los tribunales", ironizó desafiante el campeón mundial de los pesos welter.

"Este caso es solo acoso. Durante todos estos años como boxeador y empresario no he quitado nada al gobierno. Por lo tanto, me duele oír que he sido acusado de fraude fiscal".

Su abogado, Abraham Espejo, explicó en rueda de prensa que el boxeador ha perdido varios acuerdos de patrocinio en Estados Unidos debido a esta polémica surgida en las dos últimas semanas. 

"Es un héroe, un orgullo para el país y así es cómo el Gobierno responde", protestó Espejo, quien recordó que el púgil es uno de los contribuyentes filipinos que más dinero aporta a las arcas del Estado, por encima del empresario Lucio Tan, el más rico del país.

Pacquiao es un ídolo absoluto en el archipiélago filipino, pero su imagen pública ha sufrido desgaste desde que se convirtió en congresista, especialmente por su férrea oposición a la ley de planificación familiar que el gobierno pretende aprobar.

Según el analista político Edwin Espejo, sus dificultades con el fisco son también consecuencia del cambio de gobierno, ya que Pacquiao "era el niño mimado" de la expresidenta Gloria Macapagal Arroyo, ahora bajo arresto por supuestos delitos de fraude electoral y corrupción y adversaria del actual jefe de Estado, Benigno Aquino.

"Habría sido impensable que el gobierno de Arroyo sugiriera nada parecido a la denuncia de Pacquiao por la Oficina de Recaudación", explicó Espejo en un escrito dirigido a los medios.

El púgil, que todavía no ha fijado una fecha para su esperado combate con Mayweather, tiene previsto poner en juego su faja mundial del peso welter en una pelea frente el estadounidense Timothy Bradley en Las Vegas, el 9 de junio.

Pacman o Pacquiao, de 33 años, está considerado con sus diez entorchados en ocho categorías distintas como uno de los mejores púgiles de la historia.

Su última derrota se produjo en 2005 cuando peleaba por el título de peso superpluma frente al mexicano Erick Morales.

Ahora ve