El clima, ¿la mayor amenaza para los Juegos Olímpicos de Londres 2012?

El estado del tiempo pondrá a prueba la previsión del Comité Organizador para poder reajustar las competencias en caso de lluvia
Arquero ciego va a Londres 2012
Autor: Chris Murphy
(Reuters) -

Londres se ha gastado billones preparándose para los Juegos Olímpicos del 2012, construyendo estadios con tecnología de punta, transformando las redes de  transporte e instalando misiles antiaéreos para aumentar la seguridad.

Pero hay una cosa que los organizadores no pueden controlar: El Gran Clima Británico.

Recientemente, dos eventos titánicos del deporte de verano —tenis en Wimbledon y el Grand Premio de Fórmula Uno en Silverstone— se vieron afectados por tormentas violentas y la persistente lluvia que ha azotado al Reino Unido por meses.

Apenas la semana pasada, un concierto masivo fue cancelado después de una serie de diluvios severos que provocaron que Hyde Park pareciera inseguro para los miles de fanáticos que compraron boleto.

A 10 días para la ceremonia inaugural, los meteorólogos predicen más turbulencias, y por tanto, los oficiales Olímpicos y sus pares del gobierno alistan planes de contingencia para los eventos que puedan verse afectados por el clima adverso.

Al igual que paraguas, una gran cantidad de impermeables rojos, blancos y azules estarán a la venta para que la gente se conserve seca.

Muchos eventos, como el voleibol de playa en el Horse Guard Parade y la equitación, en Greenwich Park, son al aire libre y por tanto, vulnerables al clima.

"No creo que el problema del clima le haya quitado el sueño a nadie", dijo un vocero del Comité Organizador de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Londres. "Hemos tenido varios años de planeación detallada y creo que esto viene con cualquier evento deportivo al aire libre. Tienes que tomar en cuenta el clima en tus planes y lo hemos hecho.

"El clima en el Reino Unido es como es, cambiante. La gente organiza eventos deportivos todo el año y lidia con el clima, entonces, para los Juegos Olímpicos no es diferente en ese aspecto, pero existe una planeación en el caso de que haya un clima extremo para que podamos lidiar con eso y que los Juegos puedan continuar".

El Comité dijo que hay suficiente flexibilidad en el programa de los Juegos Olímpicos como para reagendar eventos si llega a ser necesario.

El pasto en el Parque Greenwich ha sido tratado por tres años para asegurar que pueda soportar mejor cualquier lluvia que pueda ocurrir durante los eventos ecuestres, señaló el Comité, mientras que la arena de adiestramiento está construida en una plataforma que la protege de cualquier superficie acuosa.

Aparte, hay cinco lugares alternativos para velear, si se requieren, y un equipo de meteorólogos del Servicio Meteorológico del Reino Unido elaborará reportes desde varios sitios para proveer pronósticos actualizados.

Hugh Robertson, Ministro de Deportes, dijo que muchas de las instalaciones son "razonablemente a prueba de agua".

"No te sorprenderá darte cuenta de que hemos invertido bastante tiempo en esto, dada la manera en la que se han desarrollado junio y julio", según lo citó el diario The Guardian.

"El nivel del río Támesis tendría que elevarse mucho como para poner en riesgo el remo; el ciclismo de montaña es arriba de una montaña y si está un poco lodosa no importa; el canotaje es una locación artificial; las canchas de futbol no deberán ser un problema.

"Existe suficiente margen de maniobra en los programas individuales de varios deportes como para poder realizar los ajustes necesarios. Con el hockey, que no puedes jugarlo si cae una tormenta tropical, hay suficiente margen de tiempo en el programa como para reagendar las competencias".

Todas las facetas en el control de los organizadores han sido cubiertas, dijo Robertson, y con mucha seguridad predijo que aquellos que asistieron a los primeros Juegos Olímpicos en Londres desde 1948 no dejaron que el clima ahogara su espíritu.

"Sería lindo si el clima fuera perfecto, pero está completamente fuera de nuestro control", dijo. "Los mismos británicos son bastante tolerantes; hay una larga tradición de observar los deportes bajo la lluvia o escuchar a Cliff Richard o lo que sea. El clima ha amenazado este programa desde que fuimos a Grecia para recibir la llama Olímpica, donde nos llovió.

"La gente que viene a ver los Juegos tiende a estar informada, a investigar un poco. Cualquiera que viene a este país este año probablemente sepa que se va a mojar un poquito. Aparte del clima, tendremos una gran fiesta. La diversión de la fiesta le ganará al inconveniente de la lluvia".

La lluvia de la Reina

Si se abren los cielos, no sería el primer clima inclemente que interfiriera con una gran celebración en la capital inglesa.

Muchas de las regiones del Reino Unido estaban oficialmente en condiciones de sequía a principios de la primavera, pero desde finales de abril han caído verdaderos diluvios.

Las celebraciones del Jubileo de la reina fueron azotados por una lluvia torrencial y la familia real tuvo que soportar esas condiciones durante la procesión de una flotilla por el Támesis.

El tenis de Wimbledon no sería el mismo si no sufriera interrupciones por la lluvia y seguramente el clima forzó a los organizadores a una rutina empleada ya muchas veces: reprogramar partidos.

La instalación de un techo en la cancha central en el 2009 le ha permitido a algunos de los jugadores más grandes de ese deporte terminar sus encuentros, y por ejemplo, salió al rescate este año cuando cayó una fuerte lluvia en la final de individuales masculinos, entre Andy Murray y Roger Federer.

Aunque el clima no interrumpió el Gran Premio de Silverstone de la Fórmula 1, sí lastimó las áreas de campamento de los 120,000 fanáticos que asistieron prácticamente a un baño de lodo. Mientras, el sábado, día previo a la carrera, los organizadores pidieron a los pilotos que no se acercaran demasiado durante las calificaciones.

¿Por qué tan mojado?

La razón por la que este verano ha sido tan lluvioso, dicen los meteorólogos, tiene que ver con la posición de la corriente de agua ubicada al sur de Inglaterra, la cual, habitualmente, suele ubicarse mucho más al norte.

Esto ya ha derivado en el junio más lluvioso que ha tenido el Reino Unido desde que empezaron los registros, en 1910, y parece que julio apunta en la misma dirección.

Una de las torres de observación del Servicio Meteorológico, a un lado de Weymouth, la sede para los eventos de vela durante los Juegos Olímpicos, registró tres veces más del promedio de lluvias en los primeros 11 días del mes.

"Estamos en el Reino Unido, tenemos el clima de Gran Bretaña y como sabemos eso puede darnos muchos climas diferentes, a veces en el mismo día o en menos ocasiones.

"Nuestro consejo para los que van a ir a los Juegos es estar al pendiente de los reportes del clima para saber si debes empacar tu bloqueador, un impermeable o ambos. Siempre ve preparado para lo que el clima te tenga reservado", le dijo a CNN Dan Williams, de la oficina del Servicio Meteorológico.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

A pesar de que se niegan a ofrecer un pronóstico más detallado del clima durante los Juegos Olímpicos, la página web del Servicio Meteorológico establece que es poco probable que haya climas cálidos o soleados.

La obsesión británica con el clima está bien documentada hasta cuando no serán sede de unos Juegos Olímpicos de verano, pero con el evento deportivo más grande del mundo en puerta, los ojos de la nación seguramente estarán concentrados en los pronósticos del clima hasta que arranque la ceremonia inaugural.

Ahora ve
Netflix confiesa cuál es el servicio de internet más lento de México
No te pierdas
×