Liverpool vs. Manchester United, una rivalidad histórica del futbol inglés

Ambos equipos han tenido enfrentamientos dentro y fuera de la cancha; este domingo se encararán de nuevo
Luis Suárez y Patrice Evra disputan un juego de la liga inglesa
AFP. Luis Suárez-Patrice Evra-racismo  Luis Suárez y Patrice Evra disputan un juego de la liga inglesa
Tom McGowan
Autor: Tom McGowan
(Reuters) -

“Rara vez pon un pie en la casa de tu vecino; si ven demasiado de ti, te odiarán”.

Para las ciudades inglesas rivales de Liverpool y Manchester, la familiaridad y proximidad, como la cita de la Biblia del rey Jacobo sugiere, ha creado desprecio.

En lo que a estas dos ciudades se refiere, es una rivalidad que ha sido jugada más duramente en el campo de futbol entre el Liverpool y el Manchester United, pero que también está en la música y cultura.

Con el paso de los años, a medida que los dos equipos se encontraban en el estadio Anfield del Liverpool o en los terrenos del United en el Old Trafford, las hostilidades se amargaron y crecieron.

Canciones crueles fueron cantadas sobre tragedias. El desastre aéreo de Munich que afectó al United y la tragedia de Hillsborough que arrojó una sombra sobre Merseyside fue motivo de burla de los aficionados y de los jugadores.

El feo espectáculo del empeño deportivo entre ciudades alcanzó un crescendo la temporada pasada sobre una disputa por racismo y, este domingo, el fuego se avivará de nuevo cuando los dos equipos se encuentren en Anfield.

“Es una de las rivalidades más grandes en el deporte mundial, y esas rivalidades (ya sea Barcelona vs. Real Madrid o quien sea) prosperan un elemento de rencor”, explica el autor originario de Liverpool, Kevin Sampson.

“Sin embargo, no hay duda de que la rivalidad del Liverpool vs. Manchester United se ha deteriorado en odio”.

En casi todos los aspectos, hay similitudes alarmantes entre las dos áreas. Ambas tienen una historia industrial orgullosa, han hecho contribuciones significativas a la cultura popular y son ampliamente vistas como ciudades modernas, con visión hacia el futuro.

“Este es el colmo de la ironía”, dijo Sampson.

“Con sus orgullosas tradiciones de la clase trabajadora, sus enormes contribuciones a la música, el arte, la cultura popular, el deporte, y sobre todas las cosas, su leyenda mundial en el futbol, el Liverpool y el Manchester United han sentado un legado internacional duradero.

“Tienen mucho más en común de lo que se atreven a admitir. Quizá esa es la razón por la que la rivalidad perdurará”.

Pero esta pelea en particular es mucho más que los Beatles contra Oasis o The Hacienda contra The Cavern Club.

“Se remonta a la revolución industrial”, explica el director del Fideicomiso de Aficionados del Manchester United (MUST, por sus siglas en inglés), Gerard Shamash, refiriéndose a la construcción de lo que en ese entonces era el canal más grande del mundo en 1987.

“Los habitantes de Manchester se consideran en cierta forma superiores a los de Liverpool, quizás injustificadamente pero así es como somos”, añadió Shamash.

De regreso al campo de futbol, solo ha habido un ganador en años recientes.

El entrenador escocés Alex Ferguson llegó al United en 1986 con el objetivo expreso de sacar al Liverpool, la fuerza indiscutible en el futbol inglés en ese momento, “de su p***** posición”.

Un cuarto de siglo después, Ferguson ha subido encima de esa posición mientras el United ganó su título inglés número 19, sobrepasando el record del Liverpool con 18.

Mientras tanto continúa la búsqueda del Liverpool de un campeonato 19; los Rojos ganaron por última vez el título de liga en 1991, ha sido la caída de varios entrenadores, incluyendo la leyenda del club Kenny Dalglish y el ganador de la Liga de Campeones de Europa, Rafael Benítez.

El premio de consolación para el Liverpool vino en la Copa Europea, ahora conocida como la Liga de Campeones, con el gabinete de trofeos del Anfield mostrando el mayor premio para el club de futbol europeo en cinco ocasiones, comparadas con las tres victorias para el United.

“Ambos clubes creen que son los ‘más grandes’ en el mundo”, continúa Sampson. “El United en términos de fanáticos y ganancias, el Liverpool en términos de folklore y éxito”.

Pero en meses recientes, la rivalidad entre los dos ha generado preguntas sobre si tal tribalismo está fuera de lugar en el siglo XXI.

El delantero del Liverpool, Luis Suárez, fue sancionado con ocho partidos por abusar racialmente del defensa del United, Patrice Evra, durante un partido entre ambos equipos en octubre de 2011.

El problema distanció a los dos conjuntos de fanáticos, con cada grupo lanzando una férrea defensa de su jugador.

Cuando los dos equipos se encontraron de nuevo en febrero de este año, el saludo de manos antes del partido opacó la acción en la cancha. Suárez de Uruguay se negó a aceptar el saludo del francés que se adjudicó el abuso racial.

“Si Evra juega (y su falta de forma sugiere que puede que no) soportará una recepción hostil sin duda”, dijo Sampson antes de la reunión en el estadio Anfield del Liverpool. “Pero la atmósfera en estos partidos siempre es intensa”.

En los momentos antes del comienzo del partido este domingo, antes de la reunión número 186 entre los dos equipos, Evra y Suárez tendrán la oportunidad de crear el ambiente (y el ejemplo) para los dos conjuntos de espectadores.

“Hay pláticas que sugieren que Evra dará la mano a Suárez y viceversa”, dijo Shamash. “Creo que es tiempo de continuar. Establecería el tono apropiado.

“Sinceramente espero que ambos dejen las hostilidades y habrá un apretón de manos”.

Si hay un momento para un aire de respeto entre los dos clubes, es ahora.

La semana pasada vio el lanzamiento de un informe independiente sobre el desastre del Estadio Hillsborough, una tragedia que vio perder las vidas de 96 habitantes de Liverpool en una semifinal de la Copa FA en 1989.

El informe absolvió a los fanáticos de cualquier culpa por el fatal accidente, y en su lugar señala a las autoridades quienes fracasaron en tomar las acciones preventivas necesarias.

El canto “siempre las víctimas, nunca su culpa” ha estado dirigido a los aficionados del Liverpool por una pequeña minoría de los fanáticos del United, pero MUST esbozó su oposición y fuerte desaprobación de cualquier calumnia antiHillsborough.

“Nada me sorprende en lo que se refiere a rivalidades del futbol (…) las reglas aceptadas son abandonadas durante 90 minutos”, añadió Sampson.

“Los fanáticos se lanzarán cualquier cosa, siempre y cuando les deje saber cuánto se desprecian.

“En un mundo ideal el Liverpool y el Manchester United, como dos clubes cuyos fanáticos han conocido lo más trágico del futbol junto con máximos indelebles, establecerían un mejor estándar”.

Enfrentar la pérdida es algo más que une a estas dos instituciones de futbol.

Los momentos más oscuros del United llegaron en un campo aéreo en Munich, en febrero de 1958. El vibrante joven equipo de Matt Busby, llamado The Busby Babes, hacía escala en Alemania después de un empate en la Copa Europea en Belgrado, Yugoslavia.

En condiciones nevadas y resbaladizas, el avión se estrelló, matando a 23 personas y ocho del equipo del United.

Entre las víctimas mortales se encontraba Duncan Edwards, un mediocampista de 21 años pronosticado para dirigirse al superestrellato, quien murió 15 días después del accidente.

En cuanto al desastre de Hillsborough, una pequeña minoría de los fanáticos del Liverpool han utilizado al accidente como un palo para golpear a los aficionados del United.

“MUST no tendrá la menor relación con alguien que sugiera que lo que pasó en Hillsborough no fue un fracaso total y absoluto del estado”, insistió Shamash.

“Puedo recordar ver todos los ataúdes venir desde Alemania después del desastre aéreo de Munich, el número de personas muertas en eso fue sustancial y no fueron tantas como las muertas en Hillsborough.

“Siempre he sentido que lo que ocurrió en Hillsborough fue absolutamente monstruoso (…) creerías que habría algo de compasión entre los aficionados, pero a veces las personas hacen las cosas antes de pensarlas”.

Los fanáticos del Liverpool han sido culpados erróneamente por la tragedia durante las últimas dos décadas, con comunicados policiales con el fin de eliminar cualquier crítica de las autoridades.

Cuando se le preguntó sobre su reacción al informe, Sampson contestó: “alivio, de que la verdad por fin se conozca, un deleite de que las familias más afectadas por la tragedia puedan avanzar hacia una especie de paz consigo mismas.

“Pero también hay enojo de que, como personas y como club, fuimos injustamente criticados durante tanto tiempo. Puede que lleve tiempo sanar eso”.

El proceso de sanación puede ser ayudado este fin de semana por un gesto de buena voluntad y apoyo de los fanáticos del United en el final hacia sus contrapartes del Liverpool reunidos en el estadio legendario.

El periodista y poseedor de boletos para toda la temporada del United, Paul Vallely sugiere que en una muestra final de simpatía, los fanáticos del club podrían cantar el famoso himno del Liverpool, You’ll Never Walk Alone.

“El entrenador del United, Sir Alex Fergusson, pidió un cese a la hostilidad entre su club y el Liverpool”, escribió Vallely en un artículo para The Carch Times.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

“No fue escuchada por algunos. Quizá debería recordar a sus fanáticos que cuando ocho jugadores del Manchester United murieron en el accidente aéreo de Munich en 1958, el Liverpool ofreció cinco jugadores para que el club de Manchester pudiera terminar la temporada.

“Antes del partido entre el Liverpool y el Manh United este domingo necesita hacer un gesto de magnitud considerable. Y en ese día los fanáticos del United deben saber qué cantar”.

Ahora ve
Malala estudiará en la Universidad de Oxford
No te pierdas
×