La falta de apoyo gubernamental, ¿terminará con las carreras de caballos?

Los recortes al presupuesto para las carreras de caballos ahora cobran factura al clausurar las pistas de este deporte
caballos, galope, pista
caballos, galope, pista  caballos, galope, pista
Autor: Marc Webber
(Reuters) -

En un brillante día de verano de 1961, un caballo de carreras llamado Puss n Boots decidió que ya era suficiente y de pronto se echó un clavado a un lago cercano. ¿El único problema? En ese momento estaba compitiendo en el Fort Erie Race Track.

Ronnie Behrens, el jinete, salió volando cuando el caballo se desvió hacia el lago dentro del campo. Peor aún, Puss n Boots iba ganando.

El famoso clavado se ganó un nivel de leyenda en Canadá, ahora hay un evento anual llamado Puss n Boots Stakes, que termina con un salto tradicional del jinete y el entrenador del caballo ganador.

Pero como los recortes del gobierno canadiense están teniendo consecuencias, parece que los jinetes no son los únicos en mantenerse arriba del caballo.

La pintoresca pista de 115 años de Fort Erie podría ser cerrada después de cambios controversiales en los impuestos de las apuestas.

"Toda la industria de las carreras en Ontario está en problemas", dijo Jim Thibert, administrador de la Corporación Económica de Desarrollo y Turismo del Fort Erie.

"El Fort Erie Race Track se encuentra en un plan de clausura para finales de este año. Lo único que interrumpiría ese plan sería si aumentáramos nuestro negocio de 30.6 millones de dólares a 35.6 millones de dólares al año".

Thibert dijo que la visión general es bastante sombría para la histórica pista, que emplea a 240 personas. Se piensa que se perderán otros 600 empleaos entre los servicios del deporte si los fuerzan a cerrar sus puertas en diciembre, como está planeado.

Al menos 25,000 trabajos que dependen de las carreras en Canadá están amenazados por las nuevas leyes controversiales, dice la industria.

Según los planes, el patrocinio que viene del impuesto de las máquinas de monedas en las pistas de carreras será redirigido.

¿El resultado? Se perderán cerca de 351 millones de dólares de patrocinios para el deporte.

Actualmente, las pistas de carreras y los dueños de caballos reciben, cada uno, 10%  de esos recursos para invertir en instalaciones y animales purasangre.

Pero para marzo, ese dinero será dirigido a los ingresos del gobierno.

Legisladores de Toronto han ofrecido a ese sector 51 millones de dólares de un 'Fondo de transición' para facilitar el inconveniente.

Pero Sue Leslie, presidente de la Asociación de la Industria de las Carreras de Ontario dijo que muchos en la industria están preparándose para lo peor.

"Tenemos 17 pistas de carreras en Ontario. A tres de ellas ya les han quitado las máquinas de monedas del gobierno y una ya dijo que no puede seguir en el negocio después al final de año", dijo.

"Si así van a ser las cosas cuando el programa de patrocinios cierre en su totalidad en marzo, llegaremos a tener solo nueve pistas de carreras, a lo mucho", mencionó Leslie. 

Añadió que "claro que se trata de los trabajos, pero también es acerca del bienestar de los animales. ¿Quién estará cuidando de los caballos si nadie los está comprando? ¿Qué nivel de cuidados tendrán si se recorta el dinero?". 

En medio de la austeridad, el gobierno de la provincia de Ontario dice que tuvo que rehacer su sistema de impuestos en las máquinas de monedas.

"Dada nuestra actual situación económica, nuestro gobierno debe reevaluar todos los programas para reducir el rango en el aumento de los gastos", dijo el vocero ministerial Aly Vitunski.

El impuesto de apuestas en Inglaterra

Y no solo es la industria canadiense la que resiente el impacto.

Desde la década de 1960, cuando las apuestas afuera de la pista fueron legalizadas en Inglaterra, la industria de las carreras se ha beneficiado de un pago directo de los corredores de apuestas llamado el Impuesto de Apuestas.

Pero ese impuesto ahora está bajo amenaza mientras algunas firmas toman ventaja de un hueco que les permite asegurar unidades de apuestas fuera del Reino Unido y no pagar dinero, a pesar de tomar apuestas en las carreras británicas.

"El impuesto casi se ha reducido a la mitad de su valor entre el 2009 y el 2011 a 53 millones de dólares y esto le está negando el dinero de los premios al deporte, que es su salvavidas", dice Matthew Hancock, miembro del Parlamento británico que trata de resolver ese vacío.

"Yo hablo con los propietarios que ahora no pueden cubrir sus costos de combustible para llegar a las pistas de carreras, aunque sus caballos tengan un buen desempeño".

Dice que si no se toman acciones para reformar los impuestos, se podría poner en riesgo la forma de vivir de algunas de las 100,000 personas que trabajan en ese sector.

En respuesta, las compañías de apuestas del Reino Unido dicen que un cambio en las reglas llevaría a costos extras para ellos y la posibilidad de que 2,000 trabajadores de la industria de las apuestas se queden sin trabajo.

Una de las compañías en el centro de este problema es Betfair, que ha tratado de llegar a un balance al firmar un trato de patrocinio de 63 millones de dólares a cinco años con la Asociación de Carreras de Caballos Británica.

¿Hay un futuro para las carreras de caballos?

Con las apuestas y los juegos probando ser una fuente de dolores de cabeza, ¿podrían los cuerpos de las carreras abandonar las apuestas como su principal fuente de ganancias y buscar hacerlo de otras maneras?. 

"(Debemos) hacer que el producto en la pista sea mucho más atractivo tanto para los patrocinadores como para las familias para que quieran formar parte de esto", dijo Nigel Roddis, director de desarrollo de Racing for Change, una organización que busca impulsar las asistencias y  ganancias de las pistas de carreras..

"Esto significa dirigir el mercado hacia una nueva audiencia, y cuando vengan no solo pagarán en la puerta, comerán aquí, beberán aquí, apostarán aquí...".

Y parece estar funcionando. El número de personas que acuden a las carreras en el Reino Unido ha aumentado un 5%, de acuerdo con el grupo británico de competencias comerciales The Jockey Club.

Mientras tanto, la Asociación de Carreras de Caballos Británica también ayudará a repartir 79 millones de dólares para mejorar sus instalaciones de carreras a través de las ventas de exapostadores.

Hasta los propietarios de Fort Erie en Ontario ya se están retirando de las apuestas en una jugada por asegurar su futuro.

Planes de un hotel y un resort para turistas han ganado la batalla para asegurar el patrocinio del gobierno, como lo explicó Jim Thibert.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

"Estamos a casi 14 y medio kilómetros de las Cascadas del Niágara y justo sobre la frontera con Estados Unidos. Podríamos construir un lugar para quedarse que inspire a los turistas a venir aquí y ver las carreras de caballos".

"Las cosas están difíciles al quitar las ganancias de las máquinas tragamonedas, pero aún hay esperanza de que podamos encontrar patrocinadores para construir algo diferente aquí y seguir manteniendo vivas las carreras de caballos".

Ahora ve
Ed Parker sorprende por su forma de jugar tenis a los 90 años
No te pierdas
×